Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Volatilidad: cuando los mercados se ponen nerviosos

Tiempo de lectura: 2 minutos

Leer más tarde Artículo Volatilidad

Volatilidad

Publicado el 31 de mayo de 2018 a las 07:00 por Bankia

De vez en cuando, en el bloque de noticias de economía nos encontramos con la palabra volatilidad, ya sea en una crónica sobre el repentino batacazo del Ibex o en ese breve televisivo que en veinte segundos resume las idas y venidas de las primas de riesgo por las tensiones políticas en un determinado país. Pero ¿qué significa este término?

Cuando escuchamos hablar de volatilidad solo nos quedan claras dos cosas: que viene a significar algo así como nerviosismo y que se produce en los mercados financieros.

Siempre las matemáticas

La volatilidad es un concepto medible, cuantificable, que trata de identificar situaciones anómalas. Supongamos que las acciones de una determinada empresa nunca, en los últimos tres años, han subido o bajado de precio más de un 2% en un mismo día y, de repente, una mañana registran cambios del 30%. Cualquiera puede darse cuenta de que algo extraño está pasando con su valor de cotización.

Este ejemplo es una simplificación extrema que explica las razones por las que se calcula la volatilidad. Lo que se pretende obtener con este factor es una medida del comportamiento más o menos anómalo de los mercados. Lógicamente es un concepto mucho más complejo que abarca muchas más variables y que puede tener distintos enfoques.

Así, por ejemplo, se puede comparar la volatilidad del mercado en un día concreto respecto a su comportamiento histórico o comparar la evolución de un determinado valor cotizado o un fondo de inversión en relación a otros de las mismas características. La volatilidad se calcula para un determinado periodo de tiempo: volatilidad diaria, mensual, anual...

La cuestión del riesgo

Por tanto, cuando el informativo dicen que el Ibex 35 ha tenido una jornada muy volátil significa que las acciones que cotizan en el índice de referencia español han cambiado de precio de forma mucho más intensa a como suelen hacerlo. Y eso no afecta a que esos cambios de precio hayan sido al alza o a la baja, sino al riesgo.

Cuando hay alta volatilidad se producen fluctuaciones muy marcadas y hay más riesgo. Quien busca buenas oportunidades a corto plazo puede intentar obtenerlas en este tipo de escenarios: comprar acciones en un momento de caída y venderlas cuando están arriba. Pero, como es lógico, es una operación muy arriesgada.

Por el contrario, cuando hay una baja volatilidad, los mercados o las acciones están comportándose como se supone que suelen hacerlo y, por tanto, es un momento de calma en el que cobran más importancia los inversores a largo plazo.

De este modo, la volatilidad se puede relacionar con el riesgo que tiene en un determinado momento un mercado o las acciones de una empresa.

2 comentarios

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

2 comentarios

31 de mayo de 2018 a las 18:03RAQUEL
VOLATILIDAD ¿ES RIESGO U OPORTUNIDAD? Sí que es cierto que el concepto de volatilidad tiene una connotación negativa en la mayoría de los casos y que en la Bolsa suele asociarse al riesgo. Se calcula en la medida que se intenta construir una cartera con distribución de activos que disminuyan el riesgo total de la misma. En el caso de las empresas, éstas agrupan títulos para reducirla haciendo un "contrasplit". Pero para otros grandes inversores, como Warren Buffett o Peter Lynch, la volatilidad es una oportunidad. Buffett dice que si el mercado fuera eficiente, él tendría que mendigar en la calle. Y si tenemos en cuenta que hoy en día, muchas inversiones se apoyan en el procesamiento de ingentes cantidades de datos (big data), la volatilidad está asegurada. Tal es el caso de Tesla, cuando su consejero gastó una broma el día de los inocentes y comunicó en Twitter que la compañía estaba en quiebra. Las máquinas recomendaron vender, se vendieron miles de acciones y la compañía se desplomó un 7% en unas horas. ¡A veces las bromas salen caras !
31 de mayo de 2018 a las 10:48Enrique Gimeno Codoñer
A priori, parece que la volatilidad esté relacionada con el riesgo de un activo, aunque yo disiento, puesto que en verdad la volatilidad es en realidad la amplitud de movimiento del precio o la desviación standard de una acción. De modo que si analizo la volatilidad de una acción, puedo ajustar la exposición que decido a un activo. Al final el riesgo, tiene más que ver con la posibilidad de obtener una pérdida permanente en el tiempo que con la volatilidad. El riesgo tiene que ver con la gestión más o menos adecuada o no que haré de mi capital. Si sé interpretar bien la volatilidad, en realidad es más bien una herramienta que me ayudará a optimizar el coste de oportunidad. Y la volatilidad puede ayudarme a posicionar correctamente mis entradas y salidas a un activo. El riesgo es otra cosa. Como por ejemplo, no saber lo que se está haciendo. Resumiendo, una acción muy volátil no es sinónimo de riesgo, de igual forma que una acción con poca volatilidad no significa seguridad. De hecho, en los mercados encontraremos ejemplos de acciones muy volátiles con baja rentabilidad y acciones poco volátiles con mucha rentabilidad. En fin, no obstante desde el punto de vista de la Teoría de los Mercados Eficientes, si que es cierto que la volatilidad se puede utilizar como medida de aproximación al riesgo. Gracias buen artículo, se abre un campo enorme para el debate al respecto de este asunto.
Cerrar menú