Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Vídeo

De efectivo y COVID: la transición hacia una sociedad cashless

Cultura de banca

27/07/2020

Durante la crisis de la COVID-19, el uso de métodos de pago contactless se disparó. Ahora, mientras nos adentramos en la nueva normalidad, expertos de todo el mundo se preguntan si ha habido un cambio permanente en las costumbres de los consumidores y si el coronavirus ha dado un empujón a la reducción del dinero efectivo.

Tiempo de lectura: 2 minutos

La teoría de la desaparición del contante no es algo nuevo. De hecho, son varios los países que ya emprendieron el camino para erradicar la moneda física de sus economías y convertirse en sociedades cashless. Es el caso de Dinamarca, que inició este proceso intencionalmente en 2016; o Suecia, donde el cambio simplemente ocurrió de forma gradual y espontánea.

No obstante, esta transición hacia la sociedad cashless tiene un inconveniente que no es posible ignorar: la parte de la población que no puede disponer de una cuenta bancaria.

En este sentido, un caso interesante es el de Kenia. Tal y como te contamos en este post, para hacer frente a esta problemática, el país africano fue de los primeros que apostó por el pago móvil, allá por 2007. Así, utilizó las nuevas tecnologías para hacer frente a un problema social como lo son las grandes limitaciones de buena parte de su pueblo para acceder a una cuenta bancaria.

Una transformación propiciada por la tecnología

La realidad es que tampoco es necesario centrarse en casos tan peculiares e innovadores para percibir que el cambio se inició hace ya tiempo. El abanico de posibilidades para el día a día se ha ido ampliando con el paso del tiempo y las aplicaciones para realizar pagos sin efectivo están cada vez más presentes en nuestras vidas. Basta con pensar en la tecnología NFC o las apps para dividir gastos y enviar pagos entre varias personas (Tricount, Splitwise, Settle Up, etc.).

La aparición de autenticaciones biométricas del usuario, como huellas dactilares, patrones faciales o reconocimiento ocular o vocal, ofrecen a los consumidores la posibilidad de realizar pagos a través del móvil, los smartwatch o las pulseras inteligentes, entre otros.

Coronavirus, impulsor del cambio

A este contexto de desarrollo sociotecnológico hemos de sumar la reciente crisis causada por la COVID-19. Y es que en marzo, la European Banking Association (EBA) recomendó un mayor uso del pago contactless para evitar el contacto físico en el intercambio de dinero. La consiguiente flexibilización para la autenticación del usuario y la ampliación del límite para transacciones sin contacto han propiciado que el uso de este método se haya extendido.

Según un estudio publicado por Mastercard a finales de mayo, durante el confinamiento, el uso de la tecnología contactless se convirtió en el método de pago favorito del 66% de los españoles. Una cifra que adquiere aun mayor relevancia en el marco europeo (las transacciones por esta vía alcanzaron el 78%) y en la perspectiva de hábito del consumidor (el 75% de los usuarios afirmó que seguiría utilizando este método después de la finalización del estado de alarma).

Así lo avala también Charlotte Hogg, directora ejecutiva de Visa Europa. Hogg afirmó a The Financial Times que el cambio de hábito en los consumidores está teniendo un carácter permanente. Por esa misma razón, la firma está trabajando para mejorar los sistemas de pagos contactless en servicios relevantes y uso masivo, como el transporte público.

Previsión de crecimiento exponencial

A todo lo anterior se suma el estudio Juniper sobre el aumento del uso del contactless previsto para 2024 en términos monetarios: de 2 a 6 billones de dólares (un 300% más), empujado por el aumento de la utilización de este método. No sorprende, pues, que en medio de esta excepcional situación Facebook anuncie unas nuevas funciones de WhatsApp, por las cuales pronto permitirá realizar pagos y enviar dinero a contactos, aunque por ahora solo ha contemplado implantar esta novedad en Brasil.

El COVID ha cambiado muchas cosas, incluso los medios de pago. ¿Qué nuevas tecnologías aparecerán en los próximos años y que impactarán en el uso del dinero en efectivo? El futuro está por descubrir.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú