Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

¿Cómo se interpreta la cuenta de resultados de un banco?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Leer más tarde Artículo Cuenta de resultados

Cuenta de resultados

Publicado el 29 de enero de 2018 a las 07:00 por Santiago Camarero Aguilera

La cuenta de resultados nos indica el dinero que gana o pierde una empresa en un periodo de tiempo determinado, pero el beneficio final es solo una pequeña parte de la información que podemos extraer si somos capaces de entender su estructura.

En este post vamos a intentar explorar la cuenta de resultados de un banco con el fin de entender cómo y por qué una entidad financiera genera o pierde dinero.

Vamos a comenzar entendiendo la filosofía de construcción de la cuenta de resultados de una empresa no financiera. Lo primero que debemos tener en cuenta es que las primeras líneas de la cuenta de resultados de una empresa siempre recogen los ingresos generados por su actividad productiva recurrente.

Aquí aparece el primer concepto a tener en consideración: a la suma de los ingresos generados menos el coste de su producción lo llamamos margen bruto.

Adicionalmente, para realizar su actividad productiva, la empresa incurre en gastos generales, de personal y de inversión. Si al margen bruto se le restan todos estos gastos de la organización (gastos generales, de personal y amortizaciones) se obtiene el resultado de explotación.

Recapitulando:

          (+) Ingresos netos de la actividad productiva (margen bruto)

          (-) Gastos de la organización

          =   Resultado de explotación

A partir de aquí se ajustan los ingresos y gastos financieros, los resultados extraordinarios e impuestos para obtener el beneficio neto.

Como acabamos de ver, la idea es sencilla: a través de la cuenta de resultados podemos conocer cómo evoluciona la generación de ingresos de la empresa, si tiene una estructura de gastos adecuada y si los gastos financieros son asumibles o por el contrario se 'comen' los ingresos generados por la actividad productiva ordinaria.

También podemos saber qué proporción de ingresos o gastos corresponden a la actividad ordinaria de la empresa o a resultados extraordinarios no recurrentes... Si hemos entendido esta parte nos va a resultar muy fácil entender la cuenta de resultados de un banco.

Un negocio peculiar

Las cuentas de resultados de los bancos suelen generar cierta confusión porque utilizan un vocabulario diferente al de otras empresas y por la peculiaridad de su negocio (prestar dinero y gestionar los riesgos que esta actividad conlleva). Pero no nos asustemos, la filosofía de su construcción es exactamente la misma que para el resto de empresas.  

Para empezar, es necesario que pensemos por un momento cómo genera ingresos un banco. Los bancos comerciales suelen tener tres grandes bloques principales de actividad:

  • Su negocio principal es prestar dinero y, obviamente, cobrar intereses por ello. Para realizar esta actividad, los bancos tienen que pedir dinero prestado y normalmente su fuente principal de financiación son los depósitos de los clientes por los cuales el banco paga intereses. Por lo tanto, la diferencia entre los intereses cobrados y pagados constituye el margen de intereses, principal fuente de ingresos de los bancos comerciales. A diferencia de otra tipología de empresas, los ingresos y gastos financieros constituyen la actividad central y recurrente de un banco comercial.

  • La segunda fuente de ingresos son las comisiones generadas por la prestación de servicios (gestión de pagos, cobros, venta de fondos de inversión, seguros, mantenimiento de cuentas, cuotas de tarjetas,...). A este respecto, Bankia ha eliminado muchas de estas comisiones bajo el programa comercial ‘Por ser tú'.

  • Por último, las ganancias o pérdidas generadas principalmente por la compra venta de activos constituye el resultado de operaciones financieras y diferencias de cambio.

Existen otras fuentes de ingresos, como pueden ser los procedentes de empresas participadas, pero lo importante es saber que la suma de todos estos conceptos que engloban la actividad ordinaria del banco constituye su margen bruto.

A esta cifra le tendremos que restar todos los gastos derivados del mantenimiento del negocio, principalmente los gastos de personal y generales, así como las amortizaciones que recogen el deterioro gradual en la valoración de ciertos activos (material informático, inmuebles propiedad de la entidad...).

Como hemos visto, parte del negocio fundamental de un banco es gestionar el riesgo derivado de su actividad como prestamista. En otras palabras, gestionar el riesgo de impago de los préstamos. No obstante, algunos de los préstamos concedidos no se recuperan y se tienen que registrar como pérdidas, lo que hace que tengamos otra partida a restar a nuestra cascada de resultados. El coste derivado de la no recuperabilidad de ese dinero prestado se recoge bajo los conceptos dotaciones a provisiones y deterioros.

La suma del margen bruto menos los gastos de la organización y el coste de las provisiones y deterioros nos dará el resultado de explotación del banco.

Incorporando, si las hubiese, las posibles ganancias o pérdidas por la baja de activos al resultado de explotación, se obtiene el resultado ante de impuestos, cifra que una vez ajustada por la carga fiscal nos da el resultado neto del banco, es decir, el dinero que finalmente el banco gana o pierde.

El análisis de la cuenta de resultados nos permite identificar las fortalezas y debilidades de cada entidad. La buena generación de ingresos con respecto al nivel de gastos y la baja necesidad de provisiones, fruto de una buena gestión de riesgos, son el resultado de este análisis aplicado a la realidad de la actual Bankia.

1 comentario

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Política de protección de datos

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicará lo/s comentario/s. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, cancelación y oposición que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "LOPD-derechos ARCO".

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

1 comentario

02 de febrero de 2018 a las 12:56María Gracia Moreno
¡Muy clarito e instructivo!
Cerrar menú