Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Y tú, ¿por qué ahorras?

Leer más tarde Artículo Ahorro

Ahorro

Publicado el 27 de octubre de 2016 a las 10:00 por Bankia

La próxima semana, con motivo del Día Mundial del Ahorro, escucharás por todas partes consejos para ahorrar. Pero la pregunta esencial no es cómo ahorrar, sino por qué hacerlo. Hay tantas respuestas como personas.

Como cada 31 de octubre, el próximo lunes volverá a hablarse de ahorro. El Día Mundial del Ahorro es la excusa para dar consejos, recomendar aplicaciones que te ayudan a hacerlo, publicar las diez claves del buen ahorrador y, en general, contraponer a los que gastan con los que guardan.

En la economía hay dos dinámicas contrapuestas y sin embargo muy relacionadas: el ahorro y el gasto. Y el hecho de que la economía crezca y las sociedades progresen necesita de un equilibrio razonado entre lo uno y lo otro. Por lo tanto, lo primero que hay que descartar es que el ahorro es virtuoso y los que gastan son imprudentes.

De hecho, el problema actual en Europa tiene más que ver con el exceso de ahorro que con el consumo: los tipos de interés están en mínimos con la intención de animar las compras e inversiones y desincentivar los depósitos, donde el dinero se guarda para un mañana sin fecha y se mantiene, por tanto, improductivo.

Encontrar tu motivo

Pero una cosa es la economía de todos y otra muy distinta la economía de cada uno. A nivel individual el ahorro tiene muchas ventajas. Como hemos dicho, la condena pública del gastador, con su catálogo de adjetivos que van desde derrochador a manirroto, es injusta. Y, sin embargo, eso no invalida la buena imagen que tiene el ahorrador. Para pasar de un bando al otro basta con dar con las razones adecuadas:

  • Engordar la hucha: quien de niño tuvo un cerdito en el que iba echando periódicamente monedas no necesita ningún motivo adicional. Si se ha sido educado en el ahorro ya se conocen las ventajas que comporta, aunque haya cambiado la hucha por una cuenta corriente o un depósito.
  • El gran deseo: tres meses enteros recorriendo los Mares del Sur, de isla en isla hasta que se acabe la Polinesia Francesa o el presupuesto. Una moto capaz de anunciar su presencia con un rugido poderoso y un aspecto incontestable. Esa cena inolvidable, con su menú degustación de 15 platos, en el restaurante con tres estrellas Michelin con el que sueñas mientras comes las acelgas del tupper en el trabajo. Los caprichos -tu madre no utilizaría otra palabra- hay que pagarlos, así que a ahorrar.
  • Una inversión: en esta categoría puede entrar la vivienda que estás pensando comprar ahora que los precios son interesantes y tus circunstancias sociolaborales te lo permiten. O también ese proyecto empresarial que te ronda la cabeza desde hace tiempo y en el que vislumbras un prometedor futuro lejos del pesado de tu jefe. Una y otra opción requieren de una inversión inicial.
  • El futuro: hablar del porvenir siempre resulta abstracto, poco concreto. Quién sabe qué nos deparará. Más aún: si no está escrito, ¿por qué preocuparse? Pero el futuro tiene la mala costumbre de llegar. Es lo único que se puede decir con total certeza de él: que siempre llega. Y hay quienes prefieren estar preparados para ese momento: para la jubilación o para la universidad de los hijos. Y ya están ahorrando con esa idea en la cabeza.
  • Fondo para imprevistos: puede ser una avería del coche en un mal mes; o puede ser que la empresa en la que trabajas, de repente, eche el cierre. Tener unos ahorros equivalentes a entre tres y seis mensualidades puede salvarte de una situación de estas características. Un fondo para imprevistos es un must have en cualquier economía doméstica.

Estas son sólo unas pocas, pero seguro que cada uno tendrá sus razones ¿Quieres contarnos las tuyas? Déjanos un comentario.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Cerrar menú