Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

El 'crossover' del verano: monedas y literatura

Tiempo de lectura: 3 minutos

Leer más tarde Artículo Literatura y monedas Blog Bankia

Literatura y monedas Blog Bankia

Publicado el 18 de agosto de 2020 a las 07:00 por Bankia

Hace poco os propusimos un juego para viajar sin moverse de casa a través de doce billetes de doce países distintos. En esta ocasión, os proponemos otra forma de viajar este verano, pero esta vez ¡al pasado! Vamos a repasar, gracias a la Literatura española, algunas de las monedas de los últimos 800 años.

El Marco

“Muy razonable será Mío Cid en este trato:

poco os ha de pedir por dejar su haber en salvo.

Muchos hombres se le juntan y todos necesitados,

el Cid tiene menester ahora de seiscientos marcos.

Dijeron Raquel y Vidas: ‘Se los daremos de grado’”.

Autor desconocido, En el Cantar de Mío Cid (circa 1200)

El marco, en este caso, se refiere a la unidad de medida de peso del oro y la plata utilizada en la Edad Media. Al haber distintas monedas en circulación, se indicaba el peso y se pagaba con la moneda que se tuvieran. Algunas de ellas fueron el maravedí y el mancús.

El Real

“Las dávidas desmedidas,

los edeficios reales

llenos d'oro,

las vaxillas tan fabridas

los enriques e reales

del tesoro”.

Jorge Manrique, Coplas a la muerte de su padre, Copla XIX (1476 circa)

Con la reforma monetaria de Enrique III, en el reino de Castilla se establecieron como monedas las doblas, el real y el vellón. Los reales eran monedas de plata que circularon hasta mediados del siglo XIX y se convirtieron en parte de la base del sistema monetario español.

El Maraverdí

“Traigo, señora, todas las armas despedazadas, el broquel sin aro, la espada como sierra, el casquete abollado en la capilla. Acordaron verse esta noche en el huerto. ¿Cómo me compraré uno nuevo? No tengo ni un maravedí”.

Fernando de Rojas (atribuida), La Celestina, Acto II, escena II (circa 1500)

El maravedí existió largo tiempo, desde el siglo XII al XIX, ya como moneda, ya como unidad de cuenta (y, por tanto, no física). Además, fue la primera moneda acuñada del nuevo mundo.

Los Cruzados

“Cruzados hacen cruzados,

escudos pintan escudos,

y tahures, muy desnudos,

con dados ganan Condados;

ducados dejan Ducados,

y coronas Majestad:

¡verdad!”

Luis de Góngora, Dineros son calidad (1601)

El cruzado fue una moneda de oro de baja ley acuñada bajo el reinado de Enrique II de Castilla en 1269 y valía un maravedí y tres reales. Causó un importante incremento de los precios en los géneros y las Cortes de Toro de 1371 decretaron que valiese dos cornados (dos décimos de maravedí). Dos años después se mandó devolverle su valor inicial.

El Escudo y el Doblón

“Madre, yo al oro me humillo,

él es mi amante y mi amado,

pues de puro enamorado

de continuo anda amarillo;

que pues, doblón o sencillo,

hace todo cuanto quiero,

poderoso caballero

es don Dinero.

[...]

Sus escudos de Armas nobles

Son siempre tan principales,

Que sin sus Escudos Reales

No hay Escudos de armas dobles”.

Francisco de Quevedo, Poderoso caballero es Don Dinero (SXVII)

Durante el siglo XVI se acuñan los escudos y los doblones, ambos de oro. Estos últimos se llamaron así por su valor, ya que equivalían a dos de los primeros. A lo largo de la historia, sin embargo, fueron adquiriendo distintos valores.

El Duro

“¡y usted guardando el dinero y dándolo a peseta por duro al mes!”

Benito Pérez Galdós, Torquemada en la hoguera (1889)

¿Quién no sigue diciendo que algo no vale un duro? Esta moneda fue de las más sonadas de la numismática española, ya que perduró desde finales del siglo XV hasta el XX. A lo largo de los siglos, el duro fue cambiando de valor, hasta el más reciente de 5 pesetas. Su nombre se debe a que valía parte de un peso fuerte o, justamente, duro.

La Peseta

“Don Roque se puso a leer la revista:

Rosario Quesada (Jaén), la curación de una hermana suya de una fuerte colitis, 5 pesetas.

Ramón Hermida (Lugo), por varios favores obtenidos en sus actividades comerciales, 10 pesetas.

María Luisa del Valle (Madrid), la desaparición de un bultito que tenía en un ojo sin necesidad de acudir al oculista, 5 pesetas”.

Camilo José Cela, La colmena (1950)

La peseta fue la última moneda de curso legal en España antes de la llegada del euro, le dijimos adiós definitivamente en 2002, después de 134 años. ¿Tú también sigues haciendo mentalmente la conversión euro-peseta?

El Euro

“Se pagaba con un billete rosa al mes, uno solo. Quien viniera pretendiendo más céntimos iba a la calle, como el del cumpleaños. La paga era de verdad menuda. Pero Manuel hizo cuentas. Tenía 4.000 euros tras dos años de ahorrar prácticamente todo lo ingresado. Y un empleo en el que se propuso aguantar a pesar de la atmósfera reinante. Se compró un ordenador y un cochecito de quinta mano, que le sajaron una cuarta parte del caudal, y en julio de 2015 se lanzó por fin a vivir por su cuenta”.

Santiago Lorenzo, Los asquerosos (2018)

Llegamos al euro, la última moneda de España, creada en el marco de la Unión Europea con el fin de lograr una mayor estabilidad económica del continente, así como facilitar el comercio entre los países adheridos. Inicialmente se unieron 12 de naciones y ahora suman 19. Haz clic aquí para ver cuáles son.

Si te gusta la literatura, no te pierdas estos cinco libros para emprendedores.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Deseo suscribirme al boletín del blog de Bankia, S.A – Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en este apartado, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de gestionar y mantener la solicitud de suscripción al boletín del blog de Bankia, S.A. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá gestionar la solicitud. No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, cancelación, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

Bankia

comunicaciondigital@bankia.com

Twitter

Youtube

Cerrar menú