Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

El 'crossover' del verano: monedas y literatura

Cultura de banca

18/08/2020

Hace poco os propusimos un juego para viajar sin moverse de casa a través de doce billetes de doce países distintos. En esta ocasión, os proponemos otra forma de viajar este verano, pero esta vez ¡al pasado! Vamos a repasar, gracias a la Literatura española, algunas de las monedas de los últimos 800 años.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Literatura y monedas Blog Bankia

Literatura y monedas Blog Bankia

El Marco

“Muy razonable será Mío Cid en este trato:

poco os ha de pedir por dejar su haber en salvo.

Muchos hombres se le juntan y todos necesitados,

el Cid tiene menester ahora de seiscientos marcos.

Dijeron Raquel y Vidas: ‘Se los daremos de grado’”.

Autor desconocido, En el Cantar de Mío Cid (circa 1200)

El marco, en este caso, se refiere a la unidad de medida de peso del oro y la plata utilizada en la Edad Media. Al haber distintas monedas en circulación, se indicaba el peso y se pagaba con la moneda que se tuvieran. Algunas de ellas fueron el maravedí y el mancús.

El Real

“Las dávidas desmedidas,

los edeficios reales

llenos d'oro,

las vaxillas tan fabridas

los enriques e reales

del tesoro”.

Jorge Manrique, Coplas a la muerte de su padre, Copla XIX (1476 circa)

Con la reforma monetaria de Enrique III, en el reino de Castilla se establecieron como monedas las doblas, el real y el vellón. Los reales eran monedas de plata que circularon hasta mediados del siglo XIX y se convirtieron en parte de la base del sistema monetario español.

El Maraverdí

“Traigo, señora, todas las armas despedazadas, el broquel sin aro, la espada como sierra, el casquete abollado en la capilla. Acordaron verse esta noche en el huerto. ¿Cómo me compraré uno nuevo? No tengo ni un maravedí”.

Fernando de Rojas (atribuida), La Celestina, Acto II, escena II (circa 1500)

El maravedí existió largo tiempo, desde el siglo XII al XIX, ya como moneda, ya como unidad de cuenta (y, por tanto, no física). Además, fue la primera moneda acuñada del nuevo mundo.

Los Cruzados

“Cruzados hacen cruzados,

escudos pintan escudos,

y tahures, muy desnudos,

con dados ganan Condados;

ducados dejan Ducados,

y coronas Majestad:

¡verdad!”

Luis de Góngora, Dineros son calidad (1601)

El cruzado fue una moneda de oro de baja ley acuñada bajo el reinado de Enrique II de Castilla en 1269 y valía un maravedí y tres reales. Causó un importante incremento de los precios en los géneros y las Cortes de Toro de 1371 decretaron que valiese dos cornados (dos décimos de maravedí). Dos años después se mandó devolverle su valor inicial.

El Escudo y el Doblón

“Madre, yo al oro me humillo,

él es mi amante y mi amado,

pues de puro enamorado

de continuo anda amarillo;

que pues, doblón o sencillo,

hace todo cuanto quiero,

poderoso caballero

es don Dinero.

[...]

Sus escudos de Armas nobles

Son siempre tan principales,

Que sin sus Escudos Reales

No hay Escudos de armas dobles”.

Francisco de Quevedo, Poderoso caballero es Don Dinero (SXVII)

Durante el siglo XVI se acuñan los escudos y los doblones, ambos de oro. Estos últimos se llamaron así por su valor, ya que equivalían a dos de los primeros. A lo largo de la historia, sin embargo, fueron adquiriendo distintos valores.

El Duro

“¡y usted guardando el dinero y dándolo a peseta por duro al mes!”

Benito Pérez Galdós, Torquemada en la hoguera (1889)

¿Quién no sigue diciendo que algo no vale un duro? Esta moneda fue de las más sonadas de la numismática española, ya que perduró desde finales del siglo XV hasta el XX. A lo largo de los siglos, el duro fue cambiando de valor, hasta el más reciente de 5 pesetas. Su nombre se debe a que valía parte de un peso fuerte o, justamente, duro.

La Peseta

“Don Roque se puso a leer la revista:

Rosario Quesada (Jaén), la curación de una hermana suya de una fuerte colitis, 5 pesetas.

Ramón Hermida (Lugo), por varios favores obtenidos en sus actividades comerciales, 10 pesetas.

María Luisa del Valle (Madrid), la desaparición de un bultito que tenía en un ojo sin necesidad de acudir al oculista, 5 pesetas”.

Camilo José Cela, La colmena (1950)

La peseta fue la última moneda de curso legal en España antes de la llegada del euro, le dijimos adiós definitivamente en 2002, después de 134 años. ¿Tú también sigues haciendo mentalmente la conversión euro-peseta?

El Euro

“Se pagaba con un billete rosa al mes, uno solo. Quien viniera pretendiendo más céntimos iba a la calle, como el del cumpleaños. La paga era de verdad menuda. Pero Manuel hizo cuentas. Tenía 4.000 euros tras dos años de ahorrar prácticamente todo lo ingresado. Y un empleo en el que se propuso aguantar a pesar de la atmósfera reinante. Se compró un ordenador y un cochecito de quinta mano, que le sajaron una cuarta parte del caudal, y en julio de 2015 se lanzó por fin a vivir por su cuenta”.

Santiago Lorenzo, Los asquerosos (2018)

Llegamos al euro, la última moneda de España, creada en el marco de la Unión Europea con el fin de lograr una mayor estabilidad económica del continente, así como facilitar el comercio entre los países adheridos. Inicialmente se unieron 12 de naciones y ahora suman 19. Haz clic aquí para ver cuáles son.

Si te gusta la literatura, no te pierdas estos cinco libros para emprendedores.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú