Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Vídeo

Ventajas fiscales de alquilar un piso

Cultura de banca

16/04/2019

El alquiler de una vivienda tiene ventajas fiscales a la hora de hacer la declaración de la renta. No solo el propietario se beneficia de ellas, sino que el inquilino también tiene una serie de beneficios por habitar una vivienda. Si tienes un piso en alquiler o eres alquilado, toma nota de las ventajas fiscales de las que puedes disfrutar.                      

Tiempo de lectura: 4 minutos

Ventajas para los propietarios

Los propietarios de una vivienda en alquiler pueden contar con una reducción de un 60% como indica la Ley del IRPF. Este porcentaje se calculará a raíz de los ingresos que se hayan obtenido del piso en ese año, menos los gastos también adquiridos. Es decir, los beneficios que ha tenido el arrendador sobre el inmueble.

Sin embargo, solo podrán disfrutar de esta medida aquellos inmuebles que se usen como vivienda del arrendatario. Es decir, las casas destinadas a actividades profesionales o comerciales no aplicarán dicha deducción. Eso sí, estas viviendas deben ser tradicionales y no dedicadas exclusivamente al turismo, a las temporadas vacacionales o períodos cortos. Además, los rentistas están exentos de pagar el IVA cuando el inquilino utiliza la edificación como hogar.

La reducción en la declaración de la renta proviene, como hemos dicho, de los ingresos menos los gastos que ha percibido el arrendador en ese año. Los ingresos quedan claros cuales con, las mensualidades del inquilino. Sin embargo, ¿sabemos cuáles son esos gastos que se restan del total?

  • Intereses de préstamos o créditos que estén relacionados con la vivienda. Es decir, cuando se haya pedido un préstamo para mejorar el inmueble o para la adquisición de la misma.
  • Impuesto y tasas del estado que el casero tiene que pagar. Se incluyen: el IBI, tasa de limpieza, recogida de basura, alumbrado o gastos de comunidad.
  • Gastos por la formalización del contrato de arrendamiento.
  • Gastos de conservación y reparación de la vivienda. No se incluyen los gastos por mejora o ampliación del inmueble, sino aquel gasto que se ha hecho para mantener la vivienda habitable como la pintura o la reparación de electrodomésticos.
  • Gastos de suministros y servicios, como agua, electricidad o gas, siempre y cuando lo pague el propietario.
  • Las cuantías destinadas a la amortización y de los bienes que contenga y lleven a la depreciación de la vivienda.
  • Gastos derivados del seguro del hogar, como incendio, robo o roturas.

Para poder disfrutar de las ventajas fiscales, el casero debe incluir en la declaración del IRPF los ingresos y gastos percibidos del alquiler del inmueble. Todas la Comunidades Autónomas incluyen la deducción salvo La Rioja y Murcia, que dedican sus esfuerzos a que los jóvenes compren viviendas en lugar de pagar un alquiler.

Ventajas para los inquilinos

Los beneficios fiscales de los que pueden disfrutar los arrendadores de una vivienda dependen de la Comunidad Autónoma en la que residan. Sin embargo, la ley ha cambiado y solo aquellos que hayan firmado el contrato de alquiler antes del 1 de enero de 2015 pueden incluir el piso en la declaración de la renta. Para ello deben de haberse aplicado la deducción por alquiler en la declaración de la renta de ejercicios anteriores.

Por otro lado, se sitúan los ingresos de los inquilinos y es que no pueden superar los 24.107,20 euros anuales. La deducción para ellos es menor ya que se sitúa en el 10,05% de la cuantía que se haya pagado durante ese año. Sin embargo, esa cantidad pagada se limita a 9.040 euros de lo cual, lo máximo a percibir será 908 euros, aunque dependiendo siempre de la renta que tenga el declarante.

En estas circunstancias, al inquilino le podría convenir no cambiar de vivienda, utilizar las prórrogas del contrato y, si se terminan, también podrá seguirse aplicando la deducción si vuelve a firmar contrato con el mismo arrendador (sobre la misma vivienda), incluso aunque se modifiquen el importe y el plazo del contrato.

A estas ventajas se añaden las regionales. Es decir, las deducciones que permita cada Comunidad Autónoma. La edad del arrendatario o los ingresos del mismo, son las ventajas que incluyen la mayoría de las Comunidad Autónomas.

Si quieres más información sobre la campaña de la Renta 2018 puedes consultar los siguientes post:

6

6 comentarios

18 de febrero de 2021 a las 14:28Maite
Hola, soy propietaria de un piso que tengo alquilado por periodos de once meses, aunque se le ha ido renovando el contrato al inquilino y lleva ya tres años en el piso. ¿Me corresponde la deducción por alquiler de vivienda? Me dicen que no correspondería porque no es vivienda habitual para el inquilino. Gracias.
09 de marzo de 2021 a las 18:22Bankia

Hola Maite, la reducción solo es aplicable si es la vivienda habitual del inquilino, por tanto, si no es la vivienda habitual del inquilino, aunque esta esté alquilada a la misma persona durante tres años no puedes aplicarte dicha reducción.

06 de abril de 2020 a las 12:09Fernando
¿Los jubilados y mayores de 65 años tenemos algún tipo de ventaja fiscal, por utilizar ese alquiler como complemento de la pensión ? Espero vuestra respuesta. Muchas gracias.
24 de abril de 2020 a las 14:11Bankia

Hola Fernando, no tenéis ningún tipo de ventaja fiscal adicional a las que se indican en el artículo.

14 de junio de 2019 a las 17:19Arantxa Puelles
En que apartado de la renta se meten las deducciones de IBI, seguro e intereses de la hipoteca? Se puede desgravar la comunidad y donde se pone? las derramas de la vivienda para arreglar tejado, aislar y pintar se puede desgravar y donde se pone en la declaración? Gracias y saludos
05 de julio de 2019 a las 10:35Pedro Ángel Rodríguez Mateo

Hola Arantxa, los gastos deducibles de inmuebles alquilados se consignan en las casillas que van de la 080 a la 088 según corresponda.

Por tanto, por ejemplo, en la casilla 0081 se podrían los intereses de los capitales invertidos en la adquisición o mejora del inmueble y gastos de reparación y conservación del mismo. En esta casilla se incluirían los intereses del préstamo, el seguro, siempre que esté asociado a la hipoteca y se encuentre recogido en las propias estipulaciones de la escritura de tu préstamo; y la derrama. El IBI es un impuesto por lo que dicho importe se consignaría en la casilla 0083 relativo a los Tributos, recargos y tasas y por ejemplo los gastos de comunidad se podrían incluir en la casilla 0088 Otros gastos fiscalmente deducibles.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú