Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Vacaciones en el extranjero: ¿llevo el dinero cambiado o pago con tarjeta?

Leer más tarde Artículo Vacaciones en el extranjero

Vacaciones en el extranjero

Publicado el 19 de julio de 2017 a las 08:00 por Bankia

El euro nos ha dado la tranquilidad de viajar a muchos países europeos sin tener que pensar en cambios de divisas. Y ahora, cuando decidimos visitar destinos en los que circulan otras monedas, llegan las dudas. En este post las resolvemos. 

Viajar por el mundo es un placer que cuesta dinero y se paga en moneda local. El euro ha simplificado los viajes por la eurozona, ya que no hay que pasar por el banco para hacer cambios de moneda. Un café a dos euros en Viena no necesita de cálculos para saber si es caro o barato. Y tal vez por eso hayamos perdido un poco de práctica cuando se trata de destinos en los que hay compraventa de divisas de por medio.

¿Qué son los tipos de cambio?

Para entender el mercado de divisas conviene no considerar el dinero como un medio de pago para comprar productos, sino un producto más. Imagina que los dólares son naranjas y los euros, manzanas. El tipo de cambio sería entonces el número de naranjas (dólares) que se necesitan para comprar una manzana (euro).

Cuando hacemos un cambio de divisa no lo hacemos a un tipo fijo, sino que los precios varían cada día en función de esas fluctuaciones. Por eso, es tan frecuente que cuando compras dólares antes del viaje tengan un precio distinto que cuando, a tu regreso, vendes los que te han sobrado.

Además, las oficinas de cambio y las entidades bancarias tienen un precio de compra y uno de venta para las divisas: la diferencia es el margen con el que operan.

¿Cómo se decide el precio?

El mercado de divisas, como todos los mercados financieros, está sujeto a multitud de variables: el optimismo o pesimismo de los inversores, las decisiones políticas, las oportunidades de rentabilidad rápida, la evolución económica del país emisor de la moneda... 

¿Dónde hago el cambio?

Hay muchas opciones, aunque si acudes a tu oficina bancaria habitual antes de emprender el viaje tendrás la confianza de hacerlo con plena seguridad.

En las ciudades turísticas también puedes encontrar oficinas de cambio de divisas, normalmente dirigidas al público visitante.

¿Y pagar con tarjeta de crédito?

Sin lugar a dudas es la opción más cómoda y segura para viajar, tanto a países de la zona euro como a países en los que es necesario el cambio de divisa.

Primero por comodidad, ya que no hay que llevar dinero encima, pensar en cambiar euros por otras monedas ni estar pendiente del efectivo. La mayoría de los comercios aceptan el pago con tarjeta, tanto de crédito como de débito.

Otra de las ventajas de pagar con tarjeta es que puedes controlar los gastos y consultarlos a través de la banca online. A ello se une la seguridad que aporta este método. Piensa que si te roban la cartera y no llevas dinero en efectivo, el coste del robo será mínimo, ya que puedes bloquear la tarjeta con una simple llamada telefónica.

Y si, de manera excepcional, surge una emergencia, siempre puedes dirigirte a cualquier cajero para sacar efectivo. Eso sí, ten en cuenta la comisión que cobra el banco por hacer uso de él.

¿De qué cambiamos, de divisa o de moneda?

Según explica el Banco de España, son dos conceptos distintos, muy relacionados entre sí: esa opción que mencionábamos de pagar con la tarjeta o, por ejemplo, una compra online en una moneda distinta del euro que hay en nuestra cuenta corriente son cambios de divisas. Se entienden como tales todas las operaciones en las que intervienen monedas distintas.

El cambio de moneda, por el contrario, se refiere únicamente a las operaciones con dinero físico: la tradición de ir a la oficina, encargar varios cientos de dólares para un viaje a Nueva York y pasar a recogerlos unos días después. Con el dinero de tu cuenta estás comprando los dólares que te llevas en metálico.

2 comentarios

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

2 comentarios

24 de agosto de 2017 a las 10:11Nieves
Totalmente de acuerdo con el anterior comentario. Este artículo no aporta nada, aunque el titular prometía. Una lástima. :-(
16 de agosto de 2017 a las 09:02David
De ninguna ayuda, como si lo hubiera escrito una máquina. Ya sabemos que la tarjeta es más cómoda pero quiero que me hables sobre comisiones medias aproximadas al cambiar en banco, en casas de cambios, al sacar de un cajero o al pagar una compra... pero claro se trata de llenar las 1000 palabras del encargo...
Cerrar menú