Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

¿Le contarías a tus clientes cómo usas sus datos?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Leer más tarde Artículo Ética de los datos

Ética de los datos

Publicado el 03 de junio de 2019 a las 07:00 por Rafael Fernández Campos

El comienzo de la explotación masiva de datos ha conllevado el afloramiento de una serie de dilemas a los que, de forma parcial, intentamos dar cobertura con una serie de leyes, cuando tan solo hace unos años, estos problemas ni siquiera formaban parte de nuestra jerarquía de preocupaciones. Sin embargo, aun con un catálogo completo de normas, la pregunta es si existe un comportamiento ético por encima de las leyes que guíe nuestros comportamientos futuros, incluso sin que una norma nos obligue. Dicho de otra forma: si cumplo con las normas de privacidad, protección de datos, etc, ¿ya puedo afirmar que me rijo por la ética en el uso de mis datos?

Haciendo un sucinto resumen, podríamos decir que existen tres modos de enfocar la ética del dato:

  • Como un principio universal, válido ante cualquier circunstancia, lo que supondría concluir que existen comportamientos intrínsecamente éticos
  • Entendiendo que un comportamiento ético es aquél que conlleva más beneficios que perjuicios para la sociedad
  • Construyendo la ética del dato como un consenso de normas acordadas, un catálogo de mejores prácticas

Es siguiendo esta última visión como se interpretan los 10 Principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas por una gestión ética, como palanca fundamental de la participación del sector privado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2015-2030.

Tras su lectura, es difícil no estar de acuerdo con todas y cada una de sus manifestaciones. Sin embargo, aterrizar estos principios generales en la actividad diaria es un reto para las organizaciones, especialmente en ámbitos novedosos donde la creación de un cuerpo normativo de buenas prácticas aún no se ha desarrollado suficientemente.

Conciencia del uso del dato

Mientras, por ejemplo, se ha avanzado mucho en los últimos años en la generación de una conciencia medioambiental de las empresas, poco se ha adelantado en la generación de una conciencia del uso del dato. Y es éste uno de estos ámbitos novedosos de embrionario desarrollo: la gestión del dato y su impacto en la sociedad.

Si bien GDPR ha supuesto un avance clave en términos de privacidad de la información, los dilemas éticos existentes alrededor del uso de los datos desbordan el ámbito de esta norma. Cuestiones como la discriminación de las minorías, la manipulación informativa, el engaño, la promoción de adicciones, el comercio de datos, etc, son asuntos de enorme preocupación social (quizá menos de la que debería) y de alto riesgo reputacional para las empresas. No en vano en los últimos tiempos estamos viendo a algunas de las mayores compañías del mundo tambalearse por casos de gestión poco ética de los datos.

Mientras el conjunto de la sociedad civil reflexiona y se organiza sobre lo que considera ético y no ético, las empresas deben, con urgencia, llevar a cabo acciones que enfrenten estos conflictos morales y establecer los pasos a seguir en términos de prevención, monitorización y remediación.

Como se suele decir, hay que empezar por los principios. En este sentido, algunas organizaciones, entre ellas la Comisión Europea, están liderando los esfuerzos de concreción para consensuar unos principios éticos sobre el uso de los datos, si bien generalmente se circunscriben a los usos relacionados con la Inteligencia Artificial. Ciertamente es éste el mayor de los gaps existentes en materia de ética del dato, pero no es el único dilema al que nos enfrentamos.

Cuestión de principios

Si entendemos que la ética debe aplicarse a todo el ciclo de vida de los datos, debemos establecer unos principios para el aprovisionamiento, el uso y la compartición de la información. Y estos principios deben estar en consonancia con los Diez Principios del Pacto Mundial.

Propongo un conjunto de 7 principios que podrían servir de condensación de los pocos códigos desarrollados hasta el momento:

  1. La persona en el centro: el procesamiento de datos debe ir siempre en beneficio de aquellos de los cuales los hemos capturado y proteger su dignidad, integridad, libertad, privacidad y seguridad
  2. Control personal sobre los datos: los clientes/usuarios son los auténticos dueños de sus datos, por lo que siempre deben tener control total sobre ellos
  3. Transparencia: tanto los datos almacenados, como el propósito para hacerlo, además del resultado de los procesos automáticos (algoritmos), deben ser transparentes y explicables para los intervinientes. Asimismo, la interacción con un sistema de Inteligencia Artificial debe ser previamente advertida
  4. Igualdad: el tratamiento de datos debe respetar el principio de igualdad, atendiendo especialmente a la protección de los sectores más vulnerables de la sociedad y a las grandes asimetrías en la información disponible, para evitar discriminación y estigmatización
  5. Seguridad y privacidad: los datos deben estar siempre protegidos para garantizar la privacidad, desde el propio diseño de los procesos (privacy-by-design)
  6. Responsabilidad: la compañía debe ser responsable del uso ético de los datos en todo su ciclo de vida, lo que conlleva implantar las medidas suficientes para garantizar dicho principio, diseñar productos y algoritmos éticamente responsables (ethic-by-design), y velar por que los terceros participantes en nuestra cadena del dato cumplan nuestros estándares éticos
  7. Sostenibilidad: la ética del dato debe incardinarse en la estrategia global, de forma que sea perdurable y consustancial a la misión de la compañía, lo que supone el impulso de una cultura ética dentro de la organización

Compañías Sostenibles

Podemos idear múltiples fórmulas de autoevaluarnos en el cumplimiento de estos principios, y de hecho debemos hacerlo, pero propongo que la primera prueba sea una única y sencilla pregunta: ¿le contaría a mis clientes cómo uso sus datos? Si la respuesta es negativa, es que aún queda un largo camino que recorrer en materia de uso ético de los datos, pero es vital completarlo, ya que las compañías solo son sostenibles sobre unos principios y valores éticos robustos. Si la sociedad no percibe tu empresa como ética, acabarás privado de su respaldo, lo que indefectiblemente llevará a tu desaparición, quizá más pronto que tarde.

Como factor clave de éxito, ningún proyecto de Data Ethics puede sostenerse sin un gobierno del dato robusto y sostenible, lo que sitúa la labor del Chief Data Officer en el centro de la estrategia ética de la compañía.

Todo esto no se puede lograr sin el compromiso, no solo de las empresas, sino también del resto de actores implicados: poderes públicos, organizaciones ciudadanas (asociaciones de consumidores, sindicatos. ONG...) y particulares, en cualquiera de sus condiciones como usuarios, clientes, empleados, etc.

3 comentarios

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

3 comentarios

04 de junio de 2019 a las 13:51Paco
De momento estoy viendo cómo Bankia hace el ridículo frente a este reto: ¿le contaría a mis clientes cómo uso sus datos? He ejercido mis derechos GDPR en esta entidad y me da la impresión que todo lo contrario. Ni sabéis cómo estáis usando mis datos o quiénes los tienen y/o no estáis dispuestos a compartirlo con el data subject, es decir, yo. Pero oye, queda muy bien hablar de privacidad y datos hoy en día. Hay unos higiénicos que cumplir donde las empresas, lógicamente, tienen mucho trabajo que hacer. Pasar de un modelo equiparable al far west a simplemente cumplir los higiénicos con los data subjects, ahora protegidos por fin por GDPR, es sin duda un reto. La experiencia con esta entidad deja mucho que desear, pero equiparable a muchas otras empresas "legacy" donde tampoco está resuelto correctamente. El titular del artículo es muy bueno, ya que debería ser la mentalidad que tiene cualquier compañía no solo porque existe un reglamento que obliga, sino y más importante, porque soy una empresa honesta y transparente que puedo decirte sin tapujos cómo y por qué estoy usando tus datos personales.
03 de junio de 2019 a las 08:51Carlos Nieto
Nos encontramos de lleno en la revolución digital y, en mi opinión, hay que mimar y cuidar todo lo que es referente a los datos, siendo conscientes de su vital importancia, puesto que es fundamental para el desarrollo comercial de nuestra empresa en estos momentos de transformación digital.
03 de junio de 2019 a las 17:58Rafael Fernández Campos
Muchas gracias por el comentario, Carlos.
Cerrar menú