Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Un año después

Estudios y análisis

29/01/2021

Hace un año escribíamos lo siguiente ante las primeras noticias procedentes de Wuhan: “ya tenemos otro foco de riesgo abierto, con la propagación de un virus en China que recuerda al brote de epidemia SARS que se produjo a principios del año 2003. Hay que recordar que este tipo de crisis sanitarias tienen efecto en la economía a través de dos canales: i) los movimientos de bienes, servicios y personas; y ii) las expectativas y su influencia en las decisiones de inversión, ahorro y consumo. Las pérdidas asociadas al SARS se estimaron, en su momento, en torno a 40 m.m. de dólares o el 0,1% del crecimiento mundial”.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Efectos económicos de la crisis

Efectos económicos de la crisis

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Un año y 100 millones de personas contagiadas después, cualquier proyección inicial de los efectos económicos de la pandemia se ha visto desbordada por la cruda realidad. Esta semana los informes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) nos han recordado la virulencia del ajuste económico. En el caso de la OIT, en su informe anual estima que las horas trabajadas cayeron un 8,8% en 2020, casi cuatro veces más que en la crisis financiera de hace una década, lo que equivale a 255 millones de empleos a tiempo completo. El 93% de los trabajadores residen en países en los que se ha establecido algún tipo de cierre de los lugares de trabajo y se destaca la asimetría en los efectos de la crisis en el mercado de trabajo. Por ejemplo, en Europa, donde la reducción de las horas trabajadas en países como Italia (13,5%), Portugal (13,4%) o España (13,2%) es muy superior a la que se está produciendo en Países Bajos (4,2%) o Alemania (6,3%).

Por su parte, el FMI ha revisado al alza el crecimiento previsto para 2021 (+0,3 p.p., hasta 5,5%) y mantiene sin cambios en el 4,2% su estimación de crecimiento mundial para 2022. El informe del FMI no cambia excesivamente la valoración de la situación económica respecto a octubre, aunque refuerza la idea de que la recuperación va a ser desigual e incompleta. Desigual porque la brecha entre los ritmos de recuperación se mantiene e, incompleta, porque en términos de crecimiento habrá que esperar, al menos, hasta 2024 para ver algo parecido a los niveles de actividad de finales de 2019. De hecho, según el FMI, todavía en 2022 habrá 110 países (150 en 2020) donde los ingresos per cápita serán inferiores a los de 2019. Por países, China ya recuperó en el cuarto trimestre su nivel pre-Covid y EEUU y Japón lo harán en 2021. UEM y Reino Unido serán las grandes rezagadas, ya que en 2022 seguirán todavía por debajo de su nivel de finales de 2019. El FMI achaca el buen comportamiento del gigante asiático a la "efectividad de las medidas de confinamiento", mientras el buen desempeño de la economía americana se estaría produciendo por la tremenda respuesta de política económica que, en términos fiscales acumulados, equivaldría a 26 puntos porcentuales de PIB (incluyendo el nuevo paquete propuesto por Biden). Pese a este buen comportamiento relativo de EEUU, no debemos olvidar que la contracción del PIB en 2020 (-3,5%) constituye el peor registro desde el inicio de la serie en 1950.

En el lado contrario, los exportadores de petróleo y aquellas economías más dependientes del turismo afrontan unas perspectivas menos halagüeñas, dadas las previsiones a la baja que se manejan para los precios del crudo y la lenta normalización que se anticipa para los viajes internacionales. Incluso, dentro de cada país, el impacto de la crisis será desigual por grupos de población y sectores, lo que aumentará la desigualdad. Los trabajadores menos cualificados, los jóvenes, las mujeres y los trabajadores de la economía sumergida han sufrido enormes pérdidas en sus ingresos. De hecho, se espera que casi 90 millones de personas en todo el mundo caigan en la extrema pobreza en 2020-2021, revertiendo las tendencias a la baja logradas en los últimos veinte años.

En general, la incertidumbre preside todo el análisis, pues, aun descontando la permanencia de un tono de política económica extraordinariamente expansivo y dando por hecho que la estabilidad financiera se mantendrá a raya, el único factor determinante para las previsiones será el juego entre la evolución de las mutaciones del virus y la efectividad de las vacunas. En ese sentido, el FMI recuerda que "la pandemia no habrá acabado hasta que haya acabado en todas partes".

También, en Europa, hemos ido conociendo durante la semana el avance de los datos de crecimiento de la última parte del año. El comportamiento de la actividad fue de más a menos en el trimestre, de manera que las fuertes restricciones impuestas desde diciembre han tenido un coste económico menor de lo esperado, también en parte explicado por el buen comportamiento de las exportaciones. El PIB cayó solo un 1,3% trimestral en Francia y logró crecer en Alemania (0,1%) y en España (0,4%), lo que puede limitar el descenso del PIB en la UEM al 1,0% (se publicará el martes 2). El pesimismo que muestran los indicadores de confianza, la imposibilidad de levantar los confinamientos a corto plazo y el lento progreso en la vacunación hacen pensar en un nuevo trimestre con caídas de la actividad y, por tanto, en que la región esté experimentando una nueva minirecesión, ligada a la tercera ola de la pandemia.

Por el contrario, la economía española ha conseguido de momento evitar el signo menos delante del dato de crecimiento en la última parte del año. El crecimiento del 0,4% trimestral confirma la pérdida de fuerza de la reactivación en el cuarto trimestre, como consecuencia del empeoramiento de la situación sanitaria y el aumento de restricciones a la movilidad y la actividad. De este modo, el PIB recupera un 59,2% de la caída acumulada en el primer semestre del año (nada menos que un 22,2%), si bien los niveles actuales siguen un 9,1% por debajo de los de finales de 2019. Por su parte, en el conjunto de 2020 se registra un desplome histórico del 11%. A destacar que han sido el consumo privado (+2,5% trimestral) y el público (+4%) los que han conseguido compensar la debilidad de la formación bruta de capital (-.6%) y de las exportaciones (-1,4%) en la última parte del año.

Aunque el impacto asimétrico de la crisis se pone de manifiesto con especial virulencia en el lado de la oferta. Por un lado, destaca positivamente la agricultura, tanto por el avance trimestral (+4,9%) como por ser el único sector con niveles superiores a los de hace un año (+8,7%). La industria ralentiza su crecimiento hasta el 0,5% trimestral y se encuentra un 4,7% por debajo de los niveles del cuarto trimestre de 2019.  Mientras el conjunto del sector terciario crece un 1,1% trimestral, si bien se observan fuertes diferencias entre actividades: mientras que comercio, hostelería y transporte crecen un 3% en el trimestre, las actividades artísticas y recreativas se hunden un 15,1%. Respecto a los niveles de un año antes, los servicios se encuentran un 9,8% por debajo, destacando negativamente comercio, transporte y hostelería (-20,4%) y actividades recreativas (-31,5%). Por último, la construcción es el sector con peor comportamiento, al quebrar la recuperación y contraerse un 8,1% trimestral (-18,2% interanual).

En el lado de las sorpresas negativas destacaríamos el avance negativo de la productividad, tanto en términos de PTETC (-3,8%) como en horas trabajadas (-2,9%). Si a esto se añade la subida de la remuneración por asalariado (+2,1%), los costes laborales unitarios (CLUs) anotan un fuerte crecimiento del 6,1%. Sorpresa porque, según la EPA publicada el jueves, la destrucción de empleo en 2020 se habría concentrado en quienes tienen estudios primarios (160.000 personas) o medios (500.000 empleos), mientras que el empleo habría aumentado entre las personas con estudios superiores (37.000 personas), lo que haría pensar en un efecto composición positivo. Quizás la explicación estriba en que las empresas no están siendo capaces de ajustar con agilidad el empleo a una demanda sometida a la volatilidad de los confinamientos.

Por lo demás, la Encuesta de Población Activa, aún con los buenos datos del cuarto trimestre (+167.400 ocupados), muestra el enorme impacto de la pandemia sobre el mercado laboral. Por un lado, en el año se perdieron casi 623.000 empleos (-3,1%), con un descenso aún muy superior de las horas trabajadas (-11,12%): con una intensa caída en el sector privado (-748.000 ocupados), fundamentalmente en servicios, parcialmente compensada por el aumento en el público (+125.800). En cuanto al paro, aumentó en 528.000 personas, hasta el 16,1% de la población activa (13,8% un año antes); el dato habría sido peor de no ser por la caída anotada por la población activa (casi 95.000) y por el efecto positivo de los ERTES. La enorme asimetría por regiones en el comportamiento del mercado laboral también llama la atención, con Murcia (0,4%), La Rioja (+0,3%) y, sobre todo, Extremadura (+1,4%) creando empleo, frente a la fuerte destrucción de Baleares (-8,1%) y Canarias (-12%). Finalmente, destaca el intenso envejecimiento del mercado de trabajo español pues, si la ocupación de mayores de 44 años aumentó durante la pandemia, la de los jóvenes se redujo en casi un 20%.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

5 titulares para entender los resultados anuales de Bankia

Temas de Bankia

28/01/2021

El ejercicio 2020 siempre será recordado como el de la pandemia que provocó la recesión global más grave desde la segunda guerra mundial. 

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cinco titulares para entender los resultados anuales de Bankia

Cinco titulares para entender los resultados anuales de Bankia

Un año en el que las medidas de confinamiento tomadas para frenar el avance de la covid-19 afectaron al consumo e hicieron mella en economías como la española, muy dependiente del turismo y la hostelería.

En este contexto incierto, el sector bancario ejerció un papel clave como elemento mitigador de la crisis, facilitando la financiación necesaria a hogares y empresas, y desarrollando productos que permitieran aliviar la carga financiera de los clientes afectados por la crisis, un hecho que ha marcado la actividad de las entidades a lo largo del ejercicio.

Bankia no ha sido ajena a la realidad del entorno en el que opera y, tras adaptarse a la nueva situación derivada de la crisis sanitaria, ha conseguido cerrar un 2020 muy positivo en términos de negocio.

Para que no pierdas detalle, te resumimos en cinco titulares los resultados de Bankia a cierre del cuarto trimestre del año.

Cierre del Plan Estratégico 2018-2020 con los principales objetivos de gestión cumplidos

En diciembre de 2020, Bankia puso fin a su Plan Estratégico 2018-2020, cuyos objetivos financieros se vieron impactados por unos tipos de interés en negativo más tiempo del esperado y por la llegada de un ‘cisne negro', la covid-19. No obstante, el banco ha conseguido alcanzar las metas establecidas en 2018 relacionadas directamente con la gestión:

  • Ha situado la ratio de NPA (Non Performing Assets) netos por debajo del 3%
  • Ha alcanzado los objetivos de crédito a empresas, fondos de inversión y tarjetas
  • Ha cumplido con los objetivos de crecimiento de volumen de comisiones y reducción de costes
  • Ha superado el objetivo de tener un exceso de capital sobre el CET1 Fully Loaded del 12% de 2.500 millones de euros

Más apoyo a familias afectadas por la covid

Desde la irrupción de la pandemia en el mes de marzo, Bankia se situó al lado de sus clientes, concediendo moratorias hipotecarias y de consumo a aquellos que se vieron más golpeados por la crisis. A cierre de ejercicio, el banco había concedido 49.000 moratorias hipotecarias y más de 61.500 moratorias de préstamos al consumo.

El resultado puramente bancario crece un 3,8%

Bankia ha cerrado 2020 con un beneficio neto de 230 millones de euros, un 57,6% menos que hace un año. Sin embargo, el buen comportamiento de las comisiones, que crecieron un 12,2%, y la reducción de los gastos de explotación (-2%) han permitido elevar el resultado ‘core' (el puramente bancario) hasta los 1.336 millones de euros, un 3,8% más que en 2019.

El Grupo ha dotado en el ejercicio provisiones extraordinarias por 505 millones euros, anticipándose a posibles futuros impactos derivados de la covid-19.

La actividad comercial, positiva en empresas, hipotecas y fondos

Las nuevas operaciones con aval ICO en el mundo de las empresas han permitido elevar el volumen de formalizaciones un 50,9% interanual, hasta los 10.941 millones de euros, el 26,1% del total del crédito a empresas a cierre de diciembre.

Las hipotecas también mostraron un buen comportamiento, de modo que la nueva producción se incrementó en un 14,3% en el conjunto del año.

Las buenas noticias continuaron en el ámbito de los fondos de inversión, donde el volumen gestionado y comercializado aumentó en un 7,3% anual. La cuota de mercado sumó 46 puntos básicos anuales y alcanzó el 7,51%.

Menos morosidad y más solvencia

La tasa de morosidad se redujo 0,3 puntos porcentuales en el ejercicio, hasta situarse en el 4,7%, gracias al aumento del crédito, a una adecuada gestión del riesgo y a la venta de carteras y créditos individualizados del cuarto trimestre.

Las provisiones dotadas a lo largo del ejercicio permitieron elevar en 4,2 puntos porcentuales la ratio de cobertura de la morosidad, hasta el 58,2%.

Pese al escenario económico derivado de la crisis sanitaria, Bankia mantuvo su capacidad de generación orgánica de capital y alcanzó una ratio CET 1 Fully Loaded del 15,48%, lo que permite a la entidad ampliar su liderazgo como banco más solvente entre los grandes del país.

Si quieres seguir profundizando en los resultados de cierre de año de Bankia, puedes consultar la información disponible en el portal corporativo. Y si necesitas una ayuda para entenderlos, te desciframos algunas siglas que te harán más fácil la lectura y te explicamos algunos conceptos que evitarán que se te hagan cuesta arriba.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

7 consejos para configurar bien tu router y proteger tu casa como una fortaleza

Temas de Bankia

27/01/2021

Una buena configuración del router va a ayudarnos a cerrar la puerta a los ciberdelincuentes -o a los ciberlistillos- protegiendo así nuestra privacidad y, por qué no decirlo, nuestro ancho de banda.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Y es que, tener el router mal configurado, o de una manera deficiente, puede traer consecuencias como estas:  

  • El robo de información.
  • El uso de nuestra red doméstica o profesional en la realización de actividades de dudosa legalidad.
  • La infección de dispositivos.
  • Y la disminución de nuestro ancho de banda.

No te pierdas ni una línea de estos consejos y verás cómo es de sencillo proteger tu casa y tu conexión a internet como si de una fortaleza se tratase y mantener tu información lejos de ojos ajenos.

Siete consejos para configurar bien tu router

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

¿Por qué Matadepera es el municipio más rico de España?

Cultura de banca

26/01/2021

Desde el pasado siglo, Matadepera ya se distinguía por la riqueza de algunos de sus habitantes, empresarios de la industria textil de la zona Vallés. En los últimos años, además, se han sumado algunos vecinos como el presidente de Repsol, Antonio Brufau; el exfutbolista Xavi Hernández, o el escritor Jaume Cabré.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Matadepera muncipio más rico de España

Matadepera muncipio más rico de España

Pero ha sido en el último año cuando ha experimentado una escalada económica sorprendente, después de desbancar, con solo 9.000 habitantes, al hasta ahora municipio más rico de España, Pozuelo de Alarcón (Madrid), con casi diez veces más población (86.422 habitantes).

Así figura en la estadística publicada por la Agencia Tributaria, que mide la renta bruta media de sus habitantes. En este informe se refleja que Matadepera contaba en 2018, el último año medido por Hacienda, con 218.788 euros de renta media bruta, seguido muy de lejos en segunda posición por Pozuelo de Alarcón, con 79.506 euros. Una cifra aún más contundente si se tiene en cuenta que la renta media bruta en España es de 27.632 euros.

¿Cuál es el motivo?

La escalada de Matadepera en este ranking de la riqueza se ha producido, además, de forma vertiginosa. En 2017, su renta media bruta era de 55.579 euros, lo que significa que en el último año la multiplicó por cuatro.

Esta subida tan espectacular coincide con la operación financiera realizada en ese periodo por otro de sus vecinos, Manuel Lao. El presidente de Cirsa, el gigante de los casinos y las tragaperras, vendió su imperio económico en 2018 a la multinacional Blackstone por más de 2.000 millones de euros.

No es el único ejemplo de cómo los hombres más ricos de España pueden influir en el nivel de riqueza estadística de sus municipios. Otro caso se encuentra en el también municipio catalán de Avinyonet del Penedés, que en el ejercicio de 2017 aparecía en las estadísticas de Hacienda como el segundo más rico de España. Este índice coincidió también con otra operación financiera de un residente, en este caso Mauricio Botton, heredero del imperio Danone, que se deshizo en 2015 de sus participaciones.

Medidores

La influencia de la economía de una sola familia en la valoración de la riqueza de un municipio da una idea de la relatividad de este indicador de la Agencia Tributaria. De hecho, no es la única forma en la que podemos medir el peso económico de una población.

El proyecto Indicadores Urbanos 2020, del Instituto Nacional de Estadística (INE), ofrece otras fórmulas para medir la economía española por municipios, tales como la renta media anual por habitante, la tasa de paro y actividad o el índice de esperanza de vida al nacimiento.

La vivienda es otro índice habitual para evaluar la riqueza por municipios. Aquí podemos encontrar balances como el de las ciudades con el metro cuadrado más caro o índices como el de las calles más exclusivas de España.

El otro extremo

El informe de la Agencia Tributaria sobre la renta bruta media nos deja también el ranking de los municipios más pobres de España. En la última posición encontramos la población extremeña de Zahinos.

La geografía de este pequeño pueblo de Badajoz, situado en la frontera con Portugal, en un paso poco transitado y sin actividad industrial cercana, explica la baja renta de sus habitantes.

La mayor parte de su población, sin embargo, vive del autoabastecimiento rural. No es de extrañar que sea el municipio que mayor número de matanzas de cochinos domiciliarias realiza, o que todos sus habitantes disfruten de la sociedad comunal El Progreso, un sistema comunal que les permite compartir la explotación de la tierra.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

China, tipos de cambio y bancos centrales

Estudios y análisis

22/01/2021

El año de la pandemia puede dar paso al año de la gran divergencia si no se logra que las políticas económicas sean capaces de reducir las asimetrías en los efectos de la crisis.

Tiempo de lectura: 4 minutos

China tipos de cambio y bancos centrales

China tipos de cambio y bancos centrales

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Asimetrías que se han vuelto a poner de manifiesto con la publicación de los datos de crecimiento de China en el cuarto trimestre de 2020. La economía asiática creció un 6,5% interanual, gracias a un avance trimestral del 2,6%, muy superior al objetivo oficial del gobierno chino establecido antes de la crisis (1%/2% trimestral). De esta manera, China registró un crecimiento medio positivo del 2,3% en 2020, siendo el único país, entre las grandes economías, que habría recuperado en su totalidad el ajuste en la actividad causada por la pandemia.

Como era de esperar, está siendo el sector industrial el que está tirando de la actividad, con un crecimiento de la producción fabril del 7,1% interanual, lo que ha permitido elevar el uso de la capacidad instalada hasta el 78%, respondiendo con mucha flexibilidad tanto al aumento de la demanda interna, como a los pedidos procedentes del exterior. El resultado se refleja en un crecimiento de las exportaciones del 17% interanual en el cuarto trimestre, el ritmo más elevado desde principios del 2013, cuando la economía se expandía a una tasa próxima al 8% anual. Este dinamismo exportador, pese a que los costes de transporte están aumentando de manera muy apreciable (de 2.000 a 9.000 dólares en el caso de un container entre China y Europa), también muestra el buen momento que se vive en el sector industrial global y en el consumo de bienes electrónicos, médicos y tecnológicos, por cambios de las preferencias de los consumidores a raíz de la pandemia, principalmente en EEUU (las exportaciones chinas al país crecieron un 34,3% interanual). Asimismo, revela lo difícil que será desmontar las cadenas de valor y, por tanto, dar marcha atrás en el proceso de globalización.

Por tanto, si en términos absolutos la recuperación de China ya ha permitido alcanzar los objetivos de las autoridades, en términos relativos está reduciendo de manera apreciable la brecha con los países más avanzados y, especialmente, con EEUU. No sorprende que, en este contexto, las inversiones extranjeras directas hayan crecido un 6,3% en 2020, patrón que se está reflejando en un fortalecimiento del yuan frente al dólar (7% en el último año).

En este sentido, las primeras declaraciones de la secretaria del Tesoro americana reflejan la importancia que va a seguir dando la nueva administración al tipo de cambio, al incidir en que se perseguirá cualquier intento de manipulación de las divisas por parte de terceros países. Oficialmente, la lista de países que, según EEUU, alteran artificialmente el valor de la moneda se ciñe a Suiza y Vietnam, mientras que el grupo de países con riesgo de ser clasificados como manipuladores incluiría a China, Japón, Malasia, Taiwán, Tailandia, India, Corea del Sur, Singapur y la zona euro. No es de extrañar, por tanto, que cada vez el BCE manifieste de forma más clara su preocupación por el comportamiento del euro. La situación es complicada porque la brecha acumulada respecto al objetivo de inflación en Europa se amplía, pero el BCE no parece que tenga margen para bajar tipos, lo que aprecia más el euro frente al dólar y, por tanto, inyecta más aire en las velas del proceso de japonización de la zona euro.

En este contexto, la reunión del BCE no supuso ninguna novedad, después de la última vuelta de tuerca de finales del año pasado. La autoridad monetaria pretende mantener la máxima flexibilidad para afrontar un año que seguirá caracterizado por la elevada incertidumbre. El objetivo es seguir manteniendo las condiciones financieras lo suficientemente relajadas para crear el "espacio fiscal" que facilite los programas de gasto y las emisiones correspondientes, ligados al Next Generation. De momento, se reconoce un empeoramiento de la coyuntura económica algo mayor de lo esperado que, por ahora, no obliga a revisar ni las previsiones económicas, ni el volumen del Programa de Compra Pandémico (1,85 billones), con mucho margen todavía para afrontar todo tipo de sorpresas en el escenario. En la rueda de prensa, Lagarde intentó vender esa flexibilidad como algo positivo, pero transmitió intranquilidad al mercado, al cotizarse una posible reducción en el ritmo de las compras de bonos. Ello vuelve a demostrar tanto la fuerte dependencia del mercado de bonos a la actitud proactiva del BCE, especialmente en un momento del año en el que los gobiernos suelen concentrar sus emisiones, como las dificultades que conlleva la política de comunicación del BCE. La referencia a la utilización de un enfoque "holístico" a la hora de valorar la situación de las condiciones financieras no fue muy bien entendido por los inversores, que van a demandar más concreción cuando se haga pública la nueva estrategia del BCE con decisiones tan importantes, como la nueva definición del objetivo final o la normalización de las políticas no convencionales utilizadas en los últimos años (QE, etc). En este contexto, cobra más importancia, si cabe, el debate sobre si el siguiente paso debe ser un control de la curva de tipos de interés "a la japonesa". En cualquier caso, hay que ser conscientes de que la política monetaria no puede compensar problemas como las necesidades de recapitalización después de la crisis del tejido empresarial europeo, que esta semana la Asociación de Mercados Financieros (AFME) cifraba en 600.000 millones de euros (1 billón de euros sin tener en cuenta las ayudas públicas).

1

1 comentario

02 de febrero de 2021 a las 19:40Jorge Creus
Análisis de las principales variables que nos ayuda a conocer con mayor detalle la situación actual macro de la economía mundial. Gracias por vuestras aportaciones que nos ayudan en las negociaciones con los clientes.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú