Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Turismo de identidad, ‘bleisure’ y otros nuevos modos de viajar

Cultura de banca

20/01/2020

El turismo está en un punto de inflexión. La digitalización, las nuevas generaciones de turistas y los nuevos hábitos de viajar están revolucionando el sector, que intenta adaptarse a los nuevos tiempos transformando su modelo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Turismo bleisure viajar

Turismo bleisure viajar

Si se tienen en cuenta aspectos como la identidad del viajero, la necesidad de vivir una experiencia al viajar o el avance de la tecnología, aparecen una serie de tendencias que ya empiezan a marcar el devenir del sector.

1. Identidades colectivas, estilos de vida y neo-lujo

El sector turístico está aprovechando el sentimiento de pertenencia a un determinado grupo social de los consumidores para desarrollar espacios exclusivos. Así han surgido iniciativas como el turismo LGTBI o religioso, con ejemplos como el de Celebrity Cruises, que organiza anualmente una fiesta del orgullo gay, o el de Umrahme, la marca de Holidayme centrada en viajes de peregrinación musulmanes a La Meca y Medina, en Arabia Saudita.

También se están explotando los nuevos hábitos de vida de los consumidores, creando experiencias para viajeros veganos, amantes de los perros, gammers o fanáticos de series de televisión como ‘Juego de tronos’.

A esto se suma el neo-lujo, que lleva a los consumidores de mayor nivel adquisitivo a dar la vuelta al mundo, participar en experiencias de acceso restringido, pedir viajes personalizados o alojarse en hoteles o suites de lujo, como la suite Dior o el Hotel Bulgari.

2. Experiencias únicas

La crisis económica y la falta de estabilidad ha llevado a las nuevas generaciones a querer vivir el ‘aquí y ahora’. De ahí que el sector turístico se haya centrado en considerar la experiencia como un producto singular y transformacional. De ahí que aparezcan propuestas como la del Null Stern Hotel, en Suiza, que tiene una única habitación al aire libre, o el del Icehotel, ubicado a más de 160 kilómetros del Círculo Polar Ártico que cada año se reconstruye con nieve y hielo. Sus muebles están excavados por artistas de todo el mundo.

3. Adiós a la frontera entre el ocio y el trabajo

En la actualidad, la principal razón para viajar es la asistencia a congresos y conferencias, a lo que contribuye el auge de las actividades de ‘team building’. En este contexto, son los propios viajeros los que demandan combinar el trabajo con el placer, apareciendo una nueva tendencia: el ‘bleisure’, que une los términos ‘business’ y ‘leisure’. Esto ha llevado a la cadena hotelera Intercontinental a poner a disposición de sus clientes una app que les permite descubrir los secretos de la ciudad en la que se encuentran. También ha permitido el nacimiento de redes sociales como Tolker, que conecta a viajeros de negocios por afinidad laboral para disfrutar de sus momentos de ocio en sus desplazamientos de trabajo.

4. Tecnología y experiencia de usuario

Las empresas turísticas están incorporando a sus catálogos nuevas ofertas basadas en la tecnología 4.0 para crear valor en el usuario y, al mismo tiempo, aumentar su productividad. De este modo, han surgido propuestas como la de la compañía SRPS.me, que organiza viajes personalizados según las preferencias de sus clientes, pero sin que estos sepan su destino hasta momentos antes de despegar, o la startup affluences.com, que ofrece datos en tiempo real sobre la ocupación de los distintos espacios turísticos, lo que permite al usuario conocer el mejor momento para visitarlos.

5. Turismo sostenible

Las personas son cada vez más conscientes del impacto que su estilo de vida tiene sobre el planeta y están cambiando sus hábitos de consumo para compensar su huella. Esto ha propiciado el impulso del turismo sostenible y la aparición de apps como Fairtrip, dedicada al turismo justo y sostenible, o la puesta en marcha de hoteles como ‘Tine Eco-Hotel’, una casa flotante que funciona con energía eléctrica y está diseñada para viajes de corta duración en lagos y bahías.

6. “Low Cost Chic”

Los nuevos consumidores buscan vivir experiencias, pero maximizando la relación calidad-precio. Esto ha llevado a algunas empresas a centrarse en ofrecer a los turistas soluciones que les ayuden a tomar la mejor decisión de compra y a otras a mejorar su ratio calidad-precio sumando valor a su oferta. De este modo, han surgido apps como Hopper, que predice la evolución del precio de un vuelo durante el próximo año con un porcentaje de acierto del 95%, o FLYR, una startup que ha desarrollado un algoritmo que adelanta si una tarifa va a bajar.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú