Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Vídeo

Duopsonio, euroesclerosis y otros términos económicos que se renuevan en el Diccionario de la Lengua Española

Cultura de banca

20/01/2021

Como cada año, la Real Academia Española (RAE) publica el listado de nuevas palabras incluidas en el Diccionario de Lengua Española (DLE). Entre las más de 2.500 actualizaciones publicadas el 24 de noviembre se han incluido 15 relativas a términos económicos.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Arbitrio

Obligación monetaria establecida por ley usada para recaudar fondos destinados a gastos públicos, generalmente de tipo municipal. En este caso, se trata de una enmienda de acepción, es decir, una actualización de uno de los significados de este término.

Capitalismo

En este caso también se trata de una actualización de una de sus dos acepciones, en concreto, la segunda. En ella se define este término como el "Conjunto de entidades e instituciones que defienden los intereses del capitalismo". Es decir, el empleo de esta palabra para, por ejemplo, aludir a determinadas empresas o grupos políticos o socioeconómicos que promueven un sistema basado en la propiedad privada.

Comportamental

Este término nuevo hace referencia a las teorías sobre finanzas del comportamiento del economista estadounidense Richard H. Thaler. Estos estudios se aproximan al análisis de la toma de decisiones económicas teniendo en cuenta factores psicológicos, sociales o cognitivos.

Duopsonio

El duopsonio es una rara situación económica en la que toda la demanda de un bien o de un servicio se concentra en dos compradores. Un ejemplo podrían ser los sistemas operativos Android e iOS (iPhone), que suponen prácticamente todo el mercado de compra de programas y soporte físico de vanguardia.

Eonia

Es el acrónimo de Euro OverNight Index Average (índice promedio del euro a un día). Se trata del coeficiente promedio de los tipos de interés utilizados en los préstamos interbancarios a un día llevados a cabo en Europa. Es calculado por el Banco Central Europeo (BCE) en colaboración con los bancos centrales de cada país.

Estacionalidad

La estacionalidad se recoge como la relación de dependencia de algo con respecto a un determinado lapso de tiempo. En términos laborales, es el crecimiento y decrecimiento del empleo en ciertas estaciones, como el aumento de empleo verano o durante la campaña de Navidad y su subsiguiente receso.

Euroesclerosis

Concepto puramente económico que lleva siendo empleado más de tres décadas y fue acuñado en 1985 por el economista alemán Herbert Giersch. Hace referencia al estancamiento político o económico de instituciones de la Unión Europea a causa de políticas sociales demasiado generosas y una excesiva regulación por parte de los gobiernos.

Internalizar

Es la acción de una empresa de incorporar servicios previamente obtenidos a través de terceros. Una internalización sería, por ejemplo, crear un departamento de marketing propio para llevar a cabo las funciones que, con anterioridad, se contrataban a una empresa externa.

Intradía

Como es muy fácil deducir por la palabra misma, significa "en el mismo día". En el DLE se especifica que es un término económico para referirse a las operaciones bursátiles llevadas a cabo en un mismo día.

Keynesianismo

Corriente económica desarrollada por el economista británico John Maynard Keynes que defiende intervención del Estado como medida para amortiguar las oscilaciones cíclicas del sistema económico y evitar consecuencias negativas sobre el empleo.

Ha tenido gran presencia mediática a partir de la crisis de COVID-19 -al igual que estas otras diez expresiones que recogimos hace unas semanas-, debido a las medidas estatales que se han tomado en los distintos países.

Microcrédito

Préstamo que se caracteriza por ser de pequeña cuantía y breve duración, generalmente concedido a personas de escasos recursos y garantías que no pueden acceder a sistemas tradicionales por no ajustarse a los requisitos de estos.

Multisectorial

En el campo económico, se define multisectorial a aquello que afecta a varios sectores.

Multirriesgo

Póliza de seguro que cubre distintos tipos de riesgos. Un ejemplo podría ser la modalidad de seguro de hogar que cubre tanto la propiedad como el contenido, además de, por ejemplo, objetos específicos como consolas, patinetes y bicicletas eléctricas y hasta seres vivos, como las mascotas.

Presentismo, presentista

El presentismo es el fenómeno laboral que define a aquellos trabajadores que están presentes en el trabajo, pero no son productivos. Por extensión, presentista es aquella persona que realiza el presentismo en su puesto.

En la actual tesitura pandémica, muchos expertos ven un incentivo para implantar el teletrabajo de forma permanente y erradicar, de este modo, la cultura del presentismo.

Refinanciar

Práctica que tiene por objeto volver a financiar una deuda preexistente y revisar y actualizar las condiciones previamente acordadas.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

Guita, pasta, pavos: ¿por qué llamamos así al dinero?

Cultura de banca

18/01/2021

En el argot popular, el término “dinero” tiene todo un arsenal de sinónimos curiosos, graciosos e incluso estrafalarios. Repasamos algunos de estos ‘palabros’ y su origen.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Nombres sinónimos del dinero

Nombres sinónimos del dinero

Blanca

Aunque solo se utilice en la locución “estar sin blanca”, este término también es, obviamente, sinónimo de dinero. Su origen se remonta al siglo XIV, cuando se acuñó una moneda llamada Blanca del Agnus Dei, hecha de plata y cobre y de aspecto blanquecino. Con el tiempo se fue devaluando hasta tener un valor tan bajo que pasó a usarse como sinónimo de estar en la ruina. Y así sigue siendo.

Calderilla y chatarra

Es bastante fácil adivinar cómo las monedas de menor importe han evolucionado hasta ser llamadas así. ‘Calderilla’ se debe al material con el que se producían las calderas entre los siglos XVII y XVIII: el cobre, que era también el utilizado para las monedas de escaso valor. En cuanto a ‘chatarra’, tampoco deja lugar para mucho misterio: es una clara referencia al metal viejo y que no tiene ninguna importancia monetaria ya.

Duro

El real de a ocho y sus imitaciones fue conocido entre los españoles como el ‘peso’, que a menudo se acompañaba de dos adjetivos: fuerte y duro. Mientras que en América tenía éxito la palabra peso, en España poco a poco se fue conociendo esta moneda como duro.

Por otro lado, quien haya convivido con la peseta, sabrá que el duro se refería al conjunto de 5 pesetas y a la moneda (o billete) que lo representaba.

Guita

No es posible encontrar una etimología clara y definitiva, pero las dos primeras acepciones recogidas por la RAE en el Diccionario de la Lengua Española parecen dejarlo bastante claro. La primera es que la guita es una cuerda fina de cáñamo, como las que antiguamente se utilizaban para cerrar las bolsas que contenían las monedas. La segunda es “Caudal, hacienda, bien”. Por tanto, generalmente, se asume que simplemente haya evolucionado hasta convertirse en un símil.

Kilos

La expresión ‘kilos es, quizá, la más curiosa de este grupo, en el sentido literal. Su creación se debe a la curiosidad del torero Manuel Benítez, El Cordobés, quien pesó mil billetes de pesetas y descubrió que ese millón pesaba un kilo.

Parné

No tiene mucho secreto: “parné” es una palabra del caló, una variante del romaní que hablan los colectivos gitanos de España, Francia y Portugal. Probablemente no lo sepas, pero lista de palabras que en castellano se han adoptado es considerable, y te sorprenderá saber que entre ellas se encuentran “chachi”, “paripé” o “chaval”.

Pasta

El origen de este sinónimo tan extendido para referirse al dinero contante como para aludir a una ingente cantidad de este es en realidad muy sencillo y esconde pocos secretos. En la antigüedad las monedas se realizaban de forma manual y los artesanos, coloquialmente, se referían a la “pasta” para indicar la porción de metales fundidos destinada a este fin.

Pavos

Lo cierto es que la proveniencia de este término sigue siendo poco clara, pero las teorías remiten de algún modo al mismo punto de partida. Es comúnmente aceptado que todo se debe a la traducción de las películas estadounidenses, en las que, coloquialmente, se refieren al dólar como “buck”, que significa “ciervo”. A partir de ahí, las teorías se bifurcan: algunos opinan que se debe a los dobladores, a quienes parecía una traducción cacofónica, mientras otros sostienen que es a causa de que en la década de los 30 y 40 se utilizaba una moneda de 5 pesetas, que era el precio de un pavo en el mercado.

Pelas

Queridos centennials, “pelas” no fue otra cosa que el apodo que los españoles, arbitrariamente, le pusieron a la antigua moneda de nuestro país: la peseta.

Perras

Otro mote que sigue vigente incluso después de la adopción del euro es “perras”. Este se puso de moda alrededor de 1870, cuando en España circulaban monedas de 5 y 10 céntimos que portaban la figura de un león cuya factura dio lugar a que la población empezara a llamarlas perras. De ahí también proceden las expresiones “perra chica” y “perra gorda”.

Plata

Aunque en España no es muy frecuente, la exitosa serie Narcos la puso en boca de muchos por la tan característica frase de Pablo Escobar en la serie: “plata o plomo”. Por supuesto, estamos ante otra sinécdoque, ya que en la antigüedad las monedas se acuñaban principalmente en este material. Como curiosidad, en francés el dinero se llama literalmente “plata” (“argent”).

3

3 comentarios

18 de enero de 2021 a las 15:11Antonio Ramón Yudici Rosell
Pienso que se les ha olvidado "chapa", pues recuerdo la frase: "total, por cuatro chapas” (¿no te lo compras? o es barato).
18 de enero de 2021 a las 11:05Marta
Muy interesante, siempre viene bien un poco de cultura general.
18 de enero de 2021 a las 08:22Rogelio Carrera
Curioso e interesante, y bastante evocador el recordar algunas denominaciones ahora menos empleadas cuyo origen fue la sabiduría popular. Gracias por compartirlo.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

Tiempos inéditos, momentos de reformulación

Estudios y análisis

15/01/2021

El año 2020 constituyó una anomalía en el comportamiento del ciclo económico. Sin solución de continuidad experimentamos la recesión económica más intensa y corta de las últimas décadas, la mayor respuesta de política económica de la historia y una recuperación sin parangón de los mercados financieros tras la abrupta corrección inicial de febrero y marzo.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Tiempos inéditos momentos de reformulación

Tiempos inéditos momentos de reformulación

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Por tanto, en poco más de nueve meses pasamos por todas las fases de un ciclo de negocios, mientras se fueron ampliando las asimetrías en los efectos de la crisis, tanto por países y regiones, como por sectores. En este contexto, a la vez que aprendíamos a convivir con la incertidumbre, se aceleraban tendencias que ahora nos parecen difícilmente reversibles, como el teletrabajo, la digitalización de los procesos de producción o la transición energética. De la misma forma que volvían a ponerse en valor la importancia de los programas de investigación y se ponían en tela de juicio algunos de los cimientos del modelo de crecimiento mundial de las últimas décadas, como la globalización, la austeridad en el manejo de las cuentas públicas o la estricta separación entre política monetaria y fiscal.

La sensación, parafraseando a Bertolt Brecht, es que estamos en un momento en el que lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer. Y, por tanto, es difícil anticipar como terminará el proceso destrucción creativa propio de todas las crisis económicas, sobre todo, porque es pronto para poder discriminar entre cambios temporales y permanentes en los hábitos y patrones de comportamiento de los agentes. Mientras, en esta coyuntura, la política económica trata de adaptarse a la nueva realidad. Empezando por la política monetaria que, a ambos lados del Atlántico, está en pleno proceso de reformulación de su estrategia; reflejando el deseo de los bancos centrales de pasar página y acomodarse a una realidad muy diferente a la de la década de los ochenta y noventa, cuando los rescoldos de los "shocks" del petróleo todavía estaban muy presentes. El convencimiento de que ahora los problemas son diferentes, mucho más parecidos a la glaciación en la que está inmersa la economía japonesa desde principios de la década de los 90, es la justificación a ese giro que está experimentando la política monetaria en los últimos tiempos. En esta ocasión, apoyada de manera firme por una política fiscal que, a través de los programas de inversión pública, puede ayudar a elevar el nivel de los tipos de interés naturales (o de equilibrio), principal limitación a la que se enfrentan los bancos centrales en el corto plazo.

Esta vuelta de tuerca está siendo digerida por los mercados financieros sin pestañear, al mantener su apuesta por un proceso de reflación (más crecimiento e inflación), aprovechando la red de seguridad que supone la presencia de algo muy parecido a la "Greenspan put" y, por tanto, apoyados por la confianza en la capacidad de los bancos centrales de mantener intervenida la curva de tipos de interés durante el tiempo que sea necesario. Lo que explicaría buena parte de la disociación entre el comportamiento de la economía real y la economía financiera de los últimos tiempos. En todo caso, un equilibrio sustentado en la certidumbre de que la combinación actual de política económica no terminará provocando más que un aumento controlado de la inflación que, además, contribuirá a licuar de forma controlada los elevadísimos niveles de endeudamiento con los que deberemos convivir en el medio plazo. Sin embargo, la confianza no está reñida con la precaución, pues la subida de la rentabilidad del bono americano hasta el 1,2% esta semana (0,5% en agosto) viene explicada por el aumento de las expectativas de inflación descontadas por los mercados hasta niveles superiores al 2% por primera vez desde 2018. Es cierto que, en promedio, el IPC en EEUU creció un 1,2% durante el año 2020, el menor registro desde el 2015 y 0,6 p.p. inferior al 2019, mientras las lecturas subyacentes (sin los componentes más volátiles de la cesta) siguen contenidas en la zona del 1,6%. Pero ajustado por efectos estacionales, el precio de la cesta de consumo aumentó un 0,4% mensual en diciembre, el mayor avance desde el verano, cuando la reapertura de la economía y el repunte de la demanda presionaban los precios al alza. Y, en esta coyuntura, el mercado empieza a desconfiar de posibles sorpresas al alza, tanto por efectos transitorios (ajuste de los pesos de los componentes en enero y efectos de base positivos en la primavera), como por el eventual repunte en la demanda que significará una política fiscal más expansiva y cierta presión que se empieza a detectar en los salarios.

Habrá que esperar un tiempo para ver si estos temores son infundados, pero mientras tanto, hemos iniciado el año con "emociones diversas" que impiden anticipar, a corto plazo, una ruptura de las inercias que arrastrábamos a finales de 2020. Es cierto que ha habido noticias muy positivas, como el acuerdo de Brexit entre el Reino Unido y la UE, la aprobación del nuevo paquete fiscal en EEUU en diciembre (con uno nuevo en la recamara) o el control de las Cámaras por los demócratas, que también explicaría en buena parte la subida de los bonos antes comentada. Pero todo lo anterior ha quedado diluido por los efectos de la tercera ola de la pandemia (aunque la sensibilidad de la economía a las restricciones va disminuyendo) y por la sensación de que restañar las heridas de la división política en EEUU va a ser muy complicado. El margen demócrata es muy estrecho, especialmente en el Senado, donde el 50/50 hace muy difícil conseguir los 60 votos que se necesitan para muchas decisiones de calado (no el ámbito presupuestario, pero sí en regulación). Aunque no parece que vaya a ser necesario para aprobar la mayor parte del nuevo plan de estímulos anunciado por Biden que, en su primera versión asciende a 1,9 billones de dólares (9% del PIB) e incluye, desde una nueva ronda de cheques a las familias (1.400 dólares por adulto), hasta una extensión del suplemento federal de ayudas por desempleo (400 dólares por semana) hasta septiembre, pasando por un aumento de las partidas de gasto sanitario e, incluso, una subida del salario mínimo hasta 15 dólares a la hora. En total, podríamos estar hablando de un impulso al PIB de 4 puntos porcentuales repartidos entre 2021 y 2022.

Finalmente, en Europa la impresión es que seguimos donde lo dejamos en el mes de diciembre, con la región inmersa en la tercera ola de la pandemia y donde, tras el crecimiento negativo en el cuarto trimestre de 2020, la sensación es que la actividad volverá a decrecer de enero a marzo. El consuelo es que las expectativas positivas para el segundo semestre siguen vigentes, apoyadas en la eficacia de las vacunas, la solidez que siguen mostrando las economías de China y EEUU y el plan de recuperación de la UE. Aunque todos somos conscientes de que los ritmos de vacunación serán la clave, especialmente para países como el nuestro, muy dependientes de la temporada turística de verano. De momento, con los datos que se empiezan a conocer, hasta el momento, sólo los ritmos de vacunación de Israel (23,9% de la población) y de EAU (15,6%) permitirían alcanzar la inmunidad de grupo en el tercer trimestre del año.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

Mi banco se fusiona: ¿qué pasa con mi plan de pensiones?

Cultura de banca

13/01/2021

Los planes de pensiones en España alcanzaron un patrimonio de 118.324 millones de euros a cierre de 2019, según el informe Pension Funds in Europe elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Esta cifra equivale el 9,5% del PIB español, un porcentaje muy inferior a la media europea.

Tiempo de lectura: 3 minutos

En total, el 16,2% de los españoles cuenta con un plan de pensiones, lo que equivale a unos 7,5 millones de cuentas de partícipes, según el Informe Planes de Pensiones Individuales por CC AA y provincias, elaborado por Inverco.

A pesar de la reducción fiscal del límite de aportaciones recogida en los Presupuestos Generales del Estado para 2021, el 75% de las gestoras de planes de pensiones cree que en 2020 el volumen de aportaciones netas será igual o superior a los 1.167 millones de euros del año pasado.

Ante las operaciones de fusión que se están produciendo en el sector financiero español, te ofrecemos unas pinceladas de cómo podría afectar este tipo de operación a los planes de pensiones, cambios que serán graduales y de los que tu banco debe informarte con antelación.

No tendrás que realizar ningún trámite específico:

  • Hasta que la fusión no sea efectiva, tu plan de pensiones mantendrá las mismas condiciones.
  • Podrás continuar realizando la operativa habitual en los canales habilitados por tu banco actual, ya sea en las oficinas físicas o en la banca online.

Cuando la fusión sea efectiva, es posible que el banco resultante realice una reordenación del catálogo de planes de pensiones a comercializar para evitar duplicidad de productos.

Cualquier modificación de tu plan de pensiones, ya sea la relativa a la denominación, a las condiciones económicas o a su terminación y liquidación, para su integración en otro plan de pensiones, será convenientemente comunicada. La operación de fusión en ningún caso comportará modificaciones a efectos fiscales.

Permanece atento a las comunicaciones de tu banco, ya que en caso de cambio de condiciones, la entidad deberá avisar de las mismas con antelación suficiente, según recoge el portal del cliente bancario del Banco de España.

Si tienes más dudas sobre el futuro de tus productos financieros ante un escenario de fusión bancaria puedes consultar los siguientes posts:

Fusión banco planes pensiones

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

La metamorfosis de los negocios para sobrevivir a la COVID-19

Cultura de banca

12/01/2021

Las discotecas que ofrecen comida no son las únicas que se han reinventado para sobrevivir a la crisis de la COVID. Te contamos cómo se están transformando los negocios.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cenar en una discoteca y conciertos de rock en teatros

Cenar en una discoteca y conciertos de rock en teatros

Durante los momentos más duros de la pandemia, nos llegaron noticias, que en aquel entonces pudieron parecernos poco más que anecdóticas, de empresas que se estaban dedicando a una producción que no era la propia. Fue el caso de destilerías, que arrimaron el hombro para ayudar en la rotura de stock de etanol y geles hidroalcohólicos, o de empresas textiles que fabricaron mascarillas y equipos de protección individual y hasta se convirtieron en mensajería para importar materiales.

Pero los meses han ido pasando y algunos sectores han resultado tan castigados por la pandemia que no han podido apenas reanudar sus actividades. Entre ellos, el turismo y la hostelería, que a finales de octubre registraba un 65% de los establecimientos cerrados. Cifras en aumento debido a las restricciones en las comunidades autónomas en función de las necesidades para frenar la curva de contagios.

De este modo, y ante la imposibilidad de trazar un plan a corto ni a largo plazo, algunos hoteles, por ejemplo, se están reinventando. Los llaman "hoteles híbridos" y aprovechan el aumento del teletrabajo y la incomodidad que muchos españoles han encontrado en sus hogares para poder llevar a cabo sus tareas profesionales.

¿Cómo? Se transforman en espacios de coworking, o lo que es lo mismo, ambientes laborales compartidos para aquellas personas que no disponen de una oficina propia. Así, ciertos hoteles están transformando sus habitaciones en oficinas compartidas o individuales, y su mayor diferencia estriba en que la duración de sus alquileres suele ser más flexibles e inferior respecto a los coworking al uso, tratándose de días en lugar de semanas o meses.

En concreto, Canarias parece estar viviendo un verdadero boom: su situación positiva en lo que concierne al coronavirus por los bajos contagios, en conjunto con un clima seductor, están atrayendo a muchos teletrabajadores a trasladarse allí. Tanto que, según reporta 20minutos, el Gobierno canario habría puesto en marcha un plan para reclutar unas 30.000 personas para hacer frente a este nuevo flujo de turismo laboral.

Por su parte, los alojamientos más pequeños, como los hostales o los hoteles boutique, que no disponen de la infraestructura apta para el coworking, también han encontrado su alternativa y se lanzan a alquilar sus habitaciones como viviendas.

Pero los hoteles no son los únicos. El sector de la restauración y del ocio nocturno también le ha dado una vuelta a su modelo de negocio.

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, para darles un poco de oxígeno a los bares de copas y a las discotecas, se aprobó el pasado 15 de octubre una medida extraordinaria que permitía a estos establecimientos servir comida.

Así, tanto los locales con cocina propia como los que no disponen de ella pueden ofrecer un cóctel en horarios más tempranos, para, por un lado, aliviar la presión de este sector y, por otro, -salvando las distancias-, satisfacer la necesidad del consumidor de disfrutar de un local donde prime la música.

El espectáculo es otro de los grandes castigados por esta pandemia y estamos viendo cómo los teatros se reconvierten en salas de conciertos. Eso sí, el uso de la mascarilla es obligatorio durante toda la función y por esa razón no se puede consumir dentro del recinto.

Y siempre en el ámbito de la restauración, algunos locales, cuyo aforo per se limitado no le permite ser económicamente sostenible con las restricciones vigentes y a causa de la bajada del consumo, han optado por primera vez por ofrecer servicio a domicilio.

Pero también hay casos más drásticos, como los que recoge El Mundo en este artículo, en el que cuenta cómo un empresario que se dedicaba a la publicidad en puntos de venta tuvo que redirigir su actividad hacia la producción de mamparas protectoras. O el de una empresa de eventos que, al ver su actividad completamente paralizada, aprovechó su taller de carpintería, cerrajería y pintura para producir termómetros, nebulizadores de ozono y hasta arcos de desinfección.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú