Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Infografía

Smart Cities: cuánto cuestan y cómo se crean

Cultura de banca

07/11/2018

Mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y lograr ciudades eficientes son los principales objetivos de las Smart Cities. Así lo asegura el Informe sobre la tendencia inteligente de las ciudades en España. La tecnología y las TIC están transformando las ciudades, que intentan ser sostenibles con el medioambiente y ofrecer una solución a los principales problemas que atacan a las grandes urbes, como el exceso de vehículos o la contaminación.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bajo la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), se encuentran las Smart Cities españolas, un total de 81. Muchas de ellas, como Barcelona, Madrid o Málaga, están adaptando mejoras tecnológicas que les permiten ser más eficientes. La inclusión de estas novedades sitúa a España como uno de los países de referencia en este ámbito.

Alumbrado inteligente, sensores de aparcamiento, zonas verdes, uso de energías renovables o edificios eficientes son algunos de los cambios que implantarán y ya están implantando muchas ciudades españolas. Sin embargo, llegar a tener una Smart City no es algo sencillo, ni mucho menos barato.

¿Cuánto cuesta crear una Smart City?

La inversión mundial en ciudades inteligentes es cada vez mayor. El gasto en 2018 superará los 66.300 millones de euros, según recoge esmartcity.es. Además, se espera que este presupuesto vaya aumentando progresivamente hasta alcanzar los 112.000 millones de euros en 2021.

Por su parte, los ayuntamientos españoles con más de 200.000 habitantes están destinando entre veinte y cuarenta millones de euros a transformar sus municipios en ciudades del futuro, como indica el informe ‘Hacia la Ciudad 4.0', elaborado por Siemens y KPMG.

La creación de Smart Cities es costosa, sí. Los proyectos tienen detrás un gran trabajo y una gran inversión. Sin embargo, este gasto se recupera y además de la mejor manera posible, ya que estas novedades servirán para mejorar la calidad de vida, comodidad, seguridad y sostenibilidad de sus habitantes.  

El plazo para recuperar la inversión inicial se sitúa entre unos cinco y diez años, según consta en el espacio Corriente Eléctrica de Renault, que explica que las ciudades pueden llegar a ahorrar en sus gastos entre un 20% y un 60%. Esta reducción no solo afecta al desembolso en transporte o consumo energético y al alumbrado público, que puede reducirse un 50%, sino que también disminuye el impacto medioambiental.

El sector privado financia las Smart Cities

Muchas empresas del sector privado ven en las ciudades inteligentes una inversión segura, y por ello, destinan parte de sus beneficios a que estas lleven a cabo sus proyectos de mejora. España cuenta con 6.210 millones de euros de empresas privadas para invertir en las ciudades del futuro, como destaca el informe Smart Start, elaborado por Siemens Financial Services.

Las empresas que dedican su actividad a la eficiencia energética son las que más apoyan económicamente la transformación de las ciudades. Estas compañías conocen de primera mano la manera de utilizar los recursos para reducir los gastos operativos y generar ingresos. Además, asesoran a los ayuntamientos a la hora de gestionar el uso de las energías y favorecer su ahorro y eficiencia.

¿Cómo convertirse en una Smart City?

El objetivo de las ciudades inteligentes es hacer lugares "más sostenibles, habitables y, especialmente, eficientes", como afirma el Informe sobre la tendencia inteligente de las ciudades en España. Para alcanzar estas metas, es importante tener en cuenta seis ámbitos:

  • Economía: crear un sistema económico online. Es decir, la mayor parte de las compras de los ciudadanos se realizan vía internet. De esta manera, los individuos ahorran tiempo y pueden conseguir productos que hace unos años era impensable tener.
  • Medioambiente: la sostenibilidad del medioambiente es una de las bases de las Smart Cities. Saber utilizar los recursos de manera adecuada no solo ayuda a cuidar lo que nos rodea, sino que permite a los ayuntamientos ahorrar dinero.
  • Gobernanza: las administraciones públicas pasan a ser e-administraciones. Una ciudad inteligente sabe los proyectos de su gobierno y todos los pasos que da, gracias a una gestión transparente.
  • Estilo de vida: los edificios cambian, son más eficientes, seguros y cómodos para sus habitantes. De esta manera, las Smart Cities mejoran la calidad de vida y la salud de los ciudadanos.
  • Movilidad: las ciudades del futuro tienen menos problemas de movilidad. Los atascos y la contaminación resultante de los vehículos disminuye. Además, cuentan con vehículos eléctricos y sistemas para conocer el estado del tráfico, así como señalizadores para encontrar aparcamiento.
  • Personas: las ciudades se crean para las personas. Sin el apoyo de estas, las ciudades inteligentes no tendrían futuro. Tener en cuenta las opiniones e ideas de los ciudadanos es uno de los puntos más importantes en los inicios de una Smart City.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú