Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

¿Sabes que puedes heredar las redes sociales de tu tía abuela?

Cultura de banca

02/11/2017

¿Has pensado alguna vez cómo te verán tus descendientes después de toda una vida 2.0?

Herencia Digital

Herencia Digital

Inevitablemente, cuando hablamos de herencia y testamento pensamos en elementos materiales de valor, ya sea económico o sentimental, pero hoy en día, el uso cada vez más extendido de internet y las nuevas tecnologías nos hace tener presente un nuevo concepto: la herencia digital.

Toda aquella actividad digital que hemos generado a lo largo de nuestra vida no desaparece tras nuestra muerte, ya que la extinción de la identidad física no significa la extinción de la identidad digital. Por tanto, debemos tener presente qué queremos que ocurra con nuestro mundo virtual cuando nosotros ya no estemos.

La herencia digital está constituida por nuestros correos electrónicos, la información que tenemos en las aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales, biblioteca, música y otras obras de arte guardadas en formato digital (ebooks, imágenes protegidas con derechos de autor...), almacenamiento de archivos en la nube, cuentas con bitcoins y dinero en webs de apuestas online, etc...

Nuestra huella digital está al alcance de cualquiera y nos sobrevivirá constituyendo un verdadero legado vital en formato digital. Es importante empezar a pensar en la información que queremos que perdure como nuestro legado y cuál deseamos que desaparezca.

Algunas redes sociales y servicios de internet ya ofrecen en la actualidad la posibilidad de gestionar y prever qué queremos hacer con nuestra información y perfiles cuando ya no estemos. Entre ellos:

¿Podemos decidir qué información queremos conservar y cuál no?

Imaginemos que queremos que nuestro legado digital perdure, o al menos, parte de él. ¿Qué podemos hacer?

Nos podemos acoger al derecho al olvido que impide la difusión de información personal a través de internet cuando esté obsoleta, no tenga relevancia, ni sea de interés público. Este derecho nos permite decidir sobre la información que nos concierne y poder eliminar aquella que cumpla con los requisitos para desaparecer de los buscadores.

El derecho al olvido también contempla la posibilidad de que puedan ser los familiares quienes ejerzan este derecho en nombre del fallecido.

Para poder ejercer el derecho al olvido debemos dirigirnos en primer lugar a la entidad que trata los datos que queremos eliminar, como los buscadores, los cuales, o al menos los mayoritarios, han habilitado los formularios correspondientes (Google, Bing o Yahoo ) para recibir las solicitudes. Si no obtenemos respuesta o esta no nos resulta satisfactoria, siempre podemos reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos la tutela de este derecho frente al responsable. 

Hay empresas que ya ofrecen servicios de gestión de voluntad digital y herencia digital. Mediante un testamento validado por notario, quien contrate sus servicios puede manifestar anticipadamente su voluntad respecto al tipo de contenidos que quiere que perduren. Asimismo, y sin necesidad de acudir a empresas especializadas, podemos contemplar esta posibilidad junto con el resto de nuestros derechos y obligaciones por vía testamentaria.

Para poder gestionar la voluntad de una persona sobre sus activos digitales se deben establecer herederos o nombrar un albacea administrador que cumpla con lo establecido por el usuario (cierre de cuentas, creación de perfiles conmemorativos, etc...).

Dentro de las singularidades que ofrece la red, tenemos la opción de despedirnos digitalmente. Existen empresas que gestionan estas "despedidas digitales" que pueden realizarse a través de un vídeo personal, un mensaje póstumo enviado por correo electrónico a los destinatarios elegidos, un post o biografía digital con los mejores recuerdos para conservar en la red o un último mensaje en redes sociales.

La ley y la herencia digital

A nivel legal, solamente Francia y Estados Unidos tienen una legislación al respecto. En España, el Consejo de Gobierno de la Generalidad de Cataluña aprobó en junio un proyecto de ley de voluntades digitales que permitirá designar a los herederos del patrimonio digital tras el fallecimiento del titular del mismo y la futura creación de un registro de voluntades digitales. El heredero o herederos digitales, tendrán la posibilidad de decidir sobre los activos digitales derivados de la actividad del fallecido en entornos digitales.

Hay que tener en cuenta que existen activos digitales con valor económico o monetizables, como un canal de YouTube con cientos de seguidores, una marca personal, e-books, saldos positivos en E-Bay o Pay-Pal, derechos de imagen, derechos de autor y propiedad intelectual, webs y blogs con determinado tráfico e ingresos en publicidad, etc... que forman parte de la herencia digital, por lo que se hace necesaria la existencia de formas legales que permitan nombrar herederos y gestionar los activos digitales.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú