Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Rescatar a Bankia fue una buena decisión

Tiempo de lectura: 8 minutos

Leer más tarde Artículo José Ignacio Goirigolzarri

José Ignacio Goirigolzarri

Publicado el 27 de noviembre de 2017 a las 07:00 por José Ignacio Goirigolzarri

El próximo martes Bankia cumplirá su quinto aniversario desde que se aprobó el plan de reestructuración y presentamos nuestro primer plan estratégico. Han sido cinco años complejos, en los que hemos tenido que tomar decisiones difíciles, y en ocasiones dolorosas, para convertirnos en lo que hoy somos: uno de los mayores grupos financieros de España, líder en eficiencia y también en solvencia.  

En todo este tiempo hemos trabajado duro, y así seguiremos haciéndolo, guiados por el único propósito de generar el máximo valor para nuestros accionistas y el resto de grupos con los que nos relacionamos. Sabemos que solo de esta forma conseguiremos devolver las ayudas y la confianza que recibimos de todos los contribuyentes. De toda la sociedad.   

El trabajo realizado nos ha permitido avanzar en el proceso de devolución de ayudas y, hasta la fecha, hemos generado para el Estado un total de 1.838 millones de euros en una operación de desinversión y en la distribución de dividendos con cargo a los beneficios de Bankia. No hay que olvidar, además, los cerca de 5.000 millones de euros que Bankia ha devuelto a preferentistas y accionistas minoritarios que acudieron a la salida a Bolsa del banco, y que Bankia vale hoy en Bolsa más de 11.500 millones de euros, de los que alrededor de 7.700 millones siguen aún estando en manos del Estado.

Dejar caer al banco, ¿una buena solución?

Cada uno de los aniversarios, que en Bankia celebramos con orgullo por la transformación que ha supuesto para el banco, se vuelve a poner en el debate público la cuestión de la devolución de ayudas de la banca. O, dicho de otra forma, si con la visión de hoy todavía sigue estando justificado el rescate financiero que necesitaron algunas entidades españolas. Como ocurre con la mayoría de cuestiones complejas que nos rodean, no es fácil ni justo responder con un simple Sí o No y, por ello, me gustaría utilizar este canal para compartir algunas reflexiones acerca de lo que ha significado el rescate de Bankia y lo que hubiera pasado de no haber ocurrido.

Si queremos llegar a comprender realmente el proceso por el que las ayudas fueron recibidas por la banca, el punto de partida quizá está en entender por qué se rescata un banco y a quién se rescata.

Muchos han cuestionado -y lo siguen haciendo- que las ayudas fueron dirigidas a salvar a los banqueros, a los accionistas y a los empleados del banco. Sin embargo, nada de esto sucedió: el salvamento no benefició a los consejeros de Bankia, que fueron cesados sin recibir ninguna indemnización e, igualmente, el banco eliminó alrededor de 800 puestos de consejeros de la enorme red de filiales que se heredó del pasado, sustituyéndolos por profesionales del banco, con el consiguiente ahorro de siete millones de euros anuales en dietas.

Tampoco fueron rescatados los accionistas, que perdieron tristemente todo su capital invertido. Y de ninguna manera el rescate fue destinado a proteger a los empleados del banco que, desgraciadamente, tuvieron que sufrir un doloroso ajuste con una drástica reducción de la plantilla y de sus condiciones económicas.

Así que, el plan de rescate de Bankia se diseñó con el único y legítimo propósito de salvar a las personas. A los depositantes del banco que, como todo el mundo sabe, tienen un seguro sobre los primeros 100.000 euros depositados en cualquier banco, bajo el sistema de protección del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Si Bankia no hubiera sido rescatada, este fondo habría tenido que hacer frente a 60.580 millones de euros de los depositantes de la entidad, cantidad que supone prácticamente el triple del dinero público que efectivamente se inyectó en Bankia (22.424 millones de euros), importe que en aquel momento no tenía el FGD.

¿Quién hubiese aportado ese dinero?

¿Y qué hubiera pasado con el resto de depósitos por valor de más de 52.000 millones que no estaban cubiertos por el Fondo? Lo hubieran perdido todo.

Dejar caer a Bankia hubiese significado también la extinción de más de 21.000 puestos de trabajo, con el impacto directo e indirecto que ello hubiera significado en términos de consumo, recaudación tributaria, cotizaciones sociales y, en definitiva, dinamismo de la economía.

Hay quien ha argumentado que muchos de estos impactos provocados al dejar caer a Bankia se hubiesen mitigado con la propia liquidación de la entidad. Frente a esta argumentación hay dos aspectos que se deben considerar.

El primero es que la liquidación de un banco del tamaño de Bankia hubiera generado una gran inestabilidad en todo el sistema. Esta es la razón por la que no conozco ninguna experiencia de este tipo en un banco comercial de una dimensión relevante. Y si esto es así siempre, lo es especialmente en una situación de debilidad del sistema bancario como la que había entonces en España.

El segundo aspecto a considerar es la enorme dificultad de este tipo de operaciones. Efectivamente, la liquidación de un banco de estas características significa una enorme pérdida de valor y exige unos niveles de liquidez adicionales que es difícil saber quién los iba a proveer.

El impacto en la economía

La cuestión de si fue oportuno o no el rescate también debe abordarse desde un punto de vista macroeconómico. En el momento del rescate, la prima de riesgo de España -la diferencia entre el coste de financiación de un país respecto a otro considerado libre de riesgo, en este caso Alemania- cotizaba por encima de los 600 puntos. Por aquel entonces ese elevado coste de financiación estaba asociado a la incertidumbre sobre la salud del sistema financiero español y, en este sentido, el paso de los años y la evolución de este indicador ha demostrado la oportunidad y acierto del plan de salvamento. Y, aunque el descenso de la prima de riesgo no se justifica únicamente por la mejora del sistema bancario, éste fue (y sigue siendo) clave en su evolución. Nuestra prima de riesgo hoy oscila en los entornos de 110/120 puntos básicos.

Es importante subrayar que la prima de riesgo no es un concepto etéreo, sino que afecta de manera directa a los ciudadanos desde, al menos, dos perspectivas.

Por un lado, fija el coste de financiación de un país, es decir, lo que pagamos en intereses a través de nuestros impuestos. Por cada reducción de 100 puntos básicos de la prima, los contribuyentes españoles nos ahorramos alrededor de 10.000 millones de euros anuales en el pago de intereses, lo que supone que en dos años se consigue compensar el importe de las ayudas públicas inyectado a Bankia. ¿Qué hubiera pasado con la prima de riesgo si no se hubiera rescatado al sistema financiero español? ¿Cuál hubiera sido el coste final para el contribuyente?

Por otro lado, el aumento del coste de financiación de un país tiene una repercusión directa en el coste de financiación de sus empresas y ciudadanos. A finales de 2012, el interés medio que pagaba una pyme española por un crédito de hasta un millón de euros era del 5,1%, frente al 2,9% que pagaban las empresas de países como Alemania, Austria u Holanda, según los datos del Banco de España. Hoy las pequeñas empresas españolas pagan unos intereses inferiores a las alemanas (2,5% vs 2,6%), lo que resulta clave para su competitividad. Y similares reflexiones caben aplicar a la financiación para la compra de viviendas, donde los españoles tenemos hoy las segundas hipotecas más baratas de Europa tras las finlandesas.

Seguir creando valor

Estos son los contrafactuales a los que nos enfrentamos a la hora de analizar el rescate de la banca en España.

El rescate a Bankia tuvo, por tanto, unos efectos directos en la actividad del propio banco, en la economía española y en sus ciudadanos que deben tenerse en cuenta a la hora de abordar este complejo debate. Garantizar la existencia del banco con aquella decisión ha significado mantener el empleo de 13.500 personas, dando continuidad a una actividad que solo en el último año ha tenido una contribución al PIB español de más de 4.600 millones.

Y ha permitido también mantener un competidor en el sector financiero español que sirve a las familias y empresas con una oferta más diversificada y equilibrada para apoyar el crecimiento de nuestra economía.

La cuestión del rescate, por lo tanto, no debe abordarse como un juego de suma cero. Todos los factores que he descrito deben llevarnos a la reflexión de que el de Bankia ha sido positivo para la economía española y sus ciudadanos. O que, al menos, su no rescate hubiera supuesto una factura mucho más alta y dolorosa para todos.

Bankia es hoy una entidad completamente distinta de la que apeló a la solidaridad y apoyo de todos los contribuyentes. Hemos trabajado y continuamos trabajando para generar el máximo valor y aumentar todo lo posible la devolución de ayudas. Pero, con independencia del saldo final que resulte de la completa privatización, el rescate a este banco solo puede entenderse como una decisión positiva para España. Sigamos trabajando. 

11 comentarios

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Política de protección de datos

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicará lo/s comentario/s. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, cancelación y oposición que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "LOPD-derechos ARCO".

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

11 comentarios

12 de diciembre de 2017 a las 15:46Rafael
Estoy totalmente de acuerdo con el análisis que hace el presidente de Bankia y sinceramente creo que la gestión que él y su equipo están realizando es excelente y los resultados hablan por sí solos. Desgraciadamente la fecha límite de fin del 2019 para que el Estado venda su participación no me parece bien. Si la gestión del actual equipo de Bankia continúa en la senda actual, el valor de la acción de Bankia subirá después de 2019 hasta cotas que hubieran permitido al Estado recuperar el total de las ayudas. Este límite de 2019 obligará al Estado a deshacerse de un paquete importante de acciones sobre los que sus compradores tendrán una buena expectativa de plusvalías. Personalmente, hubiera preferido que el Estado no tuviese que vender con fecha marcada (no es bueno para el mercado ni para las arcas públicas), pero como parece que no puede ser, yo por mi parte acudiré a comprar acciones de las que se desprenda el Estado.
12 de diciembre de 2017 a las 10:31Luis Fernando López Expósito
Sumadas las cifras (22.500) del rescate, y restado el impacto económico (ahorradores, empleados, prima de riesgo, efecto dominó de otras entidades...) que podía haber supuesto, creo que la factura para el Estado ha sido incluso barata. Ahora toca seguir generando valor y conseguir que la acción suba ese 150% para que la deuda quede saldada con todos los españoles. Seguimos trabajando en ello.
08 de diciembre de 2017 a las 02:23Andres
Una pequeña parte de la población está 100% de acuerdo con estas explicaciones y en el rescate. Sin éste hubiésemos llegado a una situación catastrófica para todo el sistema según estaban las cosas cuando nadie daba (ni siquiera prestaba) un duro por nosotros. Estos argumentos se han difundido vagamente en los medios de comunicación. Al revés. Muchos de estos medios y ciertos "líderes" conocedores del analfabetismo sobre Economía de buena parte de la ciudadanía lo han aprovechado muy bien. Lo de "han rescatado a los bancos con el dinero de los pobres", en realidad fue que se rescató a las cajas que no eran bancos, si no más bien chiringuitos de políticos y sindicatos. Ahora es cuando Bankia y las otras cajas son bancos de verdad.
28 de noviembre de 2017 a las 10:17María José Santana Guedes
Años de esfuerzo y sacrificio de todos que han dado su fruto. "Un barco a la deriva que llega a buen puerto gracias a un excelente capitán y una espectacular tripulación". Felicidades a todos.
27 de noviembre de 2017 a las 18:44Luis V. Pérez Gil
Por tanto, hoy tenemos orgullo de pertenencia a nuestro banco, sentimiento que se asienta en los valores que nos caracterizan y que defendemos y mantenemos cada día en nuestro puesto de trabajo, sea a pie de oficina, en servicios centrales apoyando la actividad comercial o en los puestos directivos, cada uno con su responsabilidad y solvencia profesional.
27 de noviembre de 2017 a las 17:09Manuel Alejandro Madueño
Esfuerzo, compromiso, entrega, sacrificio. Aquí están los resultados. Somos Bankia.
27 de noviembre de 2017 a las 17:00Manuel
Un buen resumen con perspectiva que pone en valor la gestión realizada y el gran esfuerzo de todos los compañeros de Bankia.
27 de noviembre de 2017 a las 11:27cajero malencarado
Buen profesional, mejor líder!!
27 de noviembre de 2017 a las 10:21JOSE ALVAREZ VEGA
Excelente resumen, no solamente se comenta Bankia, sino todo el sistema financiero. No era solo una entidad. Esta intervención ya se hace con una perspectiva de memoria histórica reciente, y su lectura, fuera del "calor y calentón " de aquellos comienzos de la crisis, es muy acertada.
27 de noviembre de 2017 a las 10:11gonzalo de francisco uriarte
Gran trabajo de todos los profesionales sin excepción. Ahora afrontamos otra etapa importante de la que nos sentiremos sin duda igualmente orgullosos.
27 de noviembre de 2017 a las 09:10JAVIER MOLINA
Una historia de muchos esfuerzos personales, trabajo y más trabajo de todos los estamentos del banco que nos hace sentirnos orgullosos de lo conseguido.
Cerrar menú