Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Vídeo

¿Qué son y qué regulan los aranceles?

Cultura de banca

30/05/2018

Los impactos de la prensa nos llegan casi como telegramas: China y Estados Unidos, guerra comercial, aranceles para más productos... Los titulares nuestros de cada día nos hablan de geopolítica en las páginas de economía. Y viceversa. Pero antes de llegar a la actualidad, probablemente convenga comenzar por aclarar algunos principios elementales.

Tiempo de lectura: 3 minutos

En esta guía básica encontrarás las respuestas que buscas sobre qué son, por qué existen, cómo se establecen y qué excepciones tienen los aranceles aduaneros.

¿Qué son los aranceles?

"Los derechos de aduana aplicados a las importaciones de mercancías se denominan aranceles". Esta es la definición que establece la Organización Mundial del Comercio.

Cuando un producto cruza una frontera tiene que pagar los aranceles aduaneros del país al que entra. Las mercancías pagan su entrada cada vez que acceden a un país.

¿Por qué existen los aranceles?

Son una de las medidas tributarias con más historia: desde el Neolítico, las sociedades que han mantenido relaciones comerciales también han puesto ciertos límites y condiciones a las mercancías que podían entrar en sus territorios. El argumento para hacerlo es la protección de la producción local: el tributo encarece la mercancía que llega del exterior, lo que proporciona ventaja en el mercado a las mercancías producidas en el mismo país.

Además, los aranceles suponen una fuente de ingresos importante para los estados, ya que es un impuesto de pago obligatorio: si no se abona, la mercancía no cruza la frontera.

¿Cómo se establecen?

Cada país fija sus aranceles de forma genérica en función de sus fortalezas económicas y las necesidades que tenga de importar productos. Además, pueden establecerse acuerdos bilaterales o entre varios estados para favorecer el comercio entre ellos.

De este modo, por ejemplo, la libre circulación de bienes y servicios, que es uno de los pilares de la UE, sería un acuerdo entre distintos estados para no aplicar límites arancelarios de ningún tipo entre ellos.

Pero hay acuerdos incluso de mayor envergadura: la Ronda Uruguay es un acuerdo de comercio multilateral ratificado en 1993 que terminó involucrando a 123 países y abarcando las condiciones de importación y exportación de innumerables productos: "desde los cepillos de dientes hasta las embarcaciones de recreo, desde los servicios bancarios hasta las telecomunicaciones, desde los genes del arroz silvestre hasta los tratamientos contra el SIDA", según explica la OMC.

¿Hay excepciones?

La importación supone introducir productos para su venta en un determinado país. Pero hay veces que el producto solo está de paso: un barco llega a Tenerife desde Barranquilla (Colombia) y descarga contenedores de café que luego otro carguero llevará hasta San Petersburgo. Para favorecer el transporte de mercancías se han creado en todo el mundo las llamadas zonas francas, que ya explicamos con detalle en este otro post.

¿Qué pasa con España?

Todos los países de la UE tienen una política común de aranceles que emana de los organismos comunitarios. "La unión aduanera es una zona única de comercio por la que circulan libremente todas las mercancías, tanto las producidas en la UE como las importadas".

La herramienta que se utiliza para la gestión arancelaria es el TARIC: "una base de datos multilingüe en la que están integradas todas las medidas relacionadas con el arancel aduanero y la legislación comercial y agrícola de la UE".

¿Y el conflicto entre China y EEUU?

Lo que está sucediendo es una escalada de aranceles: si tú me subes el impuesto a los plásticos, yo te incremento el de los tomates; pues si mis microprocesadores pagarán más, tu chatarra metálica también. No es ficción: China anunció a principios de abril nuevos aranceles para 128 productos estadounidenses en respuesta al aumento de impuestos que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha establecido para el acero y el aluminio chino. Este tipo de escenarios es lo que se conoce como guerra comercial.

¿Qué duración tendrá? ¿Qué consecuencias? ¿Ofrece oportunidades para la economía española o puede suponer un perjuicio? Habrá que esperar para ver los efectos de esta decisión.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú