Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

¿Qué le pasa a Japón?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Leer más tarde Artículo Economía Japón

Economía Japón

Publicado el 21 de febrero de 2020 a las 15:00 por José Ramón Díez Guijarro

Aunque se esperaba una fuerte caída del PIB en Japón en el cuarto trimestre, sorprendió su intensidad, pues la actividad se contrajo un 6,3% en términos anualizados, prácticamente duplicando las previsiones más negativas.

El ajuste de la producción ha tenido su origen en la subida del IVA del 8% al 10% en el mes de octubre, además de en las distorsiones en la oferta provocadas por los tifones que asolaron el centro del país en el mismo mes. El resultado ha sido un desplome del consumo privado (-2,9% trimestral), de la formación bruta de capital fijo (-2,6%) y de las importaciones (-2,6%). Por tanto, el enésimo intento del gobierno para intentar equilibrar las cuentas públicas (muy afectadas por el envejecimiento de la población) con subidas de la imposición indirecta ha terminado de la misma manera que los anteriores (1997, 2004). Esto pone de manifiesto que, también en economía, la repetición de experimentos bajo las mismas condiciones suele terminar produciendo los mismos resultados.

A corto plazo, los datos del primer semestre van a estar distorsionados por un cúmulo de factores, como los efectos del coronavirus en el turismo chino y en las cadenas de valor o la celebración de los Juegos Olímpicos en Tokyo durante el próximo verano. Pero la realidad es que, más allá de si la economía puede volver a entrar en una situación de recesión técnica en el primer trimestre de 2020, lo importante es que el país presenta una situación de "estancamiento secular" desde hace tres décadas, como refleja un crecimiento medio del 1% a lo largo de ese período de tiempo.

Por tanto, a estas alturas de la película ya se puede decir que las "tres flechas" del programa de revitalización económica puesto en marcha por Shinzo Abe en 2013 (flexibilización monetaria, política fiscal expansiva y reformas estructurales para impulsar la inversión privada) no han impactado en el centro de la diana, pues ni la actividad termina de recuperarse, ni la inflación se aproxima al objetivo del 2%. Probablemente, como comentábamos anteriormente, porque la combinación de política económica no ha sido muy diferente a la de otras ocasiones y, por tanto, no ha incidido en las deficiencias estructurales de un país que se terminan reflejando en el bajo crecimiento potencial.

De manera que la profesión económica sigue intentando desentrañar el enigma que supone el largo período de glaciación de la economía japonesa. En un principio, por la anomalía que suponía ese comportamiento, cuando la mayoría de las economías OCDE apenas estaban saliendo del período de estanflación de la década de los 70. Sin embargo, el descenso tendencial de los ritmos de crecimiento potenciales, la caída de los tipos de interés naturales, la dificultad de los bancos centrales para alcanzar, de forma estable, los objetivos de inflación o el progresivo envejecimiento de la población son algunas de las características que han presidido el comportamiento de buena parte de los países desarrollados desde la última crisis.

Por tanto, se repite, en mayor o menor medida, el desempeño de la economía japonesa en las últimas tres décadas. Así, ahora, el interés por analizar las características, causas y consecuencias del fenómeno económico llamado "japonización" se acrecienta, según el patrón de comportamiento de muchos países se empieza a parecer peligrosamente al japonés.

Medidas discutibles

La primera lección que se extrae del caso japonés es que, una vez que las expectativas de los agentes se acostumbran a ese estado latente de la actividad, es muy difícil salir del mismo. La segunda es que la demografía ha jugado un papel muy importante en la atonía de la actividad; no en vano, el inicio de la japonización coincidió con el momento en el que la población activa alcanzó un máximo (1991). La caída de la tasa de natalidad desde 1,8 hijos por mujer en edad fértil en 1985 a 1,4 en la actualidad y, especialmente, el aumento de la esperanza de vida a la edad de jubilación desde 13 a 22 años han convertido a Japón en el país más envejecido del mundo.

Si el envejecimiento de la población fuese el factor clave detrás del estancamiento japonés, las dos docenas de países con tendencias demográficas parecidas a las del país nipón estarían abocados a un proceso de deterioro estructural parecido. Sin embargo, la opinión mayoritaria es que, además de inercias estructurales, se cometieron errores de política económica a principios de la década de los 90 que cronificaron los problemas. Esos errores se pueden resumir en: i) la ausencia de una respuesta agresiva de la política monetaria cuando se inició la crisis; ii) una utilización errónea de la política fiscal; y iii) una crisis bancaria afrontada con lentitud y poca decisión. Hubo que esperar casi 12 años tras el inicio de la crisis para ver una activación simultánea de todas las herramientas de política económica.

Pero, casi dos décadas después, la eficacia de todas las medidas puestas encima de la mesa sigue siendo muy discutible. Quizás, porque la parte más necesaria para intentar recuperar el crecimiento potencial (reformas de oferta) es la más complicada de implementar, mientras los grados de libertad de las políticas de demanda tradicionales están agotados.

Lecciones que deberíamos tomarnos en serio en Europa.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Deseo suscribirme al boletín del blog de Bankia, S.A – Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en este apartado, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de gestionar y mantener la solicitud de suscripción al boletín del blog de Bankia, S.A. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá gestionar la solicitud. No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, cancelación, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia
Cerrar menú