Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Prácticas para hacer tus transacciones de forma más segura

Leer más tarde Artículo Seguridad

Seguridad

Publicado el 29 de noviembre de 2015 a las 09:00 por Bankia

La popularización de internet, de la informática de escritorio y de la informática móvil han hecho que hoy en día gran parte de las operaciones financieras que antes realizábamos de forma presencial, ahora las hagamos con los sencillos pero potentes servicios de nuestros proveedores de banca electrónica.

Esa democratización de la banca online y de otros muchos servicios en internet ha hecho que también aparezcan ciertos riesgos, y aquí es donde es necesario hacer hincapié en la seguridad de la información y, sobre todo, de nuestras transacciones bancarias.

Lo cierto es que hoy en día la banca online proporciona todo tipo de mecanismos para proporcionar garantías absolutas de la seguridad de la operativa en todo tipo de operaciones. Uno de los pilares de estos servicios es la diferenciación entre consulta de datos y realización de operaciones: normalmente podremos acceder a la información de nuestra cuenta con el tradicional usuario y contraseña -estado, movimientos, productos contratados-, pero para operar realmente -realizar pagos y transferencias, por ejemplo- necesitaremos una clave de operaciones que añade un nivel más de seguridad a todo el entramado de estos sistemas.

No solo eso: en todo momento se trabaja con protocolos seguros y con un cifrado de datos que impide que posibles "cotillas" traten de averiguar qué es lo que está pasando en ese momento entre nuestro ordenador y el servidor bancario. Aunque efectivamente puedan detectar que hay tráfico de datos, será muy difícil que logren descifrar esa información y la operativa en cada momento.

Aquí resulta conveniente, no obstante, tener cuidado con la forma en la que precisamente cuidamos de nuestras transacciones desde el origen, es decir, desde nuestro ordenador. Y para ello, cinco consejos básicos:

1. Actualizaciones: los sistemas operativos modernos (Windows, OS X) nos avisan de que existen actualizaciones para instalar con cierta frecuencia. No aplaces la instalación de esas mejoras, porque entre ellas suelen estar la resolución de diversas vulnerabilidades.

2. Redes WiFi: no es buena idea realizar operaciones bancarias conectándonos a redes WiFi abiertas y/o desconocidas, ya que tras ellas puede haber cibercriminales que las han montado gratuitamente para captar datos, o que simplemente saben cómo explotarlas para tratar de infiltrarse en nuestras comunicaciones. Siempre que podáis, entrad desde casa o desde la conexión de datos de vuestro móvil, pero no desde redes de datos ‘extrañas'.

3. Contraseñas: por mucho que nos cueste, elegir contraseñas fuertes es vital para proteger nuestros datos y, por supuesto, la seguridad de nuestras transacciones. Modificarlas con cierta frecuencia -cada mes o dos meses, por ejemplo- y no utilizar contraseñas simples ni la misma para diversos servicios (y menos si estos son tan sensibles como la banca online) es muy importante. No, "123456" no es una contraseña segura, como tampoco lo son las otras 9 más usadas en 2014. Aquí tienes algunas ideas para mejorarlas ;).

4. Conéctate a sitios conocidos: acceder a sitios web desconocidos puede darnos algún que otro susto. Es importante no dejarnos engañar por los ataques de phishing con los que se simula que estamos accediendo a la versión real de una web de banca (o de cualquier otro servicio) que en realidad no lo es.

5. Antivirus: los sistemas operativos proporcionan aplicaciones que protegen los equipos de las últimas amenazas malware, y aquí es importante mantener actualizados estos programas y tener también funcionando alguno de los cortafuegos (firewall) que también suelen integrar estos productos.

Esas prácticas pueden ser combinadas con algunos trucos interesantes, como por ejemplo el uso de sistemas de verificación en dos pasos siempre que sea posible. Los sistemas de banca online hacen uso de estas tecnologías para operar -no podremos realizar una transferencia hasta introducir un PIN que llega a nuestro móvil, por ejemplo-, pero además podemos aprovechar estos sistemas en otros servicios como el correo electrónico (Google y Microsoft lo ofrecen en sus servicios Gmail y Outlook, por ejemplo), o el almacenamiento de datos online (Dropbox y Google Drive, por ejemplo).

También es interesante el uso de sesiones privadas de navegación -todos los navegadores actuales proporcionan esos "modos de incógnito", ya que en ellos no se guarda el historial de navegación, las cookies u otros datos de esas sesiones. Podemos ir más allá y utilizar virtualización para usar todo un sistema operativo independiente para las transacciones bancarias. Esto significa que utilizaríamos por ejemplo Windows normalmente, pero que para acceder a nuestro banco no usaríamos un navegador en Windows: abriríamos nuestro programa de virtualización (VirtualBox es una buena opción), iniciaríamos un sistema operativo temporal allí (por ejemplo, una versión de prueba de Ubuntu Linux) y abriríamos en esa sesión temporal un navegador como Firefox, con el que operaríamos de la misma forma que bajo Windows, pero con esa protección que da estar trabajando en una máquina virtual aislada, temporal e independiente. Esto, no obstante, requiere cierta base técnica -aquí hay un buen tutorial, por ejemplo- y por supuesto más predisposición a esforzarse para proteger aún más esas operaciones online.

Por último, pero no por ello menos importante, otro paso clave para mantenernos a salvo en caso de problemas: las copias de seguridad. Los servicios en la nube ayudan en ese apartado y muchos guardamos fotos, vídeos y documentos varios en servicios como Dropbox, iCloud, Google Drive o OneDrive, pero también es conveniente hacer de cuando en cuando una copia de todos esos datos de interés en nuestro ordenador e incluso en un sistema de almacenamiento externo -un pendrive USB o un disco duro externo- para tener aún más tranquilidad en esa seguridad de las transacciones. De este modo, si algo ocurre, siempre tendremos la posibilidad de no perder datos gracias a esas copias de seguridad.

 

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Bankia

comunicaciondigital@bankia.com

Twitter

Youtube

Cerrar menú