Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Política económica en tiempos difíciles

Tiempo de lectura: 4 minutos

Leer más tarde Artículo CM P.Monetaria

CM P.Monetaria

Publicado el 18 de enero de 2019 a las 15:30 por José Ramón Díez Guijarro

Los ciclos económicos son inexorables, reflejando las dinámicas de las economías de mercado, resumidas por Schumpeter en el proceso de “destrucción creativa”.  

Después de los rebotes iniciales de las fases expansivas se alcanza el momento álgido de la recuperación, con crecimientos superiores a los potenciales, para más tarde entrar en la fase de desaceleración, en la que se produce una paulatina convergencia hacia los ritmos tendenciales de crecimiento y se va cerrando el output-gap negativo.

Esas fases de aterrizaje suave terminan en recesión cuando la economía acumula desequilibrios que pueden tener un origen macroeconómico (inflación, déficits de balanza por cuenta corriente, etc) o microeconómico (burbujas en los mercados de activos financieros, vivienda, etc). Esas correcciones pueden ser globales (lo que cada vez es más frecuente), regionales (como ocurrió en Europa con la última crisis) o locales. Siendo esas recesiones, especialmente las globales, anomalías en el ciclo económico, como escribía Martin Wolf hace un par de semanas en Financial Times. Muchas veces, el error de la política económica es tratar de frenar esa desaceleración inercial, cuando muchas veces lo único que se consigue es ganar alguna décima de crecimiento en el muy corto plazo, a costa de incrementar los desequilibrios. Por tanto, en momentos de aumento de la incertidumbre, especialmente en situaciones de vulnerabilidad, lo más sensato es no incurrir en riesgos y aumentar los grados de libertad de la política económica. De hecho, es el momento en el que la política económica se suele equivocar más pues, intentando dirigir a la economía otra vez hacia el punto máximo del ciclo, lo que finalmente se consigue es el efecto contrario, acortar la duración de la etapa expansiva y contar con menos capacidad de respuesta anticíclica. Por tanto, el diagnóstico de dónde estamos, hacia dónde nos dirigimos y la valoración del coste-beneficio de intentar cambiar de forma artificial la inercia cíclica es fundamental.

Lo anterior viene al caso, pues precisamente nos encontramos en ese momento en el que las tentaciones para intentar volver al año 2017, utilizando los tipos de interés o la política fiscal, son muy importantes y, probablemente, es la vía más directa para aumentar desequilibrios y precipitar el ajuste. Empezando por la política monetaria, nadie puede pensar que, a estas alturas del ciclo, en un mundo con tipos de interés reales negativos (Europa) o por debajo del 1% (EEUU), los bancos centrales vayan a ser los culpables de la próxima recesión. Más bien puede ser la inestabilidad financiera, causada por una política monetaria excesivamente laxa, que incentiva a los ahorradores a buscar rentabilidades sin valorar adecuadamente los riesgos, una de las espoletas de la crisis. Sólo hay que mirar los niveles de endeudamiento en algunos segmentos empresariales en EEUU o la evolución de los precios de la vivienda en mercados "prime" globales. Por tanto, conviene mirar menos a unos objetivos de inflación fijados en un mundo muy diferente al actual y más a la estabilidad financiera. En el ámbito fiscal, más de lo mismo, pues el componente estructural de los déficits públicos es muy elevado en un buen número de países a estas alturas de la fase cíclica expansiva.

Entonces la pregunta es: ¿qué deberían hacer las autoridades económicas en un momento como el actual? Desde luego, no se equivocarán si buscan preparar al tejido económico para cuando cambie el ciclo y eso significa aumentar la flexibilidad y la competencia y eliminar trabas burocráticas. Y, sobre todo, intentar mejorar el crecimiento potencial de cara al medio plazo, más que pretender situarnos por encima del mismo el máximo tiempo posible, sin valorar los desequilibrios que pueda provocar. Eso significa incidir en tres variables: inversión, formación del capital humano y productividad. Sobre todo, si pensamos en que el proceso de aumento de la deuda global, en el que ha estado inmersa la economía internacional en las últimas décadas y que ha servido de amortiguador de los cambios estructurales que ha supuesto la globalización (con sus ganadores y perdedores), debería estar próximo al agotamiento.

1 comentario

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

1 comentario

19 de enero de 2019 a las 18:47Miguel Angel Grijalba
Un excelente análisis de José Ramón, que debería de ser Lectura Obligatoria para todos los que nos gobiernan o aspiran a ello.
Cerrar menú