Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Planes de Ahorro a Largo Plazo: el último incentivo para complementar tu jubilación

Leer más tarde Artículo Planes de Ahorro

Planes de Ahorro

Publicado el 01 de octubre de 2015 a las 14:00 por Bankia

Desde que somos pequeños nuestros padres nos intentan transmitir la importancia de ahorrar. Pero ahorrar por ahorrar es complicado, así que en la mayoría de los casos la clave del éxito está en el incentivo.

Para algunos el incentivo debe ser concreto: comprar una moto, hacer un viaje. Para otros, simplemente tener un colchón financiero para imprevistos. Sin duda, la primera motivación es mucho más poderosa, aunque la segunda sea mucho más necesaria, según nos ha enseñado la última crisis financiera.

Consciente de la necesidad de incentivar este tipo de previsión financiera, el Gobierno aprovechó la última reforma fiscal para introducir un incentivo al ahorro a largo plazo. Sí, ese que sirve sobre todo para los por si acasos. Así surgieron los Planes de Ahorro a Largo Plazo, cuyo principal atractivo es que los beneficios que generan están exentos en el IRPF.

Estos nuevos productos se ofrecen en dos formatos: Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo (CIALP) ó Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo  (SIALP). Veamos en qué consisten, aunque es conveniente saber que cada titular solo podrá ser titular de forma simultánea de uno de ellos:

  • CIALP: Se trata de un Contrato de Depósito que podrá estar relacionado con varios depósitos o contratos financieros, constituidos en la misma entidad y con rendimientos (siempre mobiliarios) integrados en la propia CIALP.
  • SIALP: Contrato de Seguro Individual de Vida que cubre contingencia por fallecimiento y/o invalidez, en el que el propio contribuyente sea el tomador, asegurado, y beneficiario salvo para el caso de fallecimiento.

Como ya hemos comentado, su gran atractivo es que no hay que pagar impuestos por los beneficios conseguidos. Eso sí, para llevarse este 'premio fiscal' hay que cumplir con el requisito de mantener la inversión un mínimo de cinco años. Esto es muy importante, ya que si estás dispuesto a invertir en uno de estos planes deberás hacerlo con un dinero que no preveas necesitar durante, al menos, ese periodo.

Para ser más precisos, el producto ofrece exención de retención fiscal a partir de que pasen 5 años desde el primer ingreso en el producto pero no es obligatorio que las siguientes inversiones tengan ese horizonte temporal (aunque depende del producto concreto).

La disposición del capital, o el incumplimiento de cualquier otro requisito antes del quinto año desde la constitución, obligaría a la tributación por las rentas generadas desde la apertura del plan, con el tipo de retención vigente en el año en que se produzca.

La exención fiscal (que permite obtener una rentabilidad financiero-fiscal superior a la indicada por la TAE del producto) se mantendrá durante toda la vida del producto: Es la ventaja más destacada. ¿Qué quiere decir esto? Que una vez que pasen 5 años desde la apertura, siempre se tendrá libre de retención fiscal las inversiones que se efectúen en el producto. Por ejemplo, abres un PALP el 1/11/15 y  a partir del 2/11/2020, todas las inversiones dejan de tener retención aunque sólo duren 1 semana (no hay que mantenerlas otros cinco años).

Otras características importantes son las siguientes:

  • La disposición del dinero siempre es completa y no se puede disponer de los intereses hasta la cancelación del producto.
  • No puede tenerse más que un Plan de Ahorro a Largo Plazo vivo a la vez.
  • La inversión anual máxima son 5.000 €.
  • Puede constituirse en distintas formatos (en teoría, en la práctica solo se comercializan en formato depósito y en formato seguro):
  • Cuenta a la vista: Está totalmente garantizado.
  • Depósito: Está totalmente garantizado.
  • Depósito Estructurado.
  • Contrato Financiero: Esta forma es la única que podría conllevar riesgos.
  • Seguro de Ahorro: Está totalmente garantizado.

Aunque hemos indicado en los productos que son garantizados, debemos matizar que, desde un punto de vista estrictamente normativo, los depósitos están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos (hasta 100.000€ por cliente y entidad). Y los seguros de ahorro están siempre garantizados teniendo en cuenta la solvencia de la aseguradora. ¿Qué significa esto? Que si quiebra una aseguradora es el Consorcio de Seguros quien garantiza el capital.

En cualquier caso, la inversión máxima en esos productos está limitada a un total de 5.000 euros por persona y año.

Los Planes de Ahorro a Largo Plazo complementan a los planes de pensiones como instrumento de ahorro para la jubilación, sin ser excluyentes con él. Por ejemplo, un cliente que antes podía aportar un máximo de 10.000 € a un plan de pensiones, en la actualidad (nueva normativa fiscal) podrá aportar hasta 8.000 € al plan de pensiones y 5.000 € adicionales en el nuevo producto.

Además, no hay que esperar a que suceda ninguna contingencia, como jubilación, fallecimiento, invalidez o paro de larga duración, para obtener beneficios fiscales sobre los importes invertidos, y el tiempo mínimo para beneficiarse fiscalmente es la mitad que la de los planes de pensiones: cinco años frente a diez  de estos últimos.

 

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Cerrar menú