Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Nuda propiedad: así es la venta de un inmueble para seguir viviendo en él

Tiempo de lectura: 2 minutos

Leer más tarde Artículo Nuda propiedad

Nuda propiedad

Publicado el 19 de junio de 2018 a las 07:00 por Bankia

Si vendes la casa, te quedas sin lugar para vivir. Si permaneces en ella, tienes que seguir pagando la hipoteca. A estas dos opciones se suma una tercera conocida como la venta de la nuda propiedad de la casa, que te permite vender ese derecho y continuar residiendo en el inmueble. Así funciona.

Tipos de propiedad

Conviene empezar aclarando un concepto básico: cuando pensamos en la compra de un inmueble todos tenemos en mente el pleno dominio. Pero ese pleno dominio está formado por dos derechos distintos:

  • La nuda propiedad: que otorga el dominio sobre ese bien inmueble, pero no ostenta la posesión.
  • El usufructo: que concede el uso y disfrute del bien de manera temporal o vitalicia.

Cuando tienes un piso en propiedad y vives en él, tienes ambos derechos. Cuando tienes un piso en propiedad y lo alquilas, mantienes la nuda propiedad, pero el inquilino adquiere el derecho de usufructo a cambio de una renta mensual y por el tiempo estipulado en el contrato.

Por último, en el caso que nos ocupa, cuando se vende un piso, pero se mantiene el derecho a seguir viviendo en él, lo que se hace es vender la nuda propiedad y mantener un usufructo vitalicio.

Los participantes

Aunque parece que cada vez hay más interés por la nuda propiedad, este tipo de operaciones no son, ni mucho menos, habituales. Existen en las grandes ciudades algunas agencias inmobiliarias especializadas en esta modalidad de compraventa. Según su experiencia, son las personas mayores sin descendientes las que suelen poner a la venta la nuda propiedad de su vivienda.

Son personas que tienen el ahorro de toda su vida metido en esa propiedad pero no puede disfrutar de ese dinero porque hacerlo supondría quedarse sin lugar en el que vivir. Al vender la nuda propiedad el problema se resuelve: obtiene un dinero con el que pasar más desahogado su vejez pero sigue teniendo su hogar.

¿Y del otro lado, quién compra? Normalmente suelen ser inversores, que buscan rentabilidad a largo plazo y este tipo de activos se la garantiza.

Las opciones

A la hora de firmar un contrato de este tipo hay varias opciones:

  • Renta periódica: el vendedor se queda viviendo hasta su fallecimiento, pero paga una renta mensual al comprador.
  • Pago único: se aplica una rebaja sobre el precio de venta en relación a la esperanza de vida del usufructuario.

En cualquiera de los casos, el vendedor no solo mantiene el derecho de seguir viviendo en el inmueble sino que, mientras esté con vida, puede también alquilarlo o ceder su uso a terceros. Lógicamente, cualquier acuerdo de este tipo quedaría invalidado una vez falleciese.

Lo más importante, en cualquier caso, es asesorarse bien con profesionales especializados y aclarar cualquier duda, llegado el momento, ante el notario. Aunque puede ser un acuerdo ventajoso para ambas partes, este tipo de compraventas tienen más complejidad que las convencionales y por eso hay que ser particularmente cuidadosos.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Cerrar menú