Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

¿Por qué Matadepera es el municipio más rico de España?

Cultura de banca

26/01/2021

Desde el pasado siglo, Matadepera ya se distinguía por la riqueza de algunos de sus habitantes, empresarios de la industria textil de la zona Vallés. En los últimos años, además, se han sumado algunos vecinos como el presidente de Repsol, Antonio Brufau; el exfutbolista Xavi Hernández, o el escritor Jaume Cabré.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Matadepera muncipio más rico de España

Matadepera muncipio más rico de España

Pero ha sido en el último año cuando ha experimentado una escalada económica sorprendente, después de desbancar, con solo 9.000 habitantes, al hasta ahora municipio más rico de España, Pozuelo de Alarcón (Madrid), con casi diez veces más población (86.422 habitantes).

Así figura en la estadística publicada por la Agencia Tributaria, que mide la renta bruta media de sus habitantes. En este informe se refleja que Matadepera contaba en 2018, el último año medido por Hacienda, con 218.788 euros de renta media bruta, seguido muy de lejos en segunda posición por Pozuelo de Alarcón, con 79.506 euros. Una cifra aún más contundente si se tiene en cuenta que la renta media bruta en España es de 27.632 euros.

¿Cuál es el motivo?

La escalada de Matadepera en este ranking de la riqueza se ha producido, además, de forma vertiginosa. En 2017, su renta media bruta era de 55.579 euros, lo que significa que en el último año la multiplicó por cuatro.

Esta subida tan espectacular coincide con la operación financiera realizada en ese periodo por otro de sus vecinos, Manuel Lao. El presidente de Cirsa, el gigante de los casinos y las tragaperras, vendió su imperio económico en 2018 a la multinacional Blackstone por más de 2.000 millones de euros.

No es el único ejemplo de cómo los hombres más ricos de España pueden influir en el nivel de riqueza estadística de sus municipios. Otro caso se encuentra en el también municipio catalán de Avinyonet del Penedés, que en el ejercicio de 2017 aparecía en las estadísticas de Hacienda como el segundo más rico de España. Este índice coincidió también con otra operación financiera de un residente, en este caso Mauricio Botton, heredero del imperio Danone, que se deshizo en 2015 de sus participaciones.

Medidores

La influencia de la economía de una sola familia en la valoración de la riqueza de un municipio da una idea de la relatividad de este indicador de la Agencia Tributaria. De hecho, no es la única forma en la que podemos medir el peso económico de una población.

El proyecto Indicadores Urbanos 2020, del Instituto Nacional de Estadística (INE), ofrece otras fórmulas para medir la economía española por municipios, tales como la renta media anual por habitante, la tasa de paro y actividad o el índice de esperanza de vida al nacimiento.

La vivienda es otro índice habitual para evaluar la riqueza por municipios. Aquí podemos encontrar balances como el de las ciudades con el metro cuadrado más caro o índices como el de las calles más exclusivas de España.

El otro extremo

El informe de la Agencia Tributaria sobre la renta bruta media nos deja también el ranking de los municipios más pobres de España. En la última posición encontramos la población extremeña de Zahinos.

La geografía de este pequeño pueblo de Badajoz, situado en la frontera con Portugal, en un paso poco transitado y sin actividad industrial cercana, explica la baja renta de sus habitantes.

La mayor parte de su población, sin embargo, vive del autoabastecimiento rural. No es de extrañar que sea el municipio que mayor número de matanzas de cochinos domiciliarias realiza, o que todos sus habitantes disfruten de la sociedad comunal El Progreso, un sistema comunal que les permite compartir la explotación de la tierra.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

China, tipos de cambio y bancos centrales

Estudios y análisis

22/01/2021

El año de la pandemia puede dar paso al año de la gran divergencia si no se logra que las políticas económicas sean capaces de reducir las asimetrías en los efectos de la crisis.

Tiempo de lectura: 4 minutos

China tipos de cambio y bancos centrales

China tipos de cambio y bancos centrales

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Asimetrías que se han vuelto a poner de manifiesto con la publicación de los datos de crecimiento de China en el cuarto trimestre de 2020. La economía asiática creció un 6,5% interanual, gracias a un avance trimestral del 2,6%, muy superior al objetivo oficial del gobierno chino establecido antes de la crisis (1%/2% trimestral). De esta manera, China registró un crecimiento medio positivo del 2,3% en 2020, siendo el único país, entre las grandes economías, que habría recuperado en su totalidad el ajuste en la actividad causada por la pandemia.

Como era de esperar, está siendo el sector industrial el que está tirando de la actividad, con un crecimiento de la producción fabril del 7,1% interanual, lo que ha permitido elevar el uso de la capacidad instalada hasta el 78%, respondiendo con mucha flexibilidad tanto al aumento de la demanda interna, como a los pedidos procedentes del exterior. El resultado se refleja en un crecimiento de las exportaciones del 17% interanual en el cuarto trimestre, el ritmo más elevado desde principios del 2013, cuando la economía se expandía a una tasa próxima al 8% anual. Este dinamismo exportador, pese a que los costes de transporte están aumentando de manera muy apreciable (de 2.000 a 9.000 dólares en el caso de un container entre China y Europa), también muestra el buen momento que se vive en el sector industrial global y en el consumo de bienes electrónicos, médicos y tecnológicos, por cambios de las preferencias de los consumidores a raíz de la pandemia, principalmente en EEUU (las exportaciones chinas al país crecieron un 34,3% interanual). Asimismo, revela lo difícil que será desmontar las cadenas de valor y, por tanto, dar marcha atrás en el proceso de globalización.

Por tanto, si en términos absolutos la recuperación de China ya ha permitido alcanzar los objetivos de las autoridades, en términos relativos está reduciendo de manera apreciable la brecha con los países más avanzados y, especialmente, con EEUU. No sorprende que, en este contexto, las inversiones extranjeras directas hayan crecido un 6,3% en 2020, patrón que se está reflejando en un fortalecimiento del yuan frente al dólar (7% en el último año).

En este sentido, las primeras declaraciones de la secretaria del Tesoro americana reflejan la importancia que va a seguir dando la nueva administración al tipo de cambio, al incidir en que se perseguirá cualquier intento de manipulación de las divisas por parte de terceros países. Oficialmente, la lista de países que, según EEUU, alteran artificialmente el valor de la moneda se ciñe a Suiza y Vietnam, mientras que el grupo de países con riesgo de ser clasificados como manipuladores incluiría a China, Japón, Malasia, Taiwán, Tailandia, India, Corea del Sur, Singapur y la zona euro. No es de extrañar, por tanto, que cada vez el BCE manifieste de forma más clara su preocupación por el comportamiento del euro. La situación es complicada porque la brecha acumulada respecto al objetivo de inflación en Europa se amplía, pero el BCE no parece que tenga margen para bajar tipos, lo que aprecia más el euro frente al dólar y, por tanto, inyecta más aire en las velas del proceso de japonización de la zona euro.

En este contexto, la reunión del BCE no supuso ninguna novedad, después de la última vuelta de tuerca de finales del año pasado. La autoridad monetaria pretende mantener la máxima flexibilidad para afrontar un año que seguirá caracterizado por la elevada incertidumbre. El objetivo es seguir manteniendo las condiciones financieras lo suficientemente relajadas para crear el "espacio fiscal" que facilite los programas de gasto y las emisiones correspondientes, ligados al Next Generation. De momento, se reconoce un empeoramiento de la coyuntura económica algo mayor de lo esperado que, por ahora, no obliga a revisar ni las previsiones económicas, ni el volumen del Programa de Compra Pandémico (1,85 billones), con mucho margen todavía para afrontar todo tipo de sorpresas en el escenario. En la rueda de prensa, Lagarde intentó vender esa flexibilidad como algo positivo, pero transmitió intranquilidad al mercado, al cotizarse una posible reducción en el ritmo de las compras de bonos. Ello vuelve a demostrar tanto la fuerte dependencia del mercado de bonos a la actitud proactiva del BCE, especialmente en un momento del año en el que los gobiernos suelen concentrar sus emisiones, como las dificultades que conlleva la política de comunicación del BCE. La referencia a la utilización de un enfoque "holístico" a la hora de valorar la situación de las condiciones financieras no fue muy bien entendido por los inversores, que van a demandar más concreción cuando se haga pública la nueva estrategia del BCE con decisiones tan importantes, como la nueva definición del objetivo final o la normalización de las políticas no convencionales utilizadas en los últimos años (QE, etc). En este contexto, cobra más importancia, si cabe, el debate sobre si el siguiente paso debe ser un control de la curva de tipos de interés "a la japonesa". En cualquier caso, hay que ser conscientes de que la política monetaria no puede compensar problemas como las necesidades de recapitalización después de la crisis del tejido empresarial europeo, que esta semana la Asociación de Mercados Financieros (AFME) cifraba en 600.000 millones de euros (1 billón de euros sin tener en cuenta las ayudas públicas).

1

1 comentario

02 de febrero de 2021 a las 19:40Jorge Creus
Análisis de las principales variables que nos ayuda a conocer con mayor detalle la situación actual macro de la economía mundial. Gracias por vuestras aportaciones que nos ayudan en las negociaciones con los clientes.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

Duopsonio, euroesclerosis y otros términos económicos que se renuevan en el Diccionario de la Lengua Española

Cultura de banca

20/01/2021

Como cada año, la Real Academia Española (RAE) publica el listado de nuevas palabras incluidas en el Diccionario de Lengua Española (DLE). Entre las más de 2.500 actualizaciones publicadas el 24 de noviembre se han incluido 15 relativas a términos económicos.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Arbitrio

Obligación monetaria establecida por ley usada para recaudar fondos destinados a gastos públicos, generalmente de tipo municipal. En este caso, se trata de una enmienda de acepción, es decir, una actualización de uno de los significados de este término.

Capitalismo

En este caso también se trata de una actualización de una de sus dos acepciones, en concreto, la segunda. En ella se define este término como el "Conjunto de entidades e instituciones que defienden los intereses del capitalismo". Es decir, el empleo de esta palabra para, por ejemplo, aludir a determinadas empresas o grupos políticos o socioeconómicos que promueven un sistema basado en la propiedad privada.

Comportamental

Este término nuevo hace referencia a las teorías sobre finanzas del comportamiento del economista estadounidense Richard H. Thaler. Estos estudios se aproximan al análisis de la toma de decisiones económicas teniendo en cuenta factores psicológicos, sociales o cognitivos.

Duopsonio

El duopsonio es una rara situación económica en la que toda la demanda de un bien o de un servicio se concentra en dos compradores. Un ejemplo podrían ser los sistemas operativos Android e iOS (iPhone), que suponen prácticamente todo el mercado de compra de programas y soporte físico de vanguardia.

Eonia

Es el acrónimo de Euro OverNight Index Average (índice promedio del euro a un día). Se trata del coeficiente promedio de los tipos de interés utilizados en los préstamos interbancarios a un día llevados a cabo en Europa. Es calculado por el Banco Central Europeo (BCE) en colaboración con los bancos centrales de cada país.

Estacionalidad

La estacionalidad se recoge como la relación de dependencia de algo con respecto a un determinado lapso de tiempo. En términos laborales, es el crecimiento y decrecimiento del empleo en ciertas estaciones, como el aumento de empleo verano o durante la campaña de Navidad y su subsiguiente receso.

Euroesclerosis

Concepto puramente económico que lleva siendo empleado más de tres décadas y fue acuñado en 1985 por el economista alemán Herbert Giersch. Hace referencia al estancamiento político o económico de instituciones de la Unión Europea a causa de políticas sociales demasiado generosas y una excesiva regulación por parte de los gobiernos.

Internalizar

Es la acción de una empresa de incorporar servicios previamente obtenidos a través de terceros. Una internalización sería, por ejemplo, crear un departamento de marketing propio para llevar a cabo las funciones que, con anterioridad, se contrataban a una empresa externa.

Intradía

Como es muy fácil deducir por la palabra misma, significa "en el mismo día". En el DLE se especifica que es un término económico para referirse a las operaciones bursátiles llevadas a cabo en un mismo día.

Keynesianismo

Corriente económica desarrollada por el economista británico John Maynard Keynes que defiende intervención del Estado como medida para amortiguar las oscilaciones cíclicas del sistema económico y evitar consecuencias negativas sobre el empleo.

Ha tenido gran presencia mediática a partir de la crisis de COVID-19 -al igual que estas otras diez expresiones que recogimos hace unas semanas-, debido a las medidas estatales que se han tomado en los distintos países.

Microcrédito

Préstamo que se caracteriza por ser de pequeña cuantía y breve duración, generalmente concedido a personas de escasos recursos y garantías que no pueden acceder a sistemas tradicionales por no ajustarse a los requisitos de estos.

Multisectorial

En el campo económico, se define multisectorial a aquello que afecta a varios sectores.

Multirriesgo

Póliza de seguro que cubre distintos tipos de riesgos. Un ejemplo podría ser la modalidad de seguro de hogar que cubre tanto la propiedad como el contenido, además de, por ejemplo, objetos específicos como consolas, patinetes y bicicletas eléctricas y hasta seres vivos, como las mascotas.

Presentismo, presentista

El presentismo es el fenómeno laboral que define a aquellos trabajadores que están presentes en el trabajo, pero no son productivos. Por extensión, presentista es aquella persona que realiza el presentismo en su puesto.

En la actual tesitura pandémica, muchos expertos ven un incentivo para implantar el teletrabajo de forma permanente y erradicar, de este modo, la cultura del presentismo.

Refinanciar

Práctica que tiene por objeto volver a financiar una deuda preexistente y revisar y actualizar las condiciones previamente acordadas.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

Guita, pasta, pavos: ¿por qué llamamos así al dinero?

Cultura de banca

18/01/2021

En el argot popular, el término “dinero” tiene todo un arsenal de sinónimos curiosos, graciosos e incluso estrafalarios. Repasamos algunos de estos ‘palabros’ y su origen.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Nombres sinónimos del dinero

Nombres sinónimos del dinero

Blanca

Aunque solo se utilice en la locución “estar sin blanca”, este término también es, obviamente, sinónimo de dinero. Su origen se remonta al siglo XIV, cuando se acuñó una moneda llamada Blanca del Agnus Dei, hecha de plata y cobre y de aspecto blanquecino. Con el tiempo se fue devaluando hasta tener un valor tan bajo que pasó a usarse como sinónimo de estar en la ruina. Y así sigue siendo.

Calderilla y chatarra

Es bastante fácil adivinar cómo las monedas de menor importe han evolucionado hasta ser llamadas así. ‘Calderilla’ se debe al material con el que se producían las calderas entre los siglos XVII y XVIII: el cobre, que era también el utilizado para las monedas de escaso valor. En cuanto a ‘chatarra’, tampoco deja lugar para mucho misterio: es una clara referencia al metal viejo y que no tiene ninguna importancia monetaria ya.

Duro

El real de a ocho y sus imitaciones fue conocido entre los españoles como el ‘peso’, que a menudo se acompañaba de dos adjetivos: fuerte y duro. Mientras que en América tenía éxito la palabra peso, en España poco a poco se fue conociendo esta moneda como duro.

Por otro lado, quien haya convivido con la peseta, sabrá que el duro se refería al conjunto de 5 pesetas y a la moneda (o billete) que lo representaba.

Guita

No es posible encontrar una etimología clara y definitiva, pero las dos primeras acepciones recogidas por la RAE en el Diccionario de la Lengua Española parecen dejarlo bastante claro. La primera es que la guita es una cuerda fina de cáñamo, como las que antiguamente se utilizaban para cerrar las bolsas que contenían las monedas. La segunda es “Caudal, hacienda, bien”. Por tanto, generalmente, se asume que simplemente haya evolucionado hasta convertirse en un símil.

Kilos

La expresión ‘kilos es, quizá, la más curiosa de este grupo, en el sentido literal. Su creación se debe a la curiosidad del torero Manuel Benítez, El Cordobés, quien pesó mil billetes de pesetas y descubrió que ese millón pesaba un kilo.

Parné

No tiene mucho secreto: “parné” es una palabra del caló, una variante del romaní que hablan los colectivos gitanos de España, Francia y Portugal. Probablemente no lo sepas, pero lista de palabras que en castellano se han adoptado es considerable, y te sorprenderá saber que entre ellas se encuentran “chachi”, “paripé” o “chaval”.

Pasta

El origen de este sinónimo tan extendido para referirse al dinero contante como para aludir a una ingente cantidad de este es en realidad muy sencillo y esconde pocos secretos. En la antigüedad las monedas se realizaban de forma manual y los artesanos, coloquialmente, se referían a la “pasta” para indicar la porción de metales fundidos destinada a este fin.

Pavos

Lo cierto es que la proveniencia de este término sigue siendo poco clara, pero las teorías remiten de algún modo al mismo punto de partida. Es comúnmente aceptado que todo se debe a la traducción de las películas estadounidenses, en las que, coloquialmente, se refieren al dólar como “buck”, que significa “ciervo”. A partir de ahí, las teorías se bifurcan: algunos opinan que se debe a los dobladores, a quienes parecía una traducción cacofónica, mientras otros sostienen que es a causa de que en la década de los 30 y 40 se utilizaba una moneda de 5 pesetas, que era el precio de un pavo en el mercado.

Pelas

Queridos centennials, “pelas” no fue otra cosa que el apodo que los españoles, arbitrariamente, le pusieron a la antigua moneda de nuestro país: la peseta.

Perras

Otro mote que sigue vigente incluso después de la adopción del euro es “perras”. Este se puso de moda alrededor de 1870, cuando en España circulaban monedas de 5 y 10 céntimos que portaban la figura de un león cuya factura dio lugar a que la población empezara a llamarlas perras. De ahí también proceden las expresiones “perra chica” y “perra gorda”.

Plata

Aunque en España no es muy frecuente, la exitosa serie Narcos la puso en boca de muchos por la tan característica frase de Pablo Escobar en la serie: “plata o plomo”. Por supuesto, estamos ante otra sinécdoque, ya que en la antigüedad las monedas se acuñaban principalmente en este material. Como curiosidad, en francés el dinero se llama literalmente “plata” (“argent”).

3

3 comentarios

18 de enero de 2021 a las 15:11Antonio Ramón Yudici Rosell
Pienso que se les ha olvidado "chapa", pues recuerdo la frase: "total, por cuatro chapas” (¿no te lo compras? o es barato).
18 de enero de 2021 a las 11:05Marta
Muy interesante, siempre viene bien un poco de cultura general.
18 de enero de 2021 a las 08:22Rogelio Carrera
Curioso e interesante, y bastante evocador el recordar algunas denominaciones ahora menos empleadas cuyo origen fue la sabiduría popular. Gracias por compartirlo.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

Tiempos inéditos, momentos de reformulación

Estudios y análisis

15/01/2021

El año 2020 constituyó una anomalía en el comportamiento del ciclo económico. Sin solución de continuidad experimentamos la recesión económica más intensa y corta de las últimas décadas, la mayor respuesta de política económica de la historia y una recuperación sin parangón de los mercados financieros tras la abrupta corrección inicial de febrero y marzo.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Tiempos inéditos momentos de reformulación

Tiempos inéditos momentos de reformulación

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Por tanto, en poco más de nueve meses pasamos por todas las fases de un ciclo de negocios, mientras se fueron ampliando las asimetrías en los efectos de la crisis, tanto por países y regiones, como por sectores. En este contexto, a la vez que aprendíamos a convivir con la incertidumbre, se aceleraban tendencias que ahora nos parecen difícilmente reversibles, como el teletrabajo, la digitalización de los procesos de producción o la transición energética. De la misma forma que volvían a ponerse en valor la importancia de los programas de investigación y se ponían en tela de juicio algunos de los cimientos del modelo de crecimiento mundial de las últimas décadas, como la globalización, la austeridad en el manejo de las cuentas públicas o la estricta separación entre política monetaria y fiscal.

La sensación, parafraseando a Bertolt Brecht, es que estamos en un momento en el que lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer. Y, por tanto, es difícil anticipar como terminará el proceso destrucción creativa propio de todas las crisis económicas, sobre todo, porque es pronto para poder discriminar entre cambios temporales y permanentes en los hábitos y patrones de comportamiento de los agentes. Mientras, en esta coyuntura, la política económica trata de adaptarse a la nueva realidad. Empezando por la política monetaria que, a ambos lados del Atlántico, está en pleno proceso de reformulación de su estrategia; reflejando el deseo de los bancos centrales de pasar página y acomodarse a una realidad muy diferente a la de la década de los ochenta y noventa, cuando los rescoldos de los "shocks" del petróleo todavía estaban muy presentes. El convencimiento de que ahora los problemas son diferentes, mucho más parecidos a la glaciación en la que está inmersa la economía japonesa desde principios de la década de los 90, es la justificación a ese giro que está experimentando la política monetaria en los últimos tiempos. En esta ocasión, apoyada de manera firme por una política fiscal que, a través de los programas de inversión pública, puede ayudar a elevar el nivel de los tipos de interés naturales (o de equilibrio), principal limitación a la que se enfrentan los bancos centrales en el corto plazo.

Esta vuelta de tuerca está siendo digerida por los mercados financieros sin pestañear, al mantener su apuesta por un proceso de reflación (más crecimiento e inflación), aprovechando la red de seguridad que supone la presencia de algo muy parecido a la "Greenspan put" y, por tanto, apoyados por la confianza en la capacidad de los bancos centrales de mantener intervenida la curva de tipos de interés durante el tiempo que sea necesario. Lo que explicaría buena parte de la disociación entre el comportamiento de la economía real y la economía financiera de los últimos tiempos. En todo caso, un equilibrio sustentado en la certidumbre de que la combinación actual de política económica no terminará provocando más que un aumento controlado de la inflación que, además, contribuirá a licuar de forma controlada los elevadísimos niveles de endeudamiento con los que deberemos convivir en el medio plazo. Sin embargo, la confianza no está reñida con la precaución, pues la subida de la rentabilidad del bono americano hasta el 1,2% esta semana (0,5% en agosto) viene explicada por el aumento de las expectativas de inflación descontadas por los mercados hasta niveles superiores al 2% por primera vez desde 2018. Es cierto que, en promedio, el IPC en EEUU creció un 1,2% durante el año 2020, el menor registro desde el 2015 y 0,6 p.p. inferior al 2019, mientras las lecturas subyacentes (sin los componentes más volátiles de la cesta) siguen contenidas en la zona del 1,6%. Pero ajustado por efectos estacionales, el precio de la cesta de consumo aumentó un 0,4% mensual en diciembre, el mayor avance desde el verano, cuando la reapertura de la economía y el repunte de la demanda presionaban los precios al alza. Y, en esta coyuntura, el mercado empieza a desconfiar de posibles sorpresas al alza, tanto por efectos transitorios (ajuste de los pesos de los componentes en enero y efectos de base positivos en la primavera), como por el eventual repunte en la demanda que significará una política fiscal más expansiva y cierta presión que se empieza a detectar en los salarios.

Habrá que esperar un tiempo para ver si estos temores son infundados, pero mientras tanto, hemos iniciado el año con "emociones diversas" que impiden anticipar, a corto plazo, una ruptura de las inercias que arrastrábamos a finales de 2020. Es cierto que ha habido noticias muy positivas, como el acuerdo de Brexit entre el Reino Unido y la UE, la aprobación del nuevo paquete fiscal en EEUU en diciembre (con uno nuevo en la recamara) o el control de las Cámaras por los demócratas, que también explicaría en buena parte la subida de los bonos antes comentada. Pero todo lo anterior ha quedado diluido por los efectos de la tercera ola de la pandemia (aunque la sensibilidad de la economía a las restricciones va disminuyendo) y por la sensación de que restañar las heridas de la división política en EEUU va a ser muy complicado. El margen demócrata es muy estrecho, especialmente en el Senado, donde el 50/50 hace muy difícil conseguir los 60 votos que se necesitan para muchas decisiones de calado (no el ámbito presupuestario, pero sí en regulación). Aunque no parece que vaya a ser necesario para aprobar la mayor parte del nuevo plan de estímulos anunciado por Biden que, en su primera versión asciende a 1,9 billones de dólares (9% del PIB) e incluye, desde una nueva ronda de cheques a las familias (1.400 dólares por adulto), hasta una extensión del suplemento federal de ayudas por desempleo (400 dólares por semana) hasta septiembre, pasando por un aumento de las partidas de gasto sanitario e, incluso, una subida del salario mínimo hasta 15 dólares a la hora. En total, podríamos estar hablando de un impulso al PIB de 4 puntos porcentuales repartidos entre 2021 y 2022.

Finalmente, en Europa la impresión es que seguimos donde lo dejamos en el mes de diciembre, con la región inmersa en la tercera ola de la pandemia y donde, tras el crecimiento negativo en el cuarto trimestre de 2020, la sensación es que la actividad volverá a decrecer de enero a marzo. El consuelo es que las expectativas positivas para el segundo semestre siguen vigentes, apoyadas en la eficacia de las vacunas, la solidez que siguen mostrando las economías de China y EEUU y el plan de recuperación de la UE. Aunque todos somos conscientes de que los ritmos de vacunación serán la clave, especialmente para países como el nuestro, muy dependientes de la temporada turística de verano. De momento, con los datos que se empiezan a conocer, hasta el momento, sólo los ritmos de vacunación de Israel (23,9% de la población) y de EAU (15,6%) permitirían alcanzar la inmunidad de grupo en el tercer trimestre del año.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú