Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Luces y sombras

Estudios y análisis

31/01/2020

Terminábamos la semana pasada alertando del riesgo que podría suponer para la actividad global la expansión del coronavirus . Las noticias conocidas esta semana sobre el descenso en la utilización de todo tipo de medios de transporte en China (superior al 30%, en muchos casos) y los parones en el funcionamiento de las factorías en el área de aislamiento decretada por el gobierno chino (equivalente, en población, a la península ibérica) hacen pensar que, como mínimo, el crecimiento del PIB del país en el primer trimestre se reducirá a la mitad.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Mercado valores China

Mercado valores China

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

De momento, la reacción de los mercados está siendo moderada, aunque la búsqueda de activos refugio refleja los efectos de la mayor incertidumbre y, por tanto, no se puede descartar un aumento de la volatilidad en las próximas semanas; sobre todo, si los niveles de contagio del virus y su incidencia aumentan por encima de lo esperado. La renta fija vuelve a ser la ganadora en las últimas sesiones y, en lo que llevamos de año, la caída acumulada de rentabilidades en las referencias a 10 años se sitúa entre los 20 puntos básicos de España, hasta el 0,27%, y los 47 puntos básicos de Italia, hasta el 0,94%; en este último caso, favorecida por los resultados electorales en la región de Emilia-Romaña, donde la derrota de Salvini disminuye las probabilidades de una nueva convocatoria de elecciones a corto plazo.

Hasta el presidente de la FED se refirió al coronavirus como un nuevo riesgo en el corto plazo, en un momento en el que las expectativas van a marcar hacia donde se dirige la economía mundial desde la meseta en la que está instalada en los últimos meses. Desde el punto de vista de los mercados americanos, más importancia va a tener la gestión del final de la intervención en el mercado monetario que anticipó Powell y que ha supuesto un aumento del balance de más de 300.000 millones del banco central desde el mes de septiembre. Más allá de si esas compras de 60.000 millones mensuales de títulos del Tesoro a corto plazo son un QE encubierto, lo importante es que están consiguiendo normalizar el funcionamiento de los mercados monetarios, lo que implicaría un paulatino abandono de las mismas en los próximos meses. Sobre todo, porque la economía mantiene su velocidad de crucero, pues creció un 2,1% en tasa anualizada de octubre a diciembre, prácticamente calcando el dinamismo de los dos trimestres anteriores. A la solidez del consumo privado (aunque perdiendo algo de fuelle) se han unido, como motores del crecimiento, la inversión residencial y, especialmente, el sector exterior, favorecida por las menores compras de bienes de consumo procedentes de China, en plena temporada navideña.

En Europa, como casi siempre, los datos son menos alentadores. El crecimiento de la UEM ha decepcionado en el último trimestre (+0,1% trimestral), lo que ha situado el crecimiento medio del último ejercicio en el 1,2%. Buena parte de la debilidad en los últimos meses del año cabe achacarla a la caída de la actividad en dos de las grandes economías: en Francia, el PIB descendió un 0,1%, acusando el impacto de las protestas por la reforma de las pensiones y, en Italia, un 0,3%, por la debilidad de la demanda interna. Falta Alemania por publicar, pero el 0,6% anunciado para el conjunto de 2019 es consistente con un avance del 0,1% en el cuarto trimestre de 2019. La conclusión es que vuelve a destacar de manera positiva España, pues la actividad se aceleró hasta el 0,5% en el cuarto trimestre (0,4% en los dos trimestres anteriores), lo que ha situado el crecimiento medio en 2019 en el 2% (1,951% para ser más precisos). Esto ya lo anticipaba la EPA del cuarto trimestre, pues la subida del número de ocupados (92.600 personas) fue la mayor en el mismo período desde 2006, lo que supuso un aumento del empleo en términos trimestrales del 0,47% (0,8% ajustado de estacionalidad). Es significativo que la economía española sea todavía capaz de crear 402.000 nuevos puestos de trabajo cuando el PIB crece un 2%, aunque este crecimiento intensivo en empleo esconde nuestros problemas para aumentar la productividad. También se debe destacar el aumento del empleo indefinido y a tiempo completo (la temporalidad cerró en mínimos de los últimos 4 años) y el fuerte incremento de los activos (+290.000, básicamente mujeres y extranjeros). Como consecuencia de lo anterior, la tasa de paro cerró 2019 en el 13,8% de la población activa (14,4%, un año antes), todavía casi duplicando los niveles medios de la UEM (7,4% de la población activa).

Finalmente, reseñar que los datos de Contabilidad Nacional siguen presentando una elevada volatilidad en el comportamiento de los componentes, lo que dificulta el análisis. Un ejemplo, es que la demanda nacional ha pasado de aportar un punto porcentual al crecimiento en el tercer trimestre a restar cuatro décimas de octubre a diciembre. Es decir, a tenor de los datos trimestrales, la demanda nacional habría experimentado una brusca corrección en la última parte del año, con componentes como el consumo estancados (0% frente al 0,8% anterior), algo que no se ha percibido en los indicadores mensuales de ventas minoristas, pago con tarjetas, etc. Situación similar a lo que ocurrió con los datos de contabilidad nacional del segundo trimestre que luego fueron compensados con la información del tercer trimestre. Quizás, lo menos positivo de la información publicada es la evolución de la formación bruta de capital fijo que ya está cayendo en términos interanuales y la debilidad por el lado de la oferta de agricultura y construcción. Mientras, en lado positivo, el empleo, refrendando las señales de la EPA, mantienen un elevado dinamismo.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú