Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Las revisiones a la baja de las previsiones de crecimiento de la economía española

Estudios y análisis

27/09/2019

Tiempo de lectura: 3 minutos

Datos Económicos

Datos Económicos

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Durante los últimos días hemos asistido a la primera ronda de revisiones a la baja de las previsiones de crecimiento de la economía española. Empezando por el Banco de España, que ha ajustado a la baja en cuatro décimas la previsión para 2019 (2% frente a 2,4%) y en dos décimas la estimación para 2020 (1,7% frente a 1,9%).

Mientras, en nuestro caso, la revisión ha sido de dos décimas este año (2% frente a 2,2%) y de una décima el próximo (1,7% frente a 1,8%). Para realizar una valoración de lo que supone esta rebaja, hay que repasar los factores que están cambiando la fotografía del estado actual de nuestra economía.

En primer lugar, la semana pasada el INE realizaba una actualización de la serie de la Contabilidad Nacional de España (CNE).

A los cambios habituales de cada mes de septiembre, este año se añade una revisión extraordinaria regular (Revisión Estadística 2019) de toda la serie (arranca en 1995), con el fin de actualizar las fuentes y métodos de estimación, algo que debe realizarse, por recomendación de Eurostat, al menos una vez cada cinco años. El impacto de todos estos cambios sobre el crecimiento del PIB real ha sido, en media anual, de una décima en toda la serie, aunque en los últimos años ha sido algo más intenso y a la baja: dos décimas en 2016 (3% frente a 3,2%), una en 2017 (2,9% frente a 3%) y dos en 2018 (2,4% frente al 2,6%); en cambio, en 2015 han sido dos décimas al alza (hasta el 3,8%). Estos cambios no son especialmente significativos, pero el ajuste del año pasado y, sobre todo, el del primer trimestre de 2019, rebaja automáticamente la previsión para el año en curso en dos décimas. Es decir, si cambia el punto de partida cambia el trayecto.

En este sentido, más preocupante fue la primera actualización de la Contabilidad Nacional Trimestral (CNTR), coherente con las series anuales revisadas. A la vista de esta información, se observa que la economía ha entrado en una fase de ralentización más intensa de lo que se había estimado con anterioridad: destaca negativamente el primer trimestre de 2019 (0,5% frente al 0,7%), de modo que el crecimiento medio del PIB en lo que llevamos de año es del 0,50% trimestral, frente al 0,57% calculado anteriormente; esto sitúa el aumento interanual en el 2,1% (2,3% con la base anterior).

La mayor pérdida de dinamismo del PIB en términos trimestrales que muestra la nueva serie es fruto de un debilitamiento más intenso de la demanda interna, que contribuye con 0,21 puntos en promedio en los dos primeros trimestres del año, frente a 0,36 puntos que se estimaba con la anterior base.

 Dentro de la demanda interna, sus dos componentes empeoran respecto a la estimación anterior, especialmente la inversión (formación bruta de capital fijo), que corrige el notable registro del primer trimestre (pasa de +1,2% a +0,4%), aunque también la construcción presenta síntomas de debilidad. El resultado es una notable desaceleración en los últimos cuatro trimestres de la tasa interanual de crecimiento tanto de la inversión (del 8,2% al 1%), como del consumo (del 2% al 0,8%). Mientras, en el primer caso (inversión), el debilitamiento vendría explicado por el deterioro del sector industrial y el empeoramiento de las expectativas (pese a los bajos tipos de interés), más sorprendente (y difícil de explicar) es la fuerte revisión a la baja del gasto privado.

 En definitiva, los cambios de Contabilidad Nacional muestran a una economía española ligeramente más débil (aunque todavía creciendo a ritmos del 2%) pero, especialmente, la base de crecimiento es más frágil por el nuevo perfil de la demanda interna. Hay que esperar a la segunda parte del año, porque la impresión es que los indicadores de oferta están mostrando más debilidad que los de demanda y eso también explicaría los últimos cambios. Si probablemente los datos antes de la revisión sobrestimaban el pulso económico del primer semestre (especialmente de enero a marzo), la debilidad que ahora reflejan componentes como el gasto privado no parecen en consonancia con la evolución de variables como el crédito al consumo. Aunque es cierto que la medición del crecimiento de un país es como un gran rompecabezas al que se van agregando fichas y muchas veces sólo al final podemos adivinar la figura.

El resto de factores que están obligando a rebajar las previsiones son conocidos por todos. Empezando por el empeoramiento del contexto internacional, especialmente en el norte de Europa y el incremento de la incertidumbre. Aunque el comportamiento de las exportaciones de bienes y servicios, reflejado por la Contabilidad Nacional, sigue siendo muy positivo y las condiciones financieras son mejores que las que se anticipaban a principios de año.

Finalmente, también hay que hablar del empeoramiento de los indicadores económicos desde mayo y, especialmente, de las señales del mercado de trabajo, con una desaceleración importante de la afiliación.

Para los próximos trimestres, la clave es si las políticas anticíclicas a nivel global van a ser capaces de frenar la desaceleración y volver a situar el crecimiento cerca del potencial. Hacia dónde se incline la balanza entre geopolítica y políticas de demanda perfilará el futuro a corto plazo del ciclo económico. Y, de momento, ciertamente el riesgo es asimétrico.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú