Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

La tecnología NFC desata la carrera por los nuevos sistemas de pagos

Cultura de banca

16/03/2016

El pago a través del móvil es una realidad, pero todavía no es un mercado maduro. El dinero ha cambiado de forma muchas veces a lo largo de la historia y se encuentra a las puertas de un nuevo salto, alentado por la tecnología NFC, aunque el futuro aún no ha decidido qué camino tomará.
Tecnología NFC

Tecnología NFC

El dinero ha pasado por muchas etapas antes de llegar hasta aquí. El sestercio de bronce de los romanos o el plástico de las tarjetas de débito tenían el mismo fin: hacer transacciones. Ahora es el turno de la tecnología NFC (near field communication) y las muchas derivadas que puede tener.

La principal virtud de esta tecnología es que comunica órdenes sencillas entre dispositivos, como por ejemplo un pago, basándose en la cercanía. De este modo, un teléfono inteligente actúa como una tarjeta de crédito al acercarlo al datáfono cuando llega el momento de pagar la cuenta en un restaurante. Es la tecnología que reside detrás de Bankia Wallet.

 

El pago con el móvil ya ha superado la fase de prototipo y su uso en España mantiene una tendencia al alza muy acusada. Pero aún tiene algunos retos que afrontar: desde la posible dispersión en infinidad de plataformas distintas hasta la seguridad en la validación de los pagos, con innovaciones que, tras las recientes presentaciones de MasterCard o Google, apuntan al reconocimiento facial. Así, por ejemplo, los selfies podrán servir para confirmar la identidad de un usuario cuando se quiera hacer un pago.

La inmadurez de las rutinas de pago

No es la tecnología la que no está madura, sino su uso: todavía no sabemos cuál será el comportamiento generalizado de los clientes, las rutinas de pago que tendremos en el futuro. Si ahora cuando hablamos de pagos a todos se nos vienen a la mente los billetes y las tarjetas de crédito, cuál será la imagen que dibujaremos ante ese mismo concepto dentro de 30 años.

La tecnología combinada de dinero electrónico y sistemas de pago puede darnos ya cualquier solución: se puede hacer desde los móviles sí, pero también desde los relojes inteligentes y, a corto plazo, desde cualquier dispositivo conectado. ¿Lo llevaremos, dentro de no tanto, en un diminuto dispositivo colocado bajo la piel del dedo unificando así comodidad y seguridad? A buen seguro que el problema para hacerlo no será técnico, sino que los usuarios hayan optado por una alternativa que les resulte más cómoda.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú