Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Síguenos

¿Y la inflación para cuándo?

Estudios y análisis

27/11/2020

Las noticias de las últimas semanas han activado la apuesta de los inversores por la reflación, lo que se ha reflejado tanto en el precio de las compañías en los mercados de valores, especialmente de aquellas más ligadas al ciclo, como en un incremento de la pendiente de la curva de tipos de interés.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Economía inflación

Economía inflación

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Es decir, los inversores están descontando un aumento del crecimiento nominal en el medio plazo, una vez que el aumento de la inmunidad de grupo ligada a las vacunas vaya reduciendo la probabilidad de miniciclos recesivos como el actual, en los que se necesita a corto plazo romper el vínculo entre movilidad y contagios. Además de positivo para el crecimiento de los beneficios y los salarios, el crecimiento nominal es la vía menos virulenta para reducir los elevados niveles de deuda que se están acumulando después de los dos últimos ciclos recesivos. La semana pasada el IIF estimaba que la deuda global aumentará este año en 15 billones de dólares (10 veces el tamaño de la economía española), hasta un total de 277 billones de dólares, niveles que no se veían desde después de la Segunda Guerra Mundial.

El aumento generalizado del apalancamiento y las fuertes caídas de la actividad (esta semana conocíamos la mayor corrección en el ciclo de negocios del Reino Unido en 300 años) elevarán la ratio de la deuda global hasta el 356% del PIB mundial a finales de año. En el corto plazo, nada hace pensar que esta inercia vaya a cambiar, con el propio BCE recomendando esta semana, en su Informe de Estabilidad, la focalización de la política macroprudencial en intentar evitar un desapalancamiento prematuro de los agentes económicos, pues la retirada apresurada de los apoyos de la política económica podría suponer un reto difícil de asumir para empresas y hogares

A corto plazo, la válvula de escape del proceso de apalancamiento estructural seguirá siendo el activismo de los bancos centrales que, en la OCDE, llevará a duplicar en 24 meses (entre diciembre de 2019 y diciembre de 2021) el tamaño de sus balances (hasta el 74% del PIB en el caso del BCE). Buena parte de ese aumento corresponde a las compras de bonos en mercados secundarios que ha supuesto la acumulación en el activo del BCE de más de un 25% de la deuda pública en circulación, cubriendo en el último año casi la totalidad de las necesidades de emisión neta de los gobiernos. Algo que hasta hace pocos años hubiese supuesto la fibrilación de nuestros vecinos del norte.

De manera que los bancos centrales se están convirtiendo en voz y parte de la solución del problema de la deuda, bien sea porque, en un momento dado, deberán decidir cómo "gestionar" esos activos financieros acumulados en su balance o, volviendo al crecimiento nominal, por las dudas que sigue suscitando su capacidad para situar la inflación cerca de los objetivos marcados. De momento, en el pasado más reciente, las autoridades monetarias bastante han tenido con intentar combatir el riesgo de deflación ligado a los cambios estructurales de las últimas décadas: globalización, envejecimiento de la población, digitalización, pérdida de poder de negociación de los sindicatos, etc.

Patrones de consumo

Y, prácticamente, sin solución de continuidad, ahora tienen que afrontar una crisis que puede conllevar nuevos "shocks" permanentes en la inflación, derivados de cambios en los patrones de consumo de los agentes, de la aceleración del proceso de digitalización o del propio territorio inexplorado en el que se está adentrando el BCE con la intensiva utilización de medidas no convencionales de política monetaria. De momento, estamos asistiendo a un reajuste de precios relativos derivado de un impacto muy asimétrico de la crisis del Covid19 en las condiciones de oferta y demanda según tipo de bienes y servicios. Pero es pronto para percibir cambios de mayor calado, cuando precisamente los principales bancos centrales están intentando adaptar sus estrategias a la nueva realidad.

Probablemente, porque anticipan cambios en las inercias que estaban presentes en el comportamiento de los precios desde los "shocks" del petróleo de la década de los 70. No está nada claro si se va a producir un enquistamiento del riesgo de deflación ligado al estancamiento secular o, por el contrario, si el activismo monetario y fiscal y el proceso de desglobalización terminarán provocando una sorpresa al alza en el comportamiento de los precios. Una sorpresa que sería beneficiosa para facilitar el desapalancamiento tras las dos últimas crisis, aunque en economía, como en otras muchas facetas de la vida, hay que tener cuidado con lo que deseas, porque se puede convertir en realidad.

0

Déjanos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Deseo suscribirme al boletín del blog de Bankia, S.A – Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en este apartado, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de gestionar y mantener la solicitud de suscripción al boletín del blog de Bankia, S.A. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá gestionar la solicitud. No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, cancelación, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

Sigue leyendo sobre:

Comparte este post

Déjanos tus comentarios

Comentar

Artículos relacionados

Cerrar menú