Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Vídeo

Historia y curiosidades de las principales monedas del mundo

Cultura de banca

12/03/2018

Desde el nacimiento de los sistemas mercantiles, el intercambio de bienes y servicios se ha visto pautado por el dinero. Las monedas de cada estado han determinado las relaciones comerciales entre particulares y cada una de ellas encierra su propia historia. La ubicación geográfica, las características de la pieza y/o la capacidad de influencia del país en concreto han marcado su evolución y desarrollo.

Tiempo de lectura: 5 minutos

En la actualidad, el dólar, el euro, el yen, el franco suizo y la libra esterlina siguen siendo las monedas más importantes del mundo. ¿Lo sabes todo sobre ellas?

Dólar

Aunque no lo creas, la historia del dólar tiene origen español y se remonta a los tiempos de Carlos V. Durante el siglo XVI, la moneda estándar para comerciar en Europa se acuñaba con un metal que se extraía de las minas de plata que había en la ciudad bohemia de Joachimsthal, por aquel entonces parte del imperio de Carlos V. Esta pieza adquirió el nombre de joachimsthaler, una palabra que quedó reducida al término thaler y adaptada al español como ‘dólar'.

Ya en el siglo XVII se empezaron a acuñar las monedas de ocho reales en Hispanoamérica, piezas que se conocían con el nombre de dólar español y que en una de sus caras tenían grabadas las columnas de Hércules sobre una S acompañadas de la inscripción ‘Plus ultra', como recoge la revista Muy Interesante.

Pero ¿cómo llegó el dólar a convertirse en la moneda oficial de EEUU? Pues fue casi un siglo después, durante la guerra de la independencia americana. Ante la escasez de libras, en América del Norte se adoptó el llamado dólar español. Cuando en 1776 se crearon los Estados Unidos, el dólar pasó a ser su moneda oficial.

Euro

El euro es la segunda moneda de mayor importancia en el mundo, por detrás del dólar, y es la máxima expresión de las relaciones intercomunitarias dentro de la Unión Europea. Es usada en 19 de los 28 países que forman la Comunidad Europea.

Los estados miembros acordaron su implementación en 1995 y comenzó a distribuirse progresivamente en el año 1999 hasta su total puesta en circulación en 2002.

Fueron los alemanes quienes propusieron denominar a la divisa europea ‘euro', una opción que aprobaron los jefes de Estado y de Gobierno de la UE durante el Consejo Europeo que tuvo lugar en Madrid en 1995 y que se impuso a la alternativa francesa de bautizarla como ‘ecu'. Los motivos estaban claros: ‘euro' es una palabra fácilmente pronunciable en todas las lenguas y tiene connotaciones supranacionales, como cuenta El Mundo en este especial publicado en 1999.

Las monedas de euro mantienen un diseño común y otro nacional para cada estado miembro. El diseño de las caras pertenece a Luc Luycx, de la Real Fábrica de la Moneda en Bélgica. En ellas aparecen imágenes de la Unión Europea, que simboliza la unidad de la comunidad. ¿Sabías que hay países que no tienen monedas de un céntimo y que el símbolo € tiene inspiración griega?

Yen

El yen japonés es la tercera moneda más valorada en el mercado de divisas. Su origen se remonta a 1871, en la era Meiji, y fue el sustituto de una moneda llamada ‘mon', utilizada en un periodo anterior. Cuando se introdujo formalmente, el dólar español estaba muy presente en ciertas partes de Asia, por lo que, a la hora de acuñarlo, adaptó el diseño de las piezas que se utilizaban en América.

Su nombre significa ‘objeto redondo''. En la actualidad hay en circulación seis tipos de monedas y cuatro de billetes. Las monedas 5 y de 50 yenes tienen un agujero en el centro: las primeras porque cuando se empezaron a fabricar había escasez de material y las segundas para diferenciarlas de las monedas de 100 yenes, como cuenta el blog Una japonesa en Japón.

Franco Suizo

La importancia de Suiza en el panorama económico mundial es indiscutible. Su moneda, el franco suizo, es divisa oficial desde la unificación cantonal de 1850 y representa una de las monedas más estables de todo el mundo.

Antes de 1798 su sistema monetario era un caos, ya que 75 entidades acuñaban la moneda junto a 25 cantones. Todo esto provocó que llegaran a existir más de 850 tipos diferentes de la moneda en actividad y circulación. La versión actual, diseñada a partir de la fusión de níquel y cobre, es una moneda segura frente a la inflación y posibles crisis económicas.

Libra Esterlina

Llamada pound sterling en inglés, la libra es la moneda del Reino Unido. Su símbolo es £ y proviene del latín libra, una unidad de peso. Comparte etimología con la lira italiana.

Una libra se divide hoy en día en 100 peniques, pero no siempre fue así. Originalmente se dividía en 20 chelines y cada chelín, en 12 peniques. En decir, una libra equivalía a 240 peniques. En la década de los 70, los británicos se plantearon las bondades de los sistemas decimales frente al duodecimal y cambiaron su sistema: desde entonces, la libra se compone de 100 peniques

Después de la adopción del euro por la Comunidad Europea, la libra pasó a convertirse en la divisa más antigua en circulación y actualmente representa una de las porciones más grandes de monedas de reserva a nivel mundial, después del dólar estadounidense y el euro. Además, la libra esterlina es la cuarta divisa que registra más intercambios en el mercado internacional.

Desde 2016, existe un billete de cinco libras de plástico flexible cuya vida es el doble que la de un billete de plástico, al alcanzar casi los cinco años, y que es más difícil de falsificar. En él puedes ver la imagen de la reina Isabel y la de Winston Churchill y leer la frase "No tengo nada que ofrecer sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor" que pronunció el primer ministro poco después de comenzar la Segunda Guerra Mundial. Por cierto, las agujas del Big Ben que ilustran el billete marcan las tres en punto, hora a la que, cuentan, Churchil pronunció la famosa frase.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú