Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Día Mundial del Agua: retos para una gestión eficaz

Cultura de banca

19/03/2019

El abastecimiento de agua, así como el saneamiento en la red española están caracterizados por una cobertura universal y una calidad del servicio que garantizan el suministro necesario. Por ello y debido a la cercanía del Día Mundial del Agua, queremos hacer un análisis sobre la situación de la gestión del agua en España.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Gestión del agua España

Gestión del agua España

Según el informe ‘La gestión del agua en España. Análisis y retos del ciclo urbano del agua' elaborado en 2018 por la consultora PWC, el agua está catalogada como un bien esencial y escaso tanto para los ciudadanos como para la actividad económica de cualquier sector. De ahí que sea tan importante garantizar un suministro seguro, previsible y de calidad. Para poder llevarlo a cabo son necesarias un conjunto de infraestructuras que permitan almacenar, potabilizar, distribuir y depurar el agua; así como un modelo integral de gestión de las mismas.

Por otro lado, es cierto que el sector del agua en España ha experimentado una fuerte transformación durante los últimos 20 años, gracias a la cual se han logrado mejoras en el saneamiento de las aguas residuales y en el desarrollo de la reutilización del agua. Actualmente, prácticamente el 60 % de la población se abastece a través de concesiones municipales que gestionan empresas privadas. Este hecho hace que exista una falta de criterio único que hace que, según la localización de los consumidores, haya diferencias significativas en cuanto a las tarifas. No obstante, el precio del agua en España es el tercero más bajo de la Unión Europea.

Gestión del agua en España: situación actual y retos futuros

La escasez de agua va en aumento y es necesario forzar un cambio en la concepción de este recurso y de sus modelos de gestión. Los retos medioambientales y económicos llevan a realizar una profunda reflexión sobre el marco regulatorio actual para identificar acciones de mejora.

La falta de unidad en el mercado, en materia de tarifas, no responde a una cuestión de escasez, sino a factores externos al sector, lo que lleva a que existan grandes disfunciones.

Desde un punto de vista operativo, existe cierta incapacidad para mejorar la eficiencia de las estructuras y reducir las pérdidas de agua en la red de distribución.

Un modelo óptimo de gestión de agua en España

Si se toman en consideración las tendencias en todo el planeta y los retos que se enfrentan en España, lo conveniente sería crear un nuevo marco regulatorio y legislativo que aporte estabilidad al sector y atraiga las inversiones necesarias, al tiempo que se impulsa un consumo eficiente y sostenible.

Es necesario crear una previsión económica homogénea para la prestación de servicios e implantar una metodología, de obligado cumplimiento, para calcular las tarifas urbanas del agua. Gracias a estas medidas se conseguirá:

  • Fomentar la toma de decisiones basándose en consideraciones técnicas.
  • Minimizar la prima de riesgo para los inversores.
  • Favorecer la competencia en la prestación de servicios de forma transparente.
  • Garantizar la homogeneidad de criterios en las tarifas nacionales.
  • Conseguir la sostenibilidad del sector y garantizar que el coste y el servicio sean un reflejo fiel del suministro.

En algunos casos existen varios operadores para gestionar el ciclo del agua para un mismo grupo de usuarios. Una empresa puede encargarse del saneamiento y otra de la distribución, pero solo una de ellas factura los servicios y, posteriormente, los liquida con el resto de los proveedores.

Así, para garantizar un marco regulatorio estable, es necesaria una separación funcional, jurídica y contable. También que las instituciones asuman algunas competencias.

Beneficios económicos del nuevo modelo

Esta reforma estructural atraería a inversores especializados que generarían empleo y dinamizarían la economía. Se fomentaría la internacionalización de las empresas españolas en un sector con importantes credenciales y  garantizaría el cumplimiento comunitario europeo en materia de saneamiento y depuración.

La estimación del potencial macroeconómico de la reforma estructural sería un incremento de las inversiones en torno a 15.000 millones de euros, que provocaría en el PIB un impacto de más de 12.000 millones y más de 23.000 puestos de trabajo, según el citado informe.

Este mismo informe apunta que las inversiones en materia de agua únicamente representan un 0,11 % del PIB, cuando la media europea ronda el 0,27%. Esto, junto a la diversidad de competencias y la ausencia de un marco regulatorio estable, contribuye a que el modelo sea ineficaz.

Como conclusión, hay que tener en cuenta que el problema en España con el agua no es la escasez, sino su ineficaz gestión.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú