Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Infografía

Cómo funciona el ERTE en estado de alarma

Cultura de banca

02/04/2020

Ante la bajada de actividad que están sufriendo muchas empresas por la crisis del coronavirus, el Gobierno ha aprobado una serie de medidas para intentar frenar la crisis económica que lleva aparejada, entre ellas, la posibilidad de hacer ERTE.

Tiempo de lectura: 3 minutos

El Real Decreto aprobado el 17 de marzo de 2020 facilita a las empresas la tramitación de los ERTE mientras dure el estado de alarma. A la vez, refuerza la protección al trabajador con el pago de la cotización, aumento de retribución, simplificación de gestión y salvaguarda del empleo ante el despido.

Un ERTE es una medida de carácter temporal a través de la cual un empresario puede suspender los contratos de los trabajadores o reducir su jornada. Se da por motivos de fuerza mayor o por causas objetivas, ya sean económicas, productivas o técnicas, entre otras. A día de hoy, las características del ERTE están ligadas al estado de alarma como “fuerza mayor”.

¿Qué caracteriza a los ERTE en estado de alarma?

El Real Decreto de 17 de marzo plantea la posibilidad de acogerse al ERTE a aquellas compañías que demuestren pérdidas de actividad derivadas de la situación generada por la pandemia durante el estado de alarma. La suspensión o cancelación de actividades, cierre de establecimientos, falta de suministros graves o situaciones extraordinarias por contagio de la plantilla o aplicación de aislamiento preventivo son motivos para acogerse al ERTE.

Como trabajador, durante el tiempo que se mantenga el ERTE, es decir, la duración del estado de alarma, según recoge el Real Decreto 463/2020, no tienes que ir a trabajar y la empresa no tiene que pagarte la nómina; será el estado el encargado de hacerlo. En ningún momento significa que te hayan despedido.

¿Hay que tener un mínimo cotizado para cobrarlo?

En una situación normal, la legislación establece que es necesario tener al menos 360 días cotizados en los últimos seis años. Sin embargo, durante el estado de alarma decretado por el Gobierno este requisito ha sido eliminado, como muestra el Real Decreto. Esta modificación estará vigente durante el estado de alarma.

¿Cuánto se cobra?

Durante el estado de alarma, el cobro del paro se realiza igual que en los ERTE que no han sido realizados por causas del coronavirus. Así, todos los despedidos por esta crisis recibirán una cuantía del 70% de la base reguladora (teniendo como referencia los 180 días anteriores a la fecha del ERTE) los seis primeros meses y del 50% a partir del séptimo. La medida excepcional de este Real Decreto es que el tiempo consumido de paro no contará como gastado. Cuando el ERTE finalice, el trabajador volverá a recibir su sueldo íntegro por parte de la empresa.

Es importante saber que, durante un ERTE, se sigue cotizando en la Seguridad Social y el pago corresponde al empresario. Las pymes de menos 50 trabajadores no están obligada a abonar el pago. Las empresas de 50 o más empleados solo pagarán el 25% de la cotización de su plantilla.

¿Cuánto puede reducir la jornada laboral un ERTE?

Además del despido, la Ley también contempla una reducción de la actividad según los porcentajes de entre el 10% y el 70%. En este caso, el trabajador podría cobrar un porcentaje de su salario a través de la empresa y otro a través del SEPE. Esta reducción de jornada tendrá la duración que se establezca para el ERTE. Una vez acabado el estado de alarma, el trabajador volvería a tener su jornada y su sueldo habituales.

¿Se puede aplicar un ERTE estando de baja?

Si un trabajador está de baja, las medidas que tome la empresa no le afectarán hasta que reciba el alta médica.

¿Se puede trabajar en otra empresa durante el ERTE?

Sí, tanto por cuenta ajena como propia. El trabajador deberá comunicárselo al Servicio Público de Empleo Estatal, para que esté informado de los nuevos trabajos. En el caso de que sea a tiempo parcial, podrá solicitar la compatibilidad de la prestación con el contrato a tiempo parcial, restándose así la parte proporcional al tiempo que trabaje. Esta posibilidad es válida durante el estado de alarma.

¿Cuánto puede durar un ERTE?

La ley no limitaba la duración de un ERTE. Tras la aprobación del Real Decreto relacionado con la expansión del coronavirus, los ERTE que se hayan aprobado por fuerza mayor y que estén directamente relacionados con la crisis del coronavirus durarán el mismo tiempo que el estado de alarma, según establece el Real Decreto 463/2020.

¿Qué pasa con las vacaciones en el ERTE?

Durante el ERTE, el trabajador no genera derecho a vacaciones. Así, el empleado podrá disfrutar de ellas en una cuantía proporcional al tiempo trabajado. Una situación que calcula igual en lo referido a las pagas extra.

¿Quién hace las gestiones del ERTE?

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) será quien se encargue de realizar las gestiones para que los trabajadores reciban la prestación del paro. Así, los empleados no deberán hacer nada, sino que será la empresa la que comunique a las autoridades qué personas que se han visto afectadas por el ERTE. Es otra de las diferencias con el planteamiento de ERTE anterior y su finalidad es simplificar las gestiones y evitar que los trabajadores tengan que desplazarse a las oficinas del SEPE.

¿Cuántos empleados pueden ser suspendidos con un ERTE?

En este caso, la nueva ley indica a qué mínimos se deben de acoger las empresas a la hora de aplicar un ERTE. Así, las empresas de 300 trabajadores o más deberán aplicárselo como mínimo a 30; las que tienen entre 100 y 300 empleados, como mínimo al 10% de la plantilla; y las que tienen 100 o menos, al menos a 10.

¿Pueden despedir a un trabajador tras un ERTE?

Con el propósito de proteger al trabajador, la empresa debe tener la voluntad de mantener al trabajador en su puesto los seis meses posteriores a la finalización del ERTE, según recoge el Real Decreto 11/2020. “El compromiso no se entenderá incumplido cuando el contrato de trabajo se extinga por despido disciplinario declarado como procedente, dimisión, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de la persona trabajadora. En el caso de contratos temporales, el compromiso tampoco se entenderá incumplido cuando el contrato se extinga por expiración del tiempo convenido o la realización de la obra o servicio que constituye su objeto o cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto de contratación”, indica la nueva disposición.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú