Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

¿Es el momento de alquilar o de comprar una vivienda?

Cultura de banca

21/10/2015

Hace unos días hablábamos en el blog de Bankia de si este era realmente un buen momento para comprar una vivienda. En dicho texto dejábamos claro cómo la caída de los precios parece haberse frenado definitivamente: desde 2014 se han empezado a dejar sentir los primeros síntomas de la estabilización, y éste ha sido también el momento en el que el mercado parece haber vuelto a animarse.

Comprar o alquilar una casa

Comprar o alquilar una casa

La inminente celebración del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) entre los próximos 23 y 25 de octubre servirá precisamente para tomarle el pulso a un sector que según todos los datos parece comenzar a recuperarse. La demanda retenida que se había producido en la compra ha hecho que el alquiler gane enteros para una gran cantidad de personas que no podían afrontar la compra de una casa, y ahora que empieza esa recuperación el debate sobre comprar y alquilar vuelve a reactivarse.

Lo cierto es que como explicaban en El Mundo, comparar ambas filosofías no es en la mayoría de los casos ni adecuado ni recomendable. Lorena Mullor comentaba allí un factor importante, y es que "pocas veces se puede comprar una vivienda en la zona en la que se está alquilado". Esa podría ser precisamente una de las ventajas iniciales del alquiler: permite acceder a pisos donde están las casas más caras en régimen de compraventa.

La comparación de cuotas hipotecarias y rentas de alquiler es igualmente comprometedora, ya que el cálculo suele ser equívoco: no tiene en cuenta factores como el gasto de mantenimiento de una propiedad o los impuestos ligados a la vivienda. De hecho, no sirve de nada comparar si antes no tenemos un capital ahorrado importante: es habitual -sobre todo ahora- que debamos contar con el 30% del precio de la vivienda ahorrado de forma previa para poder acceder a la compra de la casa que buscamos.

David Carballo, director comercial de Alquiler Seguro, también apuntaba a otro factor fundamental: con una hipoteca "no se paga el valor real de la casa, mientras que la renta sí se corresponde con el valor técnico en los alquileres". Así es: en una hipoteca debemos hacer frente a los intereses o los gastos derivados de la comunidad de propietarios, el seguro de la vivienda o el IBI.

Todos esos factores suelen tenerse en cuenta al alquilar un domicilio, claro, pero aun así el alquiler se está convirtiendo en un sector en auge que se está liberando de muchos prejuicios. Uno de ellos es el viejo dicho de que "alquilar es tirar el dinero", ya que no se trata de una inversión, sino de un gasto. Aunque efectivamente al comprar una casa tendremos la tranquilidad de que esa casa acabará siendo nuestra tarde o temprano, incluso teniéndola pagada por completo esa casa seguirá provocando gastos.

El alquiler también es una modalidad muy apreciada en otros países por la flexibilidad que ofrece: la movilidad geográfica es un factor importante para numerosos arrendatarios, que prefieren poder disponer de esa capacidad de mudarse rápidamente a otro lugar si las circunstancias cambian. Negociar con los caseros nuevas rentas de alquiler es otra de esas ventajas, como lo es el no tener que hacer frente a remodelaciones del hogar cada cierto tiempo -en un alquiler uno simplemente puede cambiar a un piso más moderno o mejor en otros aspectos- y a las derramas que imponen aún más gastos en relación a la comunidad de propietarios.

Pero claro, quienes compran piensan a más largo plazo. En España somos tradicionalmente propietarios, y no arrendatarios: la tasa de vivienda en propiedad española es del 83%, mientras que la media europea se acerca al 70% y en Alemania esa tasa se reduce al 53,2%.  De hecho el pensamiento de muchos que se planteaban la compra hace años y no podían afrontarla ahora ha cambiado.

El discurso es el conocido "corre, que suben los precios, y además el Euribor está más bajo que nunca".  Hay un patrón de decisión claro motivado por factores tradicionales: tenemos dinero ahorrado y deberíamos hacer algo con él, la inversión inmobiliaria es algo tangible, y está mejor visto socialmente tener casa que vivir de alquiler. Comprar una casa parece un acierto como inversión a largo plazo -sobre todo cuando ya "sentamos la cabeza", algo cada vez más difícil de definir-, pero todas las ventajas de la compra quedaron en entredicho ante la crisis inmobiliaria que acabamos de vivir.

Ante una decisión de esta magnitud lo mejor es, como siempre, hacer números. Y hacerlos con cuidado y detenimiento. Existen numerosas calculadoras para hipotecas - aquí puedes ver la que ofrece Bankia - pero a ellas hay que sumarles otras cuotas bancarias (seguro de vida, desempleo), costes de la transacción (pueden llegar al 10% del precio de la casa), impuestos municipales, gastos de comunidad y derramas, de mantenimiento, seguros de hogar, y gastos fiscales.

Muchos datos a tener en cuenta que no hacen que la compra sea en absoluto desaconsejable, sobre todo si tenemos en cuenta el factor fundamental: ¿vamos a vivir en esa casa toda la vida? En esas decisiones a largo plazo la compra es cada vez más atractiva,  pero habrá que comparar esos costes a la hora de comprar como los que existen a la hora de alquilar, y que afortunadamente son más fáciles de calcular: a menudo solo hay que tener en cuenta el coste de la mudanza, la cuota del alquiler y, desde luego, esa fianza y aval/depósito/seguro que el arrendador establece como requisitos para ese alquiler.

 

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú