Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

¿Es buen momento para comprar vivienda? 4 cuestiones personales que debes plantearte

Leer más tarde Vídeo
Publicado el 12 de abril de 2016 a las 09:00 por Bankia
Cuando se habla sobre si es o no buen momento para comprar una vivienda se observan los factores externos: la situación actual y las previsiones futuras para el mercado inmobiliario. Pero también hay muchas variables que dependen del comprador, su situación y sus expectativas. Por eso, a la hora de adquirir una vivienda solo hay una pregunta realmente importante: ¿es un buen momento para mí?

Porque no son lo mismo los planes, con sus avances y retrocesos, del grupo Wanda para el Edificio España de Madrid que los de la pareja de treintañeros que se compra su primera vivienda con idea de formar una familia.

El primero tiene unos intereses de rentabilidad económica y los segundos piensan en disfrutar de su primer hogar compartido. Son dos universos distintos y, sin embargo, pretendemos que una sola respuesta sobre si es buen o mal momento para la compra valga para ambos.

Esa respuesta es la que considera los factores externos: la tendencia al alza en los precios durante 2016 (más intensa cuanto más cerca del centro de las grandes ciudades); créditos más baratos, tanto por el euríbor como por los menores márgenes bancarios; y más construcción de vivienda nueva durante este año.

Pero muchas veces los análisis se olvidan de las circunstancias personales, mucho más importantes que las externas, porque son los que de verdad tienen que considerarse antes de lanzarse a una operación que hipotecará –sin sentido figurado- la vida del comprador.

Renta disponible

Es necesario echar cuentas de lo que se ingresa y lo que se destinará mes a mes a la compra de vivienda. Se suele considerar que destinar más de un tercio del sueldo al pago de una vivienda es una operación arriesgada. Así, una hipoteca de 500 euros sólo sería razonable si los ingresos alcanzan los 1.500 euros.

Y no solo en el presente, sino también a futuro: hay que considerar la estabilidad laboral (el riesgo de perder esos ingresos) y la evolución a largo plazo de los tipos de interés que ahora se encuentran en mínimos (con el euríbor incluso en negativo), ya que es previsible que durante la vigencia de la hipoteca vuelvan a subir (un escenario de entre el 2% y el 4% es perfectamente factible dentro de unos años).

Circunstancias personales

Si surge una oportunidad laboral en otra ciudad, o incluso en otro país, ¿qué haces con el piso y su hipoteca? Cambiar de ciudad supone también cambiar de vivienda: vender la de una ciudad para comprar en otra puede ser una solución, pero igual la operación no se cierra con la agilidad que uno quisiera; poner en alquiler la casa que se tiene en propiedad y, a su vez, convertirse en inquilino en el nuevo destino es otra alternativa. La posibilidad de que surja ese cambio de residencia y qué hacer si eso pasase es un factor a tener en cuenta.

Otro ejemplo: si tienes planes de tener hijos a medio plazo, ¿es la vivienda que estás pensando comprar la adecuada para tener familia? Es cierto que es imposible tenerlo todo previsto con antelación, pero, en la medida de la posible, conviene considerar los posibles escenarios futuros.

Objetivo de la compra

Como muestra el ejemplo de la pareja de treintañeros y de la mediática operación de Wanda en Madrid, el destino de una compra es esencial a la hora de decidirse por cerrar o no la operación. Aunque cada vez se apuesta más por el alquiler, en España sigue imperando la adquisición, mediante hipoteca, de la primera vivienda.

Si se trata de tener un hogar en el que residir, hay que considerar las ventajas e inconvenientes de ambas opciones. Si se trata de una verdadera inversión, con renta sobrante disponible, el escenario es bien distinto: convertirse en casero es una de las opciones más rentables.

En función de qué se pretenda obtener con la compra habrán de escogerse unos u otros lugares: una casa en el pueblo, más cerca del trabajo para ahorrar tiempo y dinero en transportes, ese barrio bohemio y lleno de vida que enamora por su oferta cultural, un piso céntrico con más opciones de revalorización, etcétera. Hay tantas alternativas como circunstancias personales.

Largo plazo

La compra de vivienda es una operación a muy largo plazo. Es difícil tener en mente que será de uno dentro de 30 años, pero nos lanzamos a firmar hipotecas con esos plazos. Así que, como se decía en relación a la evolución del euríbor o con el hipotético cambio de residencia por una oportunidad laboral, hay que tener en cuenta que una compra de estas características tiene consecuencias en un futuro lejano.

Consejos personalizados

En caso de duda sobre estas cuestiones, los profesionales de Bankia pueden darte algunas respuestas y asesorarte. Pero en cualquier caso, la decisión final es tuya: solo tú conoces tu situación económica, laboral y personal. Y cómo puede cambiar en el futuro.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Política de protección de datos

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicará lo/s comentario/s. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, cancelación y oposición que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "LOPD-derechos ARCO".

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Cerrar menú