Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica semanal: Súbanse al bote salvavidas

Estudios y análisis

22/01/2016

1. El BCE vuelve a rescatar a los mercados. Después de la decepción de la última reunión, la publicación de las actas de la misma hace diez días mostraba que una parte del Consejo consideraba insuficiente las medidas aprobadas en diciembre.
Comentario Macro Semanal

Comentario Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

El deterioro del escenario económico y financiero en las últimas semanas ha dado munición a los miembros más “dovish” del Consejo y el resultado ha sido la anticipación por parte de Draghi de nuevos estímulos en el mes de marzo, momento en el que, además, se publican las nuevas previsiones de crecimiento e inflación. Por tanto, se ha dejado la puerta abierta a una bajada de la Facilidad de Depósito en marzo, probablemente hasta -0,40%. En función de la evolución de la inflación y de los mercados hasta entonces, no pueden descartarse medidas adicionales, pues Draghi dejó explícita la capacidad, voluntad y determinación del BCE para actuar. Más allá de las críticas a la eficiencia marginal de las últimas medidas, lo que nadie puede criticar al BCE en la etapa Draghi es que no haya intentado utilizar todo tipo de medidas (convencionales o no) para aproximarse a un objetivo que sigue estando lejano, aun asumiendo muchos riesgos. De hecho, esta semana el gobernador del Banco de México defendía para los países emergentes una política monetaria parecida a la de la FED o a la del BCE, ante los riesgos que tendrán que afrontar este año. Por tanto, después de ciertas dudas transmitidas en la anterior reunión, el BCE vuelve a señalar que utilizará toda su capacidad para intentar aproximar la inflación al 2%. En este sentido, fue muy interesante la reflexión de Draghi sobre la dificultad de avanzar en procesos de devaluación interna, como el que ha afrontado la economía española en los últimos años, con tasas de inflación muy bajas. De la misma manera, pocas veces se escucha a un alto cargo de los bancos centrales apoyar tan claramente una política fiscal más expansiva, ante el riesgo de una trampa de la liquidez. Así que ahora sólo queda convencer a nuestros vecinos del norte. Un primer paso lo dio Schauble esta semana apoyando un Plan Marshall; eso sí, de momento, para los países limítrofes con la UE, para intentar gestionar el problema de los refugiados que amenaza Schegen y, por tanto, a uno de los pilares del proceso de construcción europea que es la libre circulación de ciudadanos.

2. En este ambiente de mucha preocupación tras los fuertes ajustes de los mercados en las primeras semanas del año, se esperaba con expectación la actualización de previsiones por parte del FMI, más por los mensajes implícitos que por las propias estimaciones. El FMI anticipa un escenario en el que la economía mundial aumentará su ritmo de crecimiento en los dos próximos años, si bien a una velocidad inferior a la estimada en octubre. De hecho, revisa a la baja, una vez más, el crecimiento mundial, tanto para 2016 (-0,2 p.p. hasta 3,4%), como para 2017 (-0,2 p.p. hasta 3,6%), desde el +3,1% de 2015. Si en vez de agregar los crecimientos ajustando por paridad de poder adquisitivo, sólo se utilizasen los tipos de cambio, la previsión de crecimiento mundial sería del 2,7% en 2016 y 3% en 2017. Es decir, el escenario central del FMI no sería el de una fuerte desaceleración/recesión de la economía mundial, como estarían descontando los mercados. Un año más, la economía mundial se comportaría de forma mediocre, a tono con los bajos crecimientos potenciales, pero la probabilidad de recesión sería muy baja.

Eso sí, el escenario que maneja el FMI viene condicionado por tres factores clave: (i) desaceleración y reorientación del modelo productivo en China a uno menos basado en la inversión y la industria; (ii) el descenso en los precios del crudo y de otras materias primas; y (iii) el endurecimiento gradual de la política monetaria en EEUU en un contexto en el que los bancos centrales del resto de principales economías desarrolladas siguen aplicando medidas claramente expansivas. Es decir, el FMI pone el énfasis en los tres vectores que van a determinar si la economía mundial prosigue avanzando en la fase alcista del ciclo o bien se empieza a producir un enfriamiento de la actividad. La sensación es que la economía mundial se encuentra situada en un frágil equilibrio: la mayoría de señales todavía apoyarían que la fase cíclica expansiva tiene recorrido (¿24 meses?), pero se van acumulando amenazas sobre los escenarios centrales. Por tanto, los datos de crecimiento de China, la evolución del precio del petróleo y la actuación de los bancos centrales y sus efectos en los tipos de cambio son las variables que pueden estabilizar a los mercados. De momento, esta semana el buen dato de crecimiento en China (+6,8% interanual) no tuvo incidencia (pasó desapercibido el hecho de que el sector servicios ya represente más de un 50% del PIB), pero sí la recuperación del precio del petróleo y la reunión del BCE.

La semana que viene es el turno del banco central americano y, la verdad, es que no lo tiene nada fácil, pues ahora el mercado no descuenta subidas hasta junio (en el segundo semestre con elecciones presidenciales parece difícil que veamos más movimientos). Analizando el comportamiento del bono americano a 2 años durante este mes (-0,21 p.p. hasta el 0,83%) o el de la referencia a 10 años (-0,24 p.p. hasta el 2%) parece que se están desinflando las expectativas de subidas de tipos, al hilo de lo que está ocurriendo con las de inflación. Aunque al final, será el comportamiento de los tipos de cambio el que marcará los ritmos de la política monetaria.

1

1 comentario

23 de enero de 2016 a las 11:58jOSEP2015
Parece que la zona Schengen se ha ampliado a todos los países limítrofes con Europa.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú