Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Dinero sumergible y antimanchas

Cultura de banca

05/06/2019

Puede que la portada del disco ‘Nevermind' de Nirvana sea una de las más icónicas de la historia de la música. En ella aparece un bebé flotando en una piscina detrás de un billete de un dólar enganchado a un anzuelo. De no ser un montaje, ¿te imaginas cómo habría acabado ese billete después de la sesión fotográfica? Seguramente ajado, dañado y, en el peor de los casos, inservible. Y todo por estar hecho de papel.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Dinero Sumergible

Dinero Sumergible

En el siglo VII, la escasez del cobre llevó a los chinos a inventar el papel moneda, fabricado a partir de la corteza de la morera. En el siglo XV, los billetes ya circulaban por toda Europa y en el siglo XVII se emitieron por primera vez de manera oficial en el Reino de Suecia.

A lo largo de todos estos años el material con el que se fabricaban fue evolucionando hasta llegar al algodón y el lino actuales, lo que los hace resistentes, pero limita su vida útil a tres o cuatro años.

Hubo quien en los años 80 se propuso fabricar billetes de plástico, conocidos como billetes de polímero. Si bien se empezaron a usar en países como Haití o Costa Rica a principios de esa década, no fue hasta 1988 cuando empezaron a ser considerados como una alternativa real al papel gracias a la experiencia de Australia, que fabricó con polímero su billete de 10 dólares.

Aquello fue solo la punta del iceberg, ya que desde 1996 todos los billetes australianos están hechos de polímero, una característica que comparten con los billetes de Brunei, Canadá, Vietnam o Fiji.

Ventajas e inconvenientes

Aunque su coste de emisión es algo mayor que el de los billetes de papel, su vida útil es más larga y pueden mantenerse hasta siete años en circulación conservando su buen estado. Son resistentes a la humedad ambiental, a las altas y bajas temperaturas, al agua y, además, no se manchan.

También permiten incorporar elementos de seguridad que no se pueden integrar en los billetes fabricados en papel, como sustratos multicolor, ventanas o marcas de agua. Esto hace que su falsificación sea más complicada.

Entre los inconvenientes destacan que son más rígidos y, por lo tanto, más difíciles de manejar, y su proceso de destrucción es más complejo. Asimismo, la dureza del material deteriora fácilmente algunos componentes de las máquinas que tratan el efectivo.

Impacto ambiental

Pese a estar fabricados en plástico, el impacto medioambiental de estos billetes es menor que el que generan los billetes de papel, ya que duran más tiempo y sus residuos se transforman en otros artículos, como macetas o bolsas de almacenaje.

El Banco de Inglaterra, que empezó a utilizar polímero en sus billetes de cinco y diez libras en 2016, explica que la huella de carbono de un billete de polímero de cinco libras durante su ciclo de vida completo es un 16% más baja que la de un billete de papel de la misma cantidad.

El caso de Europa

Los billetes de polímero ya están presentes en más de 30 países, siendo Macedonia uno de los últimos en sumarse a esta lista. Sin embargo, su uso no está muy extendido en Europa, donde proliferan los billetes de euro fabricados con algodón.

Por el momento, el Banco Central Europeo confía más en las posibilidades de los billetes de papel por seguridad y costes y entiende que el algodón es el mejor material para el euro.

¿Terminará el polímero imponiéndose también en la Unión Europea?

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú