Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Los derechos musicales ya cotizan en Bolsa

Cultura de banca

14/11/2018

Cuando Paul McCartney se enteró de que Michael Jackson había comprado los derechos de reproducción de 260 canciones de The Beatles casi le da un infarto. Aquel joven de 26 años, que se estaba haciendo de oro con las ventas de su disco ‘Thriller’, había pagado unos 47 millones de dólares en 1985 por los derechos de todas las canciones que él había compuesto junto a John Lennon entre 1964 y 1970, a excepción de cuatro temas: ‘Love me do’, ‘P.S. I love you’, ‘Please, please me’ y ‘Ask me why’.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Derechos musicales

Derechos musicales

Desde el momento de la compra, Jackson cobraría un canon cada vez que una canción de The Beatles fuera grabada, tocada o cantada.

Estas 260 canciones le estuvieron reportando beneficios al cantante estadounidense durante 10 años, hasta que en 1995 se creó un catálogo conjunto con Sony. En 2016, la multinacional se hizo con el 100% de los derechos, que en octubre de 2018 pasan a ser de Paul McCartney después de alcanzar un acuerdo confidencial con la discográfica.

Y es que la posesión de los derechos de reproducción musical es un gran negocio que en los tiempos de las plataformas de streaming está cobrando una nueva dimensión. Ya no hablamos solo de los de las canciones de The Beatles, sino de los temas superventas de Beyoncé, Rihanna, Mariah Carey o Justin Bieber.

McCartney y Jackson ya no están en el centro de estas negociaciones, que ahora controlan nombres como Merck Mercuriadis, exmanager de Elton John o Iron Maiden. Mercuriadis ha sabido darle una vuelta de tuerca a este negocio sacando a Bolsa los derechos de reproducción de temas que han estado semanas y semanas en el número 1 de las listas de música.

Y lo ha hecho a través de una sociedad parecida a una socimi -sociedades cotizadas anónimas de inversión en el mercado inmobiliario- cuya misión es comprar una cartera de activos y vivir de los beneficios que dé.

La sociedad de Mercuriadis, llamada Hipgnosis, comenzó a cotizar el 11 de julio de 2018 en la Bolsa de Londres y ya ha anunciado la adquisición del 75% de los derechos de un catálogo de 302 canciones, entre ellas ‘Umbrella', interpretada por Rihanna; ‘Baby', de Justin Bieber, o el famoso ‘Single Ladies (Put a ring on it)', popularizado por Beyoncé.

‘Talent Shows' y plataformas de streaming

En su folleto informativo, la sociedad explica que el valor económico de la música reside en el copyright asociado al trabajo original, su interpretación y los royalties que genere. Las obligaciones de pago de estos últimos están basadas en las ventas de música. Los royalties van destinados al compositor o al propietario del copyright cuando el tema se interprete, publique o se use.

Históricamente, los royalties se han visto como un activo en el que invertir debido a su atractivo, que ahora cobra mayor relevancia con el auge de los ‘talent shows', con los que las versiones de canciones famosas se han disparado.

A ello hay que añadir la buena evolución que han mostrado las plataformas de streaming. Spotify contaba en mayo de 2018 con 75 millones de suscriptores de pago, frente a los 50 millones de un año antes, y Apple Music reportó 40 millones de suscriptores de pago en las mismas fechas, un 48% más que en 2017. Las predicciones auguran que en 2022 habrá 950 millones de suscriptores de pago en plataformas de este tipo.

La sociedad de Mercuriadis ve nuevas oportunidades de crecimiento en este negocio, derivadas, principalmente, de los mercados emergentes relacionados con las tecnologías móviles o la expansión del uso de la música en las redes sociales.

Sea cual sea la época, la música siempre es un negocio en cualquiera de sus vertientes.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú