Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

De cheques con carbono 14 al contactless: 50 años de cajero automático

Cultura de banca

28/09/2017

¿Sabías que este año se cumple medio siglo de la invención del cajero automático tal y como hoy lo conocemos? 50 años después de la instalación del primer dispensador de dinero en una sucursal de Barclays en Londres, estas máquinas se han extendido a lo largo y ancho del planeta y han evolucionado hasta convertirse en sistemas que permiten realizar multitud de operaciones bancarias. Te invitamos a conocer su genial historia.

50 años de cajero automático

50 años de cajero automático

La gran novedad: dinero al momento

Hoy puedes disponer de tu dinero en cualquier momento y de la forma más innovadora y efectiva. Todo un "lujo" si pensamos que hace cinco décadas, si una persona quería sacar dinero de su cuenta corriente, tenía que hacerlo presencialmente - y en horario de oficina - en su propia sucursal. El problema surgía cuando llegaba tarde.

Eso es precisamente lo que le ocurrió a John Shepherd-Barron, un ingeniero británico que no pudo retirar dinero de su banco de Londres al retrasarse y encontrar cerrada la sucursal. A partir de ese momento, decidió que tenía que existir alguna manera para poder acceder al dinero de su cuenta aunque el banco estuviera cerrado. Cuentan que la inspiración le llegó en la bañera, donde tuvo la genial idea de crear una máquina expendedora de dinero similar a los conocidos sistemas de venta de chocolatinas.

Y así es como, el 27 de junio de 1967, la sucursal de Barclays Bank de la calle Enfield de Londres  inauguró el que se considera el primer cajero automático del mundo. Una máquina que, en lugar de golosinas, daba dinero a cambio de un cheque.

Esta idea dio forma definitiva y mejorada a algunos intentos que habían tenido lugar años antes (y que no habían cosechado mucho éxito), como en 1939, cuando el turco Luther George Simjian patentó un prototipo que, colocado en un agujero de la pared de la sucursal, permitía realizar algunas transacciones financieras. En su momento, hasta consiguió instalar una prueba piloto en el City Bank of New York, aunque la falta de demanda provocó su cierre tan solo seis meses después.

El invento tardó siete años en llegar a España y no fue hasta 1974 cuando la sucursal del Banco Popular de Toledo estrenó el primer cajero de nuestro país.

El primer PIN: ¿Mejor seis o cuatro dígitos?

Como buen ingeniero, Shepherd-Barron contempló la idea de mejorar el sistema y dotarlo de seguridad añadiendo un código de identificación en su primera máquina expendedora de dinero.

En una entrevista que concedió a la BBC en 2007, el creador del cajero automático aseguraba que, en un primer momento, pensó en una clave de seis cifras, ya que no le costaba recordar los seis dígitos de su registro militar. Sin embargo, estando en la mesa de su cocina se le ocurrió consultarle a su esposa sobre el número máximo de dígitos que podía memorizar. Su mujer le confirmó que podía recordar sin problemas una serie de cuatro números, lo que le llevó a reconsiderar su idea inicial y diseñar un código de 4 cifras para ese primer cajero. Y así es como surgió el PIN (o Personal Identification Number) que todos conocemos hoy a nivel mundial.

Este sistema continúa siendo la principal forma de identificación para realizar operaciones en cualquier cajero del mundo a día de hoy. Eso sí, a éste ya le podemos sumar sistemas avanzados como la identificación "contacless" o la posibilidad de sacar dinero sin tarjeta haciendo uso del móvil.

Cheques impregnados en carbono 14

El primer cajero automático daba dinero a cambio de un cheque, con un valor de 10 libras esterlinas por talón. Un documento que, al estar previamente impregnado en carbono 14 ligeramente radiactivo, permitía a la máquina reconocer su autenticidad.

Poco después, el inventor escocés James Goodfellow introdujo las tarjetas plastificadas que sustituyeron a los engorrosos cheques. Para ello, inventó una máquina con botones que usaba unas tarjetas perforadas que, junto a un número de identificación personal, permitía reconocer a cada cliente.

Dos millones de cajeros en el mundo

50 años después de su lanzamiento, en el mundo ya existen cerca de dos millones de cajeros automáticos que permiten realizar innumerables operaciones bancarias. Según datos del Banco Mundial, España cuenta actualmente con casi 50.000 cajeros automáticos, 116 por cada 100.000 habitantes, una de las cifras más altas a nivel mundial.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú