Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Cuentas y depósitos: dos productos básicos para el ahorro

Leer más tarde Infografía
Publicado el 16 de febrero de 2016 a las 12:00 por Bankia
Cuentas y depósitos son dos productos bancarios con algunas semejanzas y muchas diferencias. Ambos tienen en común su sencillez y su seguridad. El ahorro comienza en ellos.

Tal vez lo mejor sea empezar por diferenciar dos conceptos que a veces en la banca tienden a confundirse: inversión y ahorro. La diferencia principal es que la inversión conlleva un riesgo: puede salir bien, mal o regular. En función del producto que se escoja, la inversión tendrá más o menos riesgo. El ahorro, por el contrario, está garantizado.

Y los dos productos de los que tratamos aquí, las cuentas y los depósitos, son productos de ahorro. Eso es lo que tienen en común, pero si vemos sus características, quedarán claras sus diferencias.

Así, las cuentas son la base de nuestro día a día financiero: domiciliamos la nómina, periódicamente nos llega el cargo de la hipoteca, enviamos y recibimos transferencias, tenemos un par de tarjetas (una crédito y otra de débito) asociadas y nos llegan los recibos de la luz, el gas y el ADSL. Es donde, cada mes, llegan nuestros ingresos y salen nuestros gastos. Es el centro en torno al cual gira nuestra relación con el banco.

Pero a veces sucede que los ingresos comienzan a ser mayores que los gastos y esa cuenta, pensada principalmente para la operativa del día a día, comienza a engordar. La cuantía del dinero que allí se guarda va poco a poco a creciendo. Y es cuando nos da por fijarnos en los intereses que nos reporta esa cuenta y descubrimos que, por norma general, son intereses bajos. Entonces es cuando la atención se dirige a los depósitos.

A diferencia de las cuentas, cuya característica es la plena disponibilidad del dinero (se puede retirar la cuantía que se desee en cualquier momento), los depósitos suelen tener fijado un plazo de vencimiento. Hasta ese momento (que suele oscilar entre uno y tres años) el dinero queda “depositado”: su retirada anticipada conlleva una penalización.

Por eso este producto financiero de ahorro es para ese dinero que creemos que no vamos a necesitar a medio plazo. Como no nos hace falta ahora se guarda en esa caja separada que no puede abrirse hasta que llegue el momento.

Este ahorro no conlleva ningún riesgo, a diferencia de los productos de inversión. La cuantía está plenamente garantizada, porque el contrato se establece entre el cliente y el banco con unas condiciones perfectamente claras: el plazo que permanecerá el dinero guardado, los intereses que reportará, cuándo se pagan esos intereses y qué clase de penalización conlleva la retirada anticipada. Por lo tanto, su cobro no depende de factores externos, como cuando se invierte en Bolsa o en otros productos financieros. Además, está cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos, que garantiza su recuperación hasta los 100.000 euros.

Son, en definitiva, dos productos muy distintos: uno orientado a la operativa diaria y otro al ahorro. Pero que tienen en común la plena seguridad sobre la recuperación de nuestro dinero.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Cerrar menú