Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica Macro Semanal: Viento en las velas

Estudios y análisis

17/03/2017

Próximos a terminar el primer trimestre del año, la balanza entre fundamentos económicos y riesgo político se va inclinando a favor de los sólidos ritmos de crecimiento que presentan las principales economía del mundo.

Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

En este sentido, la acumulación de eventos económicos (reunión de la FED) y políticos (elecciones en Holanda) con potencial desestabilizador de la última semana se ha solventado de forma positiva, sin ninguna sobrearreacción digna de mención. El optimismo sigue presidiendo la toma de decisiones de los inversores y está basado en tres ideas: i) el crecimiento en 2017 puede superar a las previsiones por primera vez en los últimos años; ii) los bancos centrales serán capaces de poner en marcha la normalización monetaria sin provocar correcciones en los mercados y; iii) la intensidad del riesgo político irá moderándose en los próximos meses.

Las últimas estimaciones sitúan el crecimiento mundial en el primer trimestre del año claramente por encima del 3%, más cerca del patrón de comportamiento de recuperaciones anteriores que del anodino 2,5% al que nos hemos acostumbrado en los últimos años. Además, esta vez se ha reducido la dispersión en el crecimiento mundial, pues el dinamismo económico se extiende, prácticamente, a todas las regiones, lo que reduce la vulnerabilidad del ciclo ante "shocks" idiosincráticos locales, como los de los últimos años (crisis griega, desaceleración en China, etc). Por tanto, esta vez el optimismo parece tener una base más sólida, teniendo en cuenta los elevados niveles de confianza que muestran las encuestas, la fortaleza del sector manufacturero o las mejoras en los beneficios empresariales. El único eslabón en la cadena que faltaría por activar es el de la inversión en bienes de equipo, aunque también aquí las señales empiezan a ser más positivas, incluso en EEUU, quizás anticipando una mejora del tratamiento fiscal de la repatriación de beneficios. Mientras, las subidas de la inflación han servido para engrasar la mejora económica de los últimos meses y han obligado a revisar las previsiones para este año en buen número de países.

En este escenario, el mayor riesgo es cómo pueden cotizar los mercados financieros las señales, cada vez más evidentes, de que estamos ante un cambio de régimen en la política monetaria. Y no ante un cambio cualquiera, tras la intensa utilización de herramientas no convencionales en los últimos años. La clave será la política de comunicación que, de momento, está funcionando. Sin ir más lejos, esta semana, los activos de riesgo no pestañearon ante la subida de tipos de interés en EEUU, gracias al cambio de expectativas que se produjo en las dos últimas semanas. Frente a los dubitativos movimientos de 2015 y 2016, esta vez el banco central americano ha sabido vender las ventajas de la normalización monetaria, poniendo de manifiesto que la transparencia también es un activo para los bancos centrales. Cuando estos son capaces de transmitir que detrás de las subidas de tipos hay más crecimiento y la desaparición del riesgo de deflación (más crecimiento nominal), no debe suponer, necesariamente, una amenaza para las bolsas, ni para la deuda corporativa o las materias primas. Otra cosa es que los bajísimos niveles de volatilidad o el elevado número de sesiones que índices como el S&P llevan sin retroceder más de un 1% no deban preocuparnos, pues reflejan que, prácticamente, todas las estrategias están en el mismo lado.

Por último, también el ruido político empieza a reducirse, pues la primera estación importante del año (elecciones en Holanda) se ha superado sin sobresaltos y las encuestas siguen asignando una reducida probabilidad de victoria a Le Pen en Francia en segunda vuelta. En este sentido, uno de las coberturas clásicas de ese riesgo político en Europa (bono a 2 años alemán) ha bajado de precio en las últimas semanas, lo que refleja algo menos de preocupación por el futuro de la "vieja Europa". Ante las opciones planteadas en el Libro Blanco de la Comisión, parece que los grandes países optarán (quizás por eliminación) por una Europa a varias velocidades que permita a un grupo reducido de países avanzar en un proyecto con cada vez más problemas para conseguir unanimidad en las grandes cuestiones y para responder a un contexto externo especialmente desafiante (Brexit, Trump, etc).

En definitiva, existe un elevado consenso en considerar que la cautela que seguirán mostrando los bancos centrales y el buen comportamiento de la economía (registrándose la mayor sincronía en el crecimiento de hace años) deberían favorecer una mejora de los beneficios empresariales y una extensión del ciclo económico. Por tanto, aún asumiendo que la alta complacencia podría provocar una corrección en los activos de riesgo, se mantiene la tendencia alcista de medio plazo.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú