Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Crónica Macro Semanal: Valorando riesgos

Tiempo de lectura: 6 minutos

Leer más tarde Artículo Perspectivas negativas

Perspectivas negativas

Publicado el 09 de marzo de 2018 a las 15:30 por José Ramón Díez Guijarro

Nos las prometíamos muy felices en las primeras semanas del año por la consolidación de las mejores perspectivas económicas desde el inicio de esta fase expansiva.

Pero en las últimas semanas hemos visto un repunte del riesgo político (Trump, Italia, etc) y la reaparición de la inflación como potencial fuente de preocupación para los mercados financieros. El resultado es que los inversores están volviendo a revaluar los riesgos y su potencial impacto sobre una coyuntura económica que, por otro lado, sigue mostrando evidentes síntomas de solidez

Empezando por los bancos centrales, la parte más complicada de la ecuación, la situación continúa en modo de calma tensa. En EEUU, las expectativas de tipos se han ido ajustando a las previsiones de los miembros de la FED, mientras el nuevo presidente ha mostrado un perfil bajo en sus primeras intervenciones, aunque subrayando que los datos de actividad y el sesgo de la política fiscal abonan una mejora de las perspectivas de crecimiento y una subida de los tipos de interés de equilibrio. La clave a corto plazo será la actualización de las expectativas de tipos de los miembros del FOMC en marzo (dot plot) y, en este sentido, no se puede descartar un ajuste por encima del 3% de la mediana de previsiones para finales de 2019. En Europa, no parece que el BCE vaya a cambiar su hoja de ruta, en ausencia de sorpresas verdaderamente negativas en precios. De momento, los cambios en el "forward guidance" de este mes han sido mínimos, pues lo único que se elimina es la posibilidad de aumentar el volumen de compras de deuda en caso de necesidad. Lo más relevante ha sido la confirmación de las buenas perspectivas de crecimiento para la región en 2018 (2,4% versus 2,3% anterior), 2019 (1,9%) y 2020 (1,7%), y el mantenimiento, prácticamente, sin cambios del escenario de precios: 1,4% en 2018, 1,4% en 2019 y 1,7% en 2020. De momento, el BCE percibe poca incidencia de la subida de aranceles en EEUU, más allá de la socarronería de Draghi al comentar que, con amigos como estos, uno se inmuniza ante potenciales riesgos externos. En general, el BCE parece preferir mantenerse de perfil en estos primeros meses del año, intentando alargar lo máximo posible los efectos positivos de una política monetaria que, según los tipos de interés reales de equilibrio van subiendo, adquiere un tono cada vez más expansivo.

Pero si se trata de posicionarte en el centro de la diana, Italia y Trump nunca te decepcionan. En el caso del país transalpino, el resultado de las elecciones rompe una inercia muy positiva en Europa que empezó con los comicios holandeses y despegó con el efecto Macron. Desde luego no será suficiente para romper el espíritu reformista del nuevo eje franco-alemán, pero tampoco ayudará que las opciones antieuropeas (M5S y Liga Norte) hayan acaparado la mayoría de los votos en uno de los países fundadores de la UE. De momento, los mercados se lo han tomado con tranquilidad (+2 puntos básicos la prima de riesgo), valorando la experiencia de los italianos en estas lides (60 gobiernos desde la Segunda Guerra Mundial) y una vez que se puso de manifiesto en la campaña que ninguna de las opciones abordaría las reformas necesarias en un país con una enorme complejidad, teniendo en cuenta las divergencias de todo tipo entre el norte y el sur. Eso sí, se sigue ampliando la prima de riesgo con España hasta casi 60 puntos básicos.

Pero la semana se ha caracterizado por los análisis sobre la aplicación de aranceles en EEUU a las importaciones de acero (25%) y aluminio (10%), basándose en un tema de seguridad nacional. Si con ello se intenta penalizar a China, ya comentábamos el viernes pasado que la medida no había sido bien calibrada, teniendo en cuenta que EEUU importa muy poco acero o aluminio del gigante asiático (apenas un 2% del total). Por ejemplo, los principales exportadores de acero hacia EEUU son Canadá (16%, con quien aún se encuentra negociando el nuevo acuerdo NAFTA), Brasil (13%), Corea del Sur (10%) y México (9%, de nuevo, en el objetivo de Trump); pero también grandes economías como Japón (5,0%) y Alemania(3,8%). De hecho, desde la UE se ha producido una de las primeras respuestas, anunciando un arancel del 25% hacia algunos de los productos icónicos americanos: motos (Harley Davidson), vaqueros (Levi's) o burbon, en su mayoría producidos en estados republicanos (el valor total de las importaciones es de 2,8 m.m. de euros). De hecho, el jueves la administración americana dio parcialmente marcha atrás, al anunciar posibles exenciones a los aliados de EEUU, empezando por la congelación de las medidas a Canadá y México, mientras se renegocia NAFTA. 

Es cierto que el acero y aluminio sólo representan un 1% del PIB USA y un 2% de las importaciones (46 m.m. de dólares) y, por tanto, aunque los consumidores y el resto de la industria americana se verán afectados negativamente, estos efectos no serán suficientes para descarrilar el dinámico momento de la economía americana. Sin embargo, según el Peterson Institute, mientras se crearán 33.000 empleos en el sector del acero, se destruirán 180.000 en las industrias que utilizan estas materias primas. Por otra parte, se han empezado a revisar a la baja estimaciones de crecimiento para el comercio mundial en este año (1%/2%), al empezar a descontarse efectos de segunda ronda y no olvidemos que en la reactivación de los intercambios de bienes y servicios del invierno pasado está el origen de la aceleración sincronizada de la economía mundial. Algo normal, pues si se intensifica el conflicto, además de denuncias ante la OMC, muchos países optarán por cláusulas de salvaguarda y por proteger los sectores afectados.

En cualquier caso, lo que realmente preocupa es la imprevisibilidad de las medidas, pues la pregunta es: ¿qué puede venir después? Sobre todo, teniendo en cuenta que el fantasma de los déficits gemelos (público y cuenta corriente) vuelve a cernirse sobre la economía americana, con su potencial impacto sobre el dólar, la prima de riesgo y la senda objetivo de la FED. La política económica suele intentar reducir las fluctuaciones a corto plazo del ciclo de actividad; es decir, alargar las fases expansivas y acortar las recesivas. En este caso, la suma de todas las medidas anunciadas por EEUU desde principios de año no parece que vayan en la buena dirección. Los mercados de momento sólo están tomando nota, pues todavía prevalece el buen desempeño de la economía de los últimos meses, pero los riesgos del escenario van a centrar la atención a partir de ahora.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Cerrar menú