Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Crónica Macro Semanal: Un camino inestable

Leer más tarde Artículo Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

Publicado el 06 de mayo de 2016 a las 15:00 por José Ramón Díez Guijarro
La publicación de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre del año y de los datos del registro de la Seguridad Social del mes de abril permiten realizar un diagnóstico bastante completo del comportamiento del mercado de trabajo en España en la primera parte de este año.

Si centramos la atención en la actividad, debemos analizar la evolución de la creación de empleo; no en vano la producción de bienes y servicios de una economía aumenta cuando hay más personas trabajando y/o cuando se incrementa la producción por hora trabajada (productividad). En este sentido, las noticias siguen siendo positivas pues, aunque la ocupación disminuyó en 64.600 personas de enero a marzo, eliminando la estacionalidad, el empleo aumentó un 0,87% en el primer trimestre, casi una décima más que en el trimestre anterior y, si consideramos los últimos 12 meses (una manera alternativa de eliminar la estacionalidad), el número de ocupados se incrementó en 574.800 personas (+3,29%). Por su parte, en abril la tendencia sigue siendo alentadora, pues, en términos desestacionalizados, el número de afiliados aumenta respecto a los meses anteriores (+55.307 personas frente a las +38.752 de media de enero a marzo). Por tanto, como certificó el INE la semana pasada, la economía habría crecido de enero a marzo (0,8%), incluso algo más de lo que anticipaban la mayoría de analistas en otoño.

La noticia menos positiva es que, si prácticamente todo el aumento del PIB viene por el lado del empleo, la aportación de la productividad al crecimiento sigue siendo muy reducida y, aunque todos somos conscientes de la importancia de crear puestos de trabajo en nuestro país, en el largo plazo el éxito de los países viene explicado, casi en su totalidad, por la capacidad de aumentar la productividad. En este sentido y aunque el refranero español dice que mal de muchos es consuelo de tontos, esta semana conocíamos que la productividad en EEUU cayó de enero a marzo un 1,0% (trimestral anualizado), reduciendo su avance interanual a sólo un 0,6% interanual, lo que vuelve a advertir del bajo crecimiento potencial de la economía americana (el último periodo con un comportamiento tan débil de la productividad fue a principios de los 80). Por tanto, más allá del debate sobre la capacidad de medir bien la productividad y el crecimiento (interesante artículo en The Economist la semana pasada), parece que también en EEUU buena parte del empleo creado por el sector servicios es de bajo valor añadido, lo que repercute negativamente sobre un crecimiento de la productividad, ya demasiado débil. Así que los problemas de baja productividad no solamente son propios de países con mercados laborales rígidos que no incentivan la formación (elevada temporalidad), sino que se extienden a economías con mucha más flexibilidad en su marco de relaciones laborales. Lo que también parece sugerir que no existen soluciones milagrosas a problemas profundos.

Pese a la intensa creación de empleo en España de los últimos dos años y medio, la tasa de paro sigue en niveles muy elevados (21% de la población activa), aunque el número de parados se redujo en 653.000 personas en el último año (-12%), lo que ha permitido reducir esta ratio en 2,78 puntos porcentuales. Esta mejora se produce por el aumento del empleo, pero también por un descenso de 78.000 personas activas, explicado, en buena parte, por la reducción de la población en edad de trabajar (15-64 años). En ese sentido, el avance de la Estadística del Padrón Continuo publicado por el INE refleja que la población disminuyó en casi 100.000 personas el año pasado; de hecho, lo hizo en todas las CCAA menos en Madrid, Cataluña e Islas Baleares. Por otro lado, tras la notable caída de los últimos años (más de 10 puntos desde 2013), la tasa de paro juvenil (menores de 25 años) se estabiliza en torno al 46,5%, muy lejos, en todo caso, de los niveles pre-crisis (18,5% de media en 2005-2007).

Por tanto, desde el verano de 2013 se ha producido un cambio de tendencia en la evolución del empleo en nuestro país, pero todavía insuficiente para restañar los daños de la crisis (se ha recuperado un 28% de los puestos de trabajo perdidos). Aunque lo más preocupante es que persisten los tradicionales problemas de nuestro mercado de trabajo como son: la elevada tasa de desempleo estructural, el exceso de contratos temporales, el elevado peso del desempleo de larga duración, los elevados niveles de paro juvenil o la escasa adecuación de los parados a la demanda de trabajo. Sin olvidar que todavía hay 1,6 millones de hogares con todos sus miembros activos en paro. En el diagnóstico existe una elevada coincidencia, otra cosa es en las soluciones.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Cerrar menú