Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica Macro Semanal: Solidez en los datos de crecimiento

Estudios y análisis

03/11/2017

Las primeras estimaciones de crecimiento del PIB durante el tercer trimestre siguen reflejando una elevada solidez de la actividad global. Empezando por EEUU, donde el impacto de la temporada de huracanes no ha sido significativo para la evolución del PIB, ya que el crecimiento mantiene el elevado dinamismo del trimestre anterior (3% frente al 3,1%), con un destacado comportamiento tanto de la inversión en bienes de equipo (+8,8%), como de la aportación de la demanda externa (0,4 p.p. frente a 0,2 p.p. en el segundo trimestre). 

Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Es la primera vez desde 2014 que la economía encadena dos trimestres con ritmos de crecimiento superiores al 3%. En términos nominales, la aceleración de la actividad fue muy significativa (5,2% frente a 4,1% anterior), por un importante aumento del deflactor del PIB, originada en el encarecimiento energético. Esta subida de la energía ha mermado la capacidad de compra de las familias, como refleja la desaceleración del consumo privado (2,4% frente al 3,3% anterior), pese al buen comportamiento de la partida de gasto en bienes duraderos  (8,3% frente al 7,6% anterior). En este sentido, esta semana también conocíamos el nuevo descenso de la tasa de ahorro en el mes de septiembre (3,1% de la renta disponible frente al 3,6% anterior), lo que supone un nuevo mínimo en el ciclo actual y refleja la necesidad de que los salarios aumenten a ritmos más dinámicos para aproximar la inflación a niveles objetivos y para evitar la excesiva dependencia del gasto privado respecto del endeudamiento. Todo ello determinará la duración de esta fase cíclica expansiva, que puede convertirse en la más longeva de la historia.

En este entorno, la FED parece decidida a seguir recuperando grados de libertad. De esta manera, tras su última reunión de esta semana, la probabilidad que asignan los mercados a una nueva subida de tipos en diciembre se aproxima al 100% (50% hace un par de meses). Y, lo más importante, el nombramiento de Jerome Powell como nuevo presidente de la FED ha sido recibido como un movimiento continuista, sin tensiones aparentes en los mercados; aunque no deje de ser una excentricidad (y un riesgo) el hecho de no renovar a una gobernadora que había cumplido con nota su mandato. Otro detalle a considerar es que, por primera vez en las últimas cuatro décadas, el presidente de la Reserva Federal no es economista (ni tampoco académico como Bernanke o Yellen), algo que tampoco tiene porqué ser negativo, si es capaz de mantener el elevado consenso mostrado por los miembros del FOMC en los últimos tiempos. En estos momentos, no parece lo más conveniente un estilo de liderazgo personalista, como el que presidió los mandatos de Alan Greenspan. Aunque, una vez que la senda de ajuste de los tipos de interés hacia zona neutral parece muy encauzada, probablemente sea más importante el enfoque del nuevo gobernador sobre la regulación del sistema financiero.

Lo que sí parece confirmado es que el movimiento de normalización monetaria no tiene marcha atrás. El siguiente capítulo lo hemos conocido esta semana, cuando el Banco de Inglaterra ha anunciado la primera subida de tipos en los últimos diez años (del 0,25% al 0,5%), momento en el que todavía Tony Blair era el primer ministro. El caso de Gran Bretaña es especial, pues los efectos del Brexit sobre la confianza y los mercados obligaron a rebajar los tipos de interés en agosto de 2016, mientras la inflación se ha situado en niveles cercanos al 3% por el encarecimiento de las importaciones tras el ajuste de la libra. Lo sorprendente es que, pese al endurecimiento monetario, la libra se ha depreciado y han caído los tipos de la deuda pública, porque el Banco de Inglaterra ha anticipado que el crecimiento en los tres próximos años será sólo de un 1,7%, muy por debajo de la media de largo plazo (2,5%). Es decir, los inversores no piensan que los tipos vayan a elevarse mucho más en los dos próximos años que 50 pb, subida con la que el Banco de Inglaterra parece mostrarse cómodo.

También en la UEM, los datos de crecimiento  del tercer trimestre (0,6%) confirman que la actividad se va  a mover en la banda del 2,0%-2,5% en el medio plazo, lo que está permitiendo reducir el desempleo hasta mínimos desde 2009 (8,9% de la población activa). En el caso de España, el INE anticipó que el PIB  creció a un ritmo del 0,8% en el tercer trimestre, sólo una décima menos que de abril a junio. Pero lo más importante, es que los datos de la seguridad social del mes de octubre confirman que el  mercado laboral  mantuvo un elevado dinamismo el mes pasado. Es más, los datos sorprendieron positivamente pues el empleo aumentó en 94.368 afiliados (+0,5% mensual), el segundo mejor dato en dicho mes de los últimos 12 años, sólo por detrás del extraordinario registro de 2016 (+101.335, que fue el mejor octubre de toda la serie). Además, en términos desestacionalizados, el dato es el mejor del último año (+101.479 vs +17.902 de media en el tercer trimestre). Por actividades, destaca el aumento de la afiliación en construcción (+17.778 afiliados, un 9% más que el año anterior), Administración Pública (+26.711) y, especialmente, educación (+137.152): en todos los casos mejoran los datos de hace un año. En cambio, no sólo se perdieron afiliados, sobre todo, en comercio (-6.874), actividades administrativas (-16.088) y hostelería (-60.030), sino que, además, el deterioro fue mayor que el del mismo mes del pasado año. En octubre, no sólo se superó la barrera de los dos millones de contratos (2,03 millones), sino que se alcanzó la segunda cifra más alta de la serie histórica en cualquier mes, sólo por detrás del dato del pasado mes de junio (2,09 millones).

Finalmente, en tasa interanual, el aumento de la afiliación se estabiliza en el 3,5% (617.173 afiliados más en los últimos 12 meses). Desde mínimos, la afiliación ha aumentado en 2,28 millones y se sitúa a poco más de 979.000 de los máximos pre-crisis. Con un inicio de trimestre bastante más positivo que el trimestre anterior, parece muy difícil que la afiliación en 2017 no vaya a superar la de 2016, lo que situará la tasa de crecimiento del PIB no muy alejada de la del año pasado.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú