Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica Macro Semanal: Mercados adaptándose a la nueva realidad

Estudios y análisis

10/02/2017

El comportamiento de los mercados financieros desde la victoria de Donald Trump en las elecciones del pasado noviembre ha reflejado la apuesta por un entorno económico caracterizado por un mayor crecimiento nominal (“reflation trade”), fruto de las hipotéticas políticas de estímulo de la demanda de la nueva administración americana y del repunte de la inflación en la mayoría de países desarrollados.

Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

El resultado ha sido una revalorización de los índices bursátiles mundiales de casi el 7% desde el 10 de noviembre (3,25% en lo que llevamos de año), apostando por los efectos positivos que las bajadas de impuestos, la desregulación y el aumento del crecimiento nominal tendrán en los márgenes y beneficios de las compañías.

Además, teniendo en cuenta que, en las últimas décadas, los mercados bursátiles en EEUU siempre han alcanzado máximos dentro del año anterior a una recesión, está claro que apostar por una extensión del ciclo expansivo actual implica aumentar las ponderaciones de la renta variable en las carteras. De todas formas, las subidas no han sido lineales, pues se ha producido una rotación sectorial, en la que se han visto beneficiados sectores como el financiero (+17% desde noviembre), industrial (+9%) o materiales (+9,5%), quedando rezagados los sectores de consumo básico (+1,33%) o "utilities" (+0,5%).

Por el contrario, las referencias de deuda pública han reflejado el aumento de las expectativas de inflación y la previsible normalización de la política monetaria (aún con diferente intensidad según la región), con un gradual repunte de las rentabilidades y, por tanto, con cesiones acumuladas de los precios de un 4,8% desde noviembre. Aunque, desde principios de año, los índices globales de deuda pública han recuperado un 1,5%, probablemente por un retorno de los flujos hacia los activos refugio, algo normal teniendo en cuenta que la administración americana está siendo más agresiva de lo esperado en la mayoría de temas (comercio, regulación bancaria, etc) y que el riesgo político va a estar muy presente a lo largo del año en Europa (Brexit, calendario electoral, Grecia, etc). La apuesta por la renta variable en detrimento de la deuda pública no sólo ha reflejado los cambios en el contexto macroeconómico, sino también unas valoraciones mucho menos exigentes en términos relativos. Finalmente, las preferencias por los activos de mayor riesgo se ha extendido a los segmentos con mayor probabilidad de impago de la renta privada (high yield), pues se interpreta que este tipo de compañías tendrían una mayor sensibilidad a las rebajas impositivas/desregulación. Es significativo que la prima de riesgo que pagan los bonos con "rating" especulativo respecto a los situados en los tramos de inversión haya pasado en el último año de 650 a 250 puntos básicos. Movimiento que debería estar cercano a finalizar, teniendo en cuenta el aumento de la deuda de este tipo de compañías que suele ocurrir a estas alturas del ciclo, como reflejan las emisiones por valor de 40.000 millones de dólares que han realizado en lo que llevamos de año, sólo en EEUU.

Llegados a este punto, la duda es si el movimiento está cerca de agotarse, una vez que, tras la euforia inicial, se empiecen a acumular en el otro lado de la balanza los potenciales efectos negativos en el largo plazo de todo lo que estamos oyendo en las últimas semanas. Parece que, de momento, los mercados prefieren centrarse en el corto plazo y, por tanto, en ajustes tácticos según se vayan desarrollando los acontecimientos, lo que indudablemente nos llevará a nuevos episodios de incrementos de la volatilidad a lo largo del año. Es decir, de momento, los inversores no están reflejando en sus decisiones todos los riesgos que aparecen en las páginas de los periódicos día a día. Quizás, porque tras la experiencia del Brexit y de las elecciones americanas piensan que el potencial desestabilizador de los eventos de este año es inferior. O, porque la visibilidad a más de doce meses es mínima, así que no queda más remedio que concentrarse en lo más inmediato. Lo que parece claro es que las elecciones francesas van a centrar la atención en Europa en la primera parte del año, como refleja la subida de la prima de riesgo del bono francés (+20 puntos básicos) que se ha moderado en la última semana, a raíz de la publicación de las últimas encuestas. En estas aguas procelosas, lo más recomendable sigue siendo intentar mantener el poder adquisitivo de las inversiones en términos reales (algo más complicado este año por el desempeño de la inflación), porque la búsqueda de la rentabilidad extra va a tener un precio nada despreciable en términos de riesgo.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú