Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica Macro Semanal: ¿Euro fuerte?

Estudios y análisis

01/09/2017

Es sabido que los tipos de cambio constituyen el mejor termómetro para tomar la temperatura de una economía, pues reflejan las expectativas de millones de inversores.

Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Por tanto, la apreciación acumulada de casi un 15% del euro frente al dólar en lo que llevamos de año (8% con la libra esterlina), sobre todo estaría trasluciendo los buenos datos económicos publicados en Europa, donde la economía está creciendo a ritmos anualizados cercanos al 2,5%, claramente por encima de las previsiones de hace escasos meses. Además, la recuperación ya no sólo depende del dinamismo de países como Alemania (0,6%) o España (0,9%), sino que la mejora se extiende a  Francia (0,6%), Países Bajos (1,5%) e, incluso, Italia (0,4%). Esta sorpresa positiva contrasta con la dudas sobre el proceso de desconexión de Gran Bretaña con Europa o con los síntomas de madurez que empieza a mostrar el ciclo de actividad americano, algo normal teniendo en cuenta la longevidad del mismo. Aunque la mayor penalización al billete verde proviene de la incertidumbre que existe sobre el rumbo futuro de la política fiscal americana y, en general, sobre las dificultades de la administración Trump de conseguir el apoyo de las Cámaras (con mayoría republicana) en temas de política económica. Por tanto, la apreciación de la moneda única refleja, en primer lugar, una mejora en términos relativos de los fundamentos de la región respecto al resto del mundo.

¿Son estos niveles amenazadores para la recuperación europea? No, pues de momento en el cruce respecto al dólar se han recuperado niveles de principios de 2015, pero todavía la cotización estaría muy lejos del 1,40 de 2014 y mucho más de los máximos de 2008 (1,6 dólares por euro). Es decir, este movimiento sólo estaría compensando la debilidad de la divisa europea presente en buena parte de 2015 y 2016, pues ahora mismo, el euro estaría cerca de la cotización teórica o de equilibrio frente al dólar. Por tanto, muy lejos de una situación de "overshoting" que termine amenazando la competitividad de las exportaciones europeas. De hecho, el tipo de cambio efectivo real, un indicador sintético que incluye las cotizaciones de todas las divisas de países con los que Europa intercambio bienes y servicios, estaría cotizando en la media de las últimas tres décadas. Por tanto, el alarmismo creado por la apreciación de los últimos meses del euro frente a las divisas anglosajonas no parece justificado si ampliamos el análisis tanto desde el punto de vista geográfico, como temporal.

De cara a los próximos meses, si algo va a determinar el movimiento de los tipos de cambio van a ser las próximas reuniones de los bancos centrales. Pues detrás del movimiento desde principios de año también se encuentra la moderación de las expectativas de subidas de tipos en EEUU y la sensación de que antes o después (otoño), el BCE tiene que preanunciar su hoja de ruta para normalizar una política monetaria que ha respondido a unos riesgos que han ido desapareciendo en los últimos meses. De todas formas, aunque todos sabemos que siempre se presta una especial atención al comportamiento de la divisa por su influencia en las condiciones financieras, la autoridad monetaria europea ha manifestado en diferentes ocasiones que el tipo de cambio no es un objetivo de la política monetaria. Por tanto, sigue pareciendo difícil que el BCE puede argumentar que los niveles actuales de tipos y el programa de compra de deuda son necesarios para una economía creciendo cerca del 2,5%, con la inflación en el 1,5%, el desempleo en mínimos desde 2009 (9,1%) y el crédito a familias y empresas avanzando a ritmos del 1,2% (3,1% en los países de Centroeuropa). De hecho, con el exceso de liquidez existente en el sistema (1,7 billones de euros) y la penalización que supone el tipo de la facilidad de depósito, parece difícil argumentar que existe un problema de oferta de crédito en Europa. Mientras, en el balance del BCE el volumen de activos comprados se aproxima a los 2,5 billones, más de un 20% del PIB de la UEM y reaparecen los problemas técnicos para alcanzar los objetivos de compra mensuales. Así que algo se debe hacer y, no precisamente, esperar y ver. De paso, el anuncio de la estrategia de salida incluso podría frenar la intensidad del ajuste del euro, al eliminar buena parte de la incertidumbre que ha transmitido la comunicación del BCE desde la intervención de Draghi en Sintra. Puede que septiembre, con las elecciones alemanas a la vista sea demasiado pronto, pero no se debería dejar pasar la reunión de octubre para anunciar novedades.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú