Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica Macro Semanal: Estabilidad en el crecimiento de la economía española

Estudios y análisis

20/07/2018

Repasar el comportamiento de la economía española en los últimos trimestres, así como la evolución de las previsiones económicas, nos lleva a la conclusión de que la estabilidad está presidiendo el desempeño de la actividad en nuestro país.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Perspectivas

Perspectivas

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Anticipando un crecimiento del 0,7% de abril a junio de este año, ya serían cuatro trimestres consecutivos con la misma velocidad de crucero. El aumento del riesgo geopolítico de los últimos meses, la subida de los precios del petróleo, el enfriamiento de nuestros socios comerciales o la apreciación del euro han tenido un impacto muy limitado sobre la actividad, reflejando la solidez de la inercia cíclica. Lo que contrasta con el comportamiento de nuestros socios comerciales, pues con todos los vientos de cola a favor, la UEM llegó a crecer a ritmos cercanos al 3% hace un año, pero, una vez reducido ese influjo externo positivo, el crecimiento se ha desacelerado hasta la zona del 2%. De manera que el diferencial de crecimiento con Europa se ha vuelto a ampliar en este primer semestre del año, algo que también ha reflejado el FMI en su revisión de las previsiones económicas, al mantener sin cambios las de España (2,8% este año y 2,2% en 2019), mientras rebajaba las de la UEM tanto en 2019 (-0,2 p.p. hasta el 2,2%), como en 2020 (-0,1 p.p. hasta el 1,9%).

Si miramos las previsiones de crecimiento del consenso de FUNCAS para 2018, ahora mismo se encontrarían casi en el mismo punto que hace doce meses (2,8% frente a un 2,7%), pues las revisiones a la baja de la última parte del año pasado se han revertido en los últimos meses. Además, con una diferencia muy reducida entre la previsión máxima (2,9%) y la mínima (2,6%). Algo que se repite en los pronósticos para el año que viene, pues la previsión media de los servicios de estudios (2,4%) coincide con las últimas revisiones del Gobierno, OCDE, Comisión Europea y Banco de España; la previsión máxima se sitúa en el 2,6% y la mínima en el 2,3%. Algunos pueden pensar que tanta unanimidad es motivo de preocupación, pero no hace más que reflejar la estabilidad del crecimiento en los últimos meses.

También se debe destacar que detrás de la estabilidad se empiezan a percibir algunos ligeros cambios en la composición del crecimiento. En el consumo de las familias, se aprecia que la recuperación va perdiendo intensidad. En los inicios de la recuperación, los ritmos de crecimiento fueron muy elevados, como es habitual en ese momento cíclico, al ir aflorando gasto "embalsado". La moderación en la creación de empleo, la absorción de la demanda para reposición de bienes de consumo duradero y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios (parcialmente compensada por el acuerdo recientemente firmado por sindicatos y patronal) hacen prever una senda de progresiva ralentización, como ya se está notando en algunos indicadores, especialmente ventas minoristas. Sobre todo, porque la brecha entre consumo en términos nominales y renta bruta disponible se ha ampliado en el último año, lo que ha situado la tasa de ahorro de las familias en mínimos históricos. Si a lo anterior le añadimos la recuperación de la inversión en vivienda, los hogares ya tendrían necesidad de financiación por primera vez desde el año 2009. De hecho, esta semana conocíamos que la deuda de los hogares sigue reduciéndose (hasta 710.902 millones de euros, niveles de la primera mitad de 2006), aunque los ritmos son cada vez menores (0,2%). Por su parte, la demanda externa sí se está viendo afectada por la desaceleración del comercio mundial, pues las exportaciones de bienes crecen hasta mayo un 2,8% interanual, en contraste con las tasas del tramo final de 2017, en el entorno del 8%. En la misma línea, hoy conocíamos que Exceltur revisa siete décimas a la baja su previsión de crecimiento del PIB turístico hasta el 2,6% en 2018, ritmo inferior al esperado para el PIB de la economía española, por primera vez desde 2009. De hecho, los cálculos de esta asociación de empresas del sector turístico, anticipan que en los dos primeros meses del segundo trimestre el crecimiento del sector habría sido del 2%, frente al 3,1% de enero a marzo. La recuperación de mercados competidores (Turquía, Egipto, etc) y la menor demanda tanto nacional, como de algunos mercados foráneos tradicionales (Inglaterra por el Mundial de Fútbol) explicarían esta desaceleración.  

Finalmente, en el lado positivo de la balanza tendríamos al mercado de la vivienda, donde la demanda aumenta a ritmos del 15% interanual hasta acercarse a las 500.000 compraventas anuales, de las cuales el 82% son viviendas de segunda mano. En este contexto, la promoción avanza (+28,5% los visados) y se acerca a las 100.000 viviendas anuales y 8.300 millones de euros, aún lejos de las cifras de la burbuja (y apenas un tercio de la promoción media anual del período 1992-1997). La heterogeneidad territorial es muy elevada, concentrando cuatro provincias el 50% de las viviendas visadas anuales. La escasez de suelo finalista contiene el avance de la oferta en las zonas más demandas, desplazándola en algunos casos hacia municipios limítrofes.

En definitiva, los últimos datos de la economía española apuntan a un mantenimiento a corto plazo de los ritmos de crecimiento, con mayor protagonismo de construcción, en detrimento de gasto de hogares y exportaciones. Esta combinación nos llevaría a una moderada desaceleración en 2019, cuya intensidad la determinará el comportamiento de la inversión en bienes de equipo. De momento, las previsiones del consenso de FUNCAS, antes comentadas para 2019 (2,4%), vendrían de la mano de una pérdida de impulso del consumo (2,0% frente al 2,4% de este año), de una menor aportación de la demanda externa al crecimiento (0,1 p.p. frente a 0,2 p.p. este año), aunque se mantendría el superávit de balanza por cuenta corriente en niveles parecidos a los de este año (1,5% del PIB), y del mantenimiento de los ritmos de crecimiento de la formación bruta de capital fijo (4%). Combinación que todos firmaríamos de cara al año que viene.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú