Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Crónica Macro Semanal: Endeudamiento y vulnerabilidad

Leer más tarde Artículo Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

Publicado el 17 de febrero de 2017 a las 14:00 por José Ramón Díez Guijarro

La persistencia de elevados déficit de balanza por cuenta corriente y la acumulación de altos niveles de endeudamiento privado constituyeron los dos grandes problemas macroeconómicos al inicio de la crisis que, en buena parte, terminarían explicando la intensidad de la recesión de la economía española si la comparamos con otros países de nuestro entorno.

El cambio estructural en los flujos de capitales que provocó la crisis financiera internacional obligó a corregir desequilibrios, como la existencia de necesidades de financiación anuales equivalentes al 10% del PIB o la acumulación de deudas en el sector privado (220% del PIB en el caso de familias y empresas no financieras).

Respecto al primer problema, el ajuste del déficit de la balanza por cuenta corriente ha sido el más intenso de las últimas décadas, pues hemos pasado de un saldo negativo medio equivalente al 4,6% del PIB entre 1997 y 2012 a un superávit medio del 1,5% en los últimos cuatro años (2% en 2016). Mantener ese capacidad de financiación es una de las condiciones necesarias para alargar la fase expansiva actual, teniendo en cuenta que nuestra posición de inversión internacional neta (PIIN), es decir, la diferencia entre activos españoles en el resto del mundo y los pasivos contraídos con el exterior, sigue siendo muy negativa (88% del PIB), lo que nos hace vulnerables ante posibles cambios de ánimo de los inversores internacionales. Por tanto, el comportamiento positivo de nuestros precios relativos debe continuar, siendo un objetivo de la política económica, algo de absoluta actualidad en una semana en la que el INE certificaba un aumento de la inflación hasta el 3% en enero que nos llevará a un crecimiento medio anual de la cesta de consumo más próximo al 2,5% que al 2%.

Aunque no todo es negativo en el aumento de los precios porque situar el crecimiento nominal de la economía española cerca del 4,5% ayudará a dulcificar el exigente proceso de desapalancamiento en el que lleva inmerso el sector privado desde el inicio de la crisis. Proceso que ha permitido reducir el endeudamiento de familias y empresas hasta el 167% del PIB el año pasado, aunque todavía estaríamos 35 puntos por encima del umbral máximo que fija Bruselas en el marco de vigilancia de los desequilibrios macroeconómicos. En el caso de los hogares, esto ha supuesto rebajar la deuda desde 914.000 millones de euros en 2008 hasta 720.000 millones de euros en la actualidad, lo que significa retroceder hasta niveles de 2005. En términos de PIB, supone un ajuste de casi 20 puntos porcentuales (desde el 84,8% hasta el 65,2%).

Pero la fotografía era incompleta porque no teníamos un análisis detallado de la composición y distribución del endeudamiento de las familias, algo que se ha podido subsanar con la publicación de la Encuesta Financiera de las Familias, aunque los datos están algo atrasados (2014). La principal conclusión es la existencia de todavía una elevada vulnerabilidad financiera de las familias, reflejada en el esfuerzo financiero que realizan importantes segmentos de la población: i) el 14,2% de las familias destinan más del 40% de su renta al pago de sus deudas; y ii) para el 22,8%, la deuda supera el 75% de la riqueza. En 2014, el 48,8% de los hogares tenían alguna deuda pendiente, lo que supone un descenso de 1,2 puntos respecto a 2008, aunque la mediana del importe aumentó un 11,6% hasta 45.000 euros. Por tramos de edad, destaca el importante descenso de los hogares endeudados en el que el cabeza de familia tiene menos de 35 años (desde el 80% del total en 2011, hasta el 55% en 2014), lo que puede reflejar un aumento de la preferencia por el alquiler en detrimento de la compra de vivienda en ese segmento de población. También sorprende que la mediana del endeudamiento de los jubilados se haya duplicado de 2011 a 2014, desde 10.000 a 20.000 euros. En términos relativos, la deuda representaba en 2014 el 30,3% de la riqueza bruta (activos reales y financieros) para el hogar endeudado mediano (19,5% en 2008). Destacan las elevadas ratios en los tramos bajos de riqueza (109,6%), que es, precisamente, junto con los hogares más jóvenes, dos de los grupos donde se han registrado incrementos más intensos en los últimos años (+21,9 y +34,7 puntos, respectivamente).

Si analizamos la carga de la deuda de los hogares, el hogar endeudado mediano dedicaba en 2014 el 18,1% de su renta bruta al pago de sus deudas (amortización e intereses), un porcentaje inferior al de 2008 (19,1%). Por grupos, los mayores porcentajes se registran, sobre todo, en los niveles bajos de ingresos (38,5%); en cualquier caso, se observan descensos generalizados respecto a 2008, especialmente intenso en los mayores niveles de riqueza (-4,9 puntos). Finalmente, como comentábamos anteriormente, el 14,2% de los hogares endeudados destinaban en 2014 más del 40% de su renta bruta al pago de sus deudas, porcentaje inferior al de 2008 (16,6%). Los hogares peor colocados son los del tramo inferior de renta (48,6%, 2,1 puntos más que en 2008).

Por tanto, la elevada vulnerabilidad financiera que todavía presentan importantes segmentos de la población española y los cambios sociológicos que se están produciendo a raíz de la última crisis hacen pensar que el proceso de desapalancamiento va a proseguir en un futuro, aunque probablemente con una composición diferente entre los tres factores que lo coadyuvan: ahorro, venta de activos y amortizaciones. En este sentido, esta semana la Comisión Europea anticipaba que el ahorro de las familias se va a estabilizar en el 8,3% de la renta disponible en los próximos dos años.

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Deseo suscribirme al boletín del blog de Bankia, S.A – Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en este apartado, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de gestionar y mantener la solicitud de suscripción al boletín del blog de Bankia, S.A. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá gestionar la solicitud. No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, cancelación, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

Cerrar menú