Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica Macro Semanal: Drenaje a Europa y problemática de Islas

Estudios y análisis

14/10/2016

La inflación en España retorna a terreno positivo después de 14 meses (+0,2% en septiembre). La subida mensual de las partidas de productos energéticos (+1,5%) y carburantes y combustibles (+1,6%) explicaría este movimiento al alza de los precios, apoyado también en las subidas de algunos servicios (comunicaciones, hoteles, cafés y restaurantes).

Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Por el contrario, ha sorprendido la fuerte caída mensual de los alimentos sin elaborar (-2,6%) que ha reducido su tasa interanual del 3,7% al 1,2%. Por su parte, la inflación subyacente se reduce en una décima hasta el 0,8% y se mantiene el diferencial negativo con Europa en la lectura armonizada de precios (0% frente al 0,4% en la UEM). Esta tendencia alcista en los precios se mantendrá en los próximos meses, una vez vaya desapareciendo el efecto escalón de la energía, especialmente, si se confirma el recorte de producción que se está negociando de cara a la reunión de productores del 28 y 29 de octubre en Viena. De este modo, esperamos que a finales de año la inflación general se iguale a la subyacente en niveles del 0,8%, para incluso superar puntualmente el 1,5% en el primer semestre del año que viene por el efecto energía, con la media anual en 2017 en torno al 1,4%.

Este aumento de la inflación facilitará el proceso de desapalancamiento de la economía española que, según las cuentas financieras del segundo trimestre, ha permitido situar la deuda total en el 302,6% del PIB, el porcentaje más bajo desde 2012. Por agentes, el comportamiento sigue siendo dispar, pues mientras la deuda privada cayó cuatro décimas hasta el 169% del PIB (11 puntos porcentuales menos que hace un año y mínimo desde 2005), la pública aumentó en la misma cuantía hasta el 133,7% del PIB. Es un concepto de endeudamiento público más amplio, con distinto criterio de valoración e instrumentos incluidos que el utilizado en el procedimiento de déficit excesivo, que además no incluye los pasivos de las AAPP en poder de otras AAPP. Y, en este último caso, la ratio de deuda pública estaría situada en torno al 100% del PIB.  

Todo lo que va mal es susceptible de empeorar. Sólo hay que ver el derrotero que han tomado las negociaciones del Brexit en las últimas dos semanas. Frente a los partidarios de un “soft” Brexit, es decir, de mantener vínculos parecidos a los de Noruega que, a cambio de acceder al mercado único, permite la libre circulación de personas y aporta fondos al presupuesto comunitario, parece que el nuevo gabinete británico se posiciona por establecer fuertes restricciones a la inmigración desde la UE, aunque eso suponga la pérdida de acceso al mercado único. En el fondo, lo paradójico es que en una economía tan abierta como la británica, defensora tradicional del libre comercio, se pueda tener como objetivo ser “totalmente independiente” del exterior, como declaró Theresa May la semana pasada.

De momento, la sensación es que, a estas alturas, no parece que el gobierno británico tenga una estrategia clara de negociación, pues está afrontando un problema de gran complejidad técnica con eslóganes y señales para consumo interno, con una clara intencionalidad electoral. En este sentido, además de extremar la paciencia, la respuesta de Europa al órdago de las últimas semanas debería ser contundente, dejando claro que el acceso al mercado común no puede ser gratuito y que ningún país debería mejorar las relaciones con la UE una vez que se ha salido del club.

El principal termómetro para medir como están los ánimos entre los inversores es la cotización de la libra. No olvidemos que, según un reciente estudio del BIS, en los mercados de divisas se mueven diariamente 5,1 billones de dólares, con la libra estando presente en el 13% de estas operaciones y Londres centralizando un 35% del total de la operativa. Pues bien, desde el referéndum de junio, la divisa británica ha perdido un 18% de su valor frente al dólar y el euro y, ahora mismo, cotizaría cerca de mínimos históricos. Es cierto que esta debilidad de la libra puede tener un impacto positivo sobre las exportaciones a corto plazo, lo que explicaría el buen comportamiento reciente de la bolsa británica, pero no es la mejor receta para la estabilidad monetaria, ni para atraer inversiones procedentes del exterior. De hecho, algún gran productor automovilístico japonés ya ha paralizado proyectos de inversión en el Reino Unido, mientras arrecian las críticas de los propios empresarios británicos a cómo se está llevando el tema. Pero, como no escarmentamos, a la vuelta de la esquina (4 de diciembre) se ha convocado la consulta para aprobar la reforma constitucional en Italia. O, lo que es lo mismo, inestabilidad asegurada en los mercados financieros europeos en las próximas semanas.

 

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú