Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica macro semanal: Con los hilos de la confianza se teje el futuro

Estudios y análisis

03/06/2016

¿Estamos viendo la luz al final del túnel en el comportamiento de la inflación? Parece prematuro cantar victoria pero, si el precio del petróleo no vuelve a dar sorpresas negativas y se mantiene en la zona de 40-50 dólares, podríamos estar ante las primeras señales de un suave cambio de tendencia en el comportamiento de los precios.
Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

La decisión de la OPEP de no fijar un techo a la producción no altera el escenario; no en vano, el mercado se está reequilibrando sin necesidad de alterar las cuotas. Además, el precio de las materias primas agrícolas está creciendo a ritmos próximos a los dos dígitos. Por tanto, el efecto base que se producirá en la inflación a partir de otoño, gracias al comportamiento de los componentes energéticos, puede permitir que la inflación general se acerque e, incluso, supere a la subyacente antes de lo esperado en buen número de países.

Es cierto que tampoco las lecturas de las cestas de bienes, excluyendo energía y alimentos no elaborados, están en niveles excesivamente elevados (0,8% en la UEM y 0,7% en España), pero que la inflación se aleje de la zona actual supondría un respiro para los bancos centrales. En el caso de la UEM, aunque el traslado del encarecimiento del crudo a los precios finales está siendo muy lento (el peso de los componentes que todavía presentan una inflación inferior al 1,0% supera el 60%), vemos factible que la inflación vuelva a ser positiva ya en junio e inicie una gradual senda alcista que podría acercarla al 1,0% en diciembre.

De este modo, la inflación media en 2016 sería de un 0,3% (0,1% previo) y en 2017 subiría hasta un 1,4% (1,1% anterior). Previsiones que coinciden con las del BCE, que estima un 1,3% para el año que viene. Son todavía niveles lejanos a los objetivos, pero reducirían el temor de nuevos ajustes a la baja de las expectativas y, sobre todo, permitirían a los bancos centrales ir reconsiderando la estrategia de los últimos tiempos. Además, la bajada de las rentabilidades en términos reales podría dar un impulso adicional a la todavía alicaída demanda interna en Europa, permitiendo también una normalización del ritmo de avance de la actividad hacia la zona del crecimiento potencial.

Por tanto, en el debate entre los que siguen viendo riesgos elevados de deflación y los que llevan tiempo avisando de que, antes o después, llegará el lobo, la situación puede equilibrarse algo más en el futuro cercano. Sin embargo, lo que todavía parece muy improbable en el medio plazo es un repunte inesperado de los precios, cuando sigue existiendo un elevado exceso de oferta en la cadena de producción mundial. Quizás la única duda sea EEUU (inflación subyacente en el 2,1%) pero, con un output gap negativo (todavía la actividad económica está por debajo de su potencial tras ocho años de expansión) y con previsiones del FMI de que no volverá a la zona positiva hasta al menos el año 2019, parece difícil que vayamos a ver sorpresas al alza.

De momento, tampoco en una de las medidas preferidas por la FED para medir la inflación (deflactor del consumo) parece haber señales preocupantes (1,1% interanual), aunque el componente subyacente se sitúa en el 1,6%. En definitiva, si tanto el crecimiento como la inflación van “normalizándose”, los bancos centrales poco a poco podrán ir replanteándose sus estrategias y eso significa para la FED retomar la senda de subidas hacia zona neutral de tipos de interés (independientemente de cual sea esa zona en momentos como los actuales), mientras el BCE se tomará un tiempo para implementar el último arsenal de medidas y valorar sus efectos. Pero cada vez parece más probable que no vayamos a ver una nueva vuelta de tuerca en Europa y que debemos estar preparados para más reuniones de transición del consejo de gobierno, como la de esta

.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú