Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Crónica Macro Semanal: Buenos tiempos para tener mejores sensaciones

Leer más tarde Artículo Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

Publicado el 07 de octubre de 2016 a las 15:30 por José Ramón Díez Guijarro

Las señales transmitidas por los datos de actividad publicados esta semana han sido muy positivas. Empezando por EEUU, después de la debilidad de agosto, parece que el crecimiento podría acelerarse en los próximos meses, pese a la elevada incertidumbre política

Especialmente significativa ha sido la mejora de las expectativas que reflejan las encuestas de confianza, tanto en el ISM manufacturero (51,5 vs 49,4) como, especialmente, en el ISM del resto de sectores, con la máxima subida mensual de la serie (57,1 vs 51,4). Parece que el sector empresarial estaría anticipando un aumento del consumo, que ya se percibe en algunos datos como las ventas de vehículos ligeros (+4,5% en septiembre), gracias, sobre todo, a un mercado laboral que sigue creando empleo de forma dinámica. También sorprendió la solidez de los datos industriales en Alemania del mes de agosto que suelen ser un buen termómetro del tono del crecimiento global, teniendo en cuenta la elevada apertura del país germano. Así, el crecimiento de los pedidos triplicó las expectativas (1% frente a 0,3% en julio) y la producción más que compensó el retroceso del mes previo (2,5% frente a -1,5%). Por último, en España también los datos de los últimos días reflejan que la actividad mantendrá la tónica de los últimos meses, décima arriba o abajo. Es verdad que, con el dato de afiliación de septiembre, el tercer trimestre se habría cerrado con una ligera desaceleración de la creación de empleo (+0,7% trimestral frente al +0,9% del trimestre anterior), pero septiembre fue el mejor mes del último trimestre, ya que la afiliación en términos desestacionalizados creció en casi 45.000 personas. Por último, también la producción industrial sorprendió positivamente en el mes de agosto, al crecer un 4%, rompiendo la tónica de debilitamiento de meses anteriores. Este buen clima que reflejan los datos de crecimiento sólo se ha visto roto esta semana por las señales negativas procedentes de Gran Bretaña sobre la manera de enfocar las negociaciones del Brexit. El resultado es que hemos visto un fuerte castigo a la libra que se ha situado en mínimos de los últimos 30 años, con flash crash incluido en la sesión asiática del viernes. Hay tiempo para arreglarlo, pero los mensajes de la convención conservadora británica de esta semana son para preocuparse.

Como cada semestre, el FMI actualizaba esta semana sus previsiones económicas, sin apenas sorpresas. El crecimiento mundial en 2017 seguirá la tónica de esta recuperación, es decir, un comportamiento mediocre que se refleja en ritmos de avances de la actividad global ligeramente superiores al 3% (3,1% en 2016 y 3,4% en 2017). Por tanto, se confirma que estamos ante la reactivación económica más débil desde la Segunda Guerra Mundial, algo que algunos economistas califican como la “nueva normalidad”, mientras otros prefieren directamente hablar de un proceso de estancamiento secular; ocasionado, según el FMI, por el comportamiento negativo de las “4P”: productividad, tasa de participación de la fuerza laboral, polarización en la distribución de la renta y tasa de pobreza. 

En el lado positivo, por primera vez en los últimos años, el deterioro de las expectativas de los países desarrollados se ve compensada por una mejora en los emergentes, centrada en países muy castigados en los últimos tiempos (Rusia y Brasil) que podrían volver a crecer en 2017. También se debe valorar favorablemente, después de las dudas de hace un año, la estabilización del crecimiento de China en tasas algo superiores al 6% y el repunte de la inflación que se espera en los países  desarrollados (1,7% frente al 0,8% de 2016) lo que favorecerá el proceso de desapalancamiento global.

La sorpresa negativa de 2016 está siendo el débil crecimiento de la economía americana (1,6%), lastrada por un mal inicio del año debido a factores climatológicos. Para el año que viene la previsión de crecimiento para EEUU se rebaja tres décimas hasta sólo el 2,2%, lo que denota cierta preocupación por el grado de madurez de la expansión americana, algo normal teniendo en cuenta que ya son más de 7 años de recuperación, superando la duración media histórica (6 años). Para la UEM, lo más destacable es que se revisan al alza las previsiones para 2017 hasta el 1,5%, pero lo preocupante es que el crecimiento no parece que vaya a superar ese techo de cristal a corto plazo. Por su parte, España vuelve a destacar positivamente, pues el crecimiento superará este año al del resto de países desarrollados (3,1%), muy por encima además de las previsiones de hace un año (2,5%). Esperemos que también el año próximo seamos capaces de crecer por encima de lo que espera el FMI (2,2%) y, sobre todo, de mejorar la senda de desaceleración que se anticipa para nuestro crecimiento hasta el año 2021, momento en el que creceríamos sólo un 1,6%.

En la parte analítica que, suele tener más interés que las propias previsiones, el FMI ha hecho especial hincapié en que la debilidad crónica del PIB y su reparto desigual conlleva un aumento del riesgo político, como ponen de manifiesto abundantes ejemplos en los últimos meses ( Brexit o elecciones presidenciales en EEUU). De hecho, el FMI está especialmente preocupado por la incidencia que puede tener la inercia política populista sobre el proteccionismo y, en definitiva, sobre el comportamiento del comercio mundial, ya que los intercambios de bienes y servicios sólo han crecido un 3% anual en media desde 2012, menos de la mitad que en las tres décadas anteriores. Así que la pregunta es si podemos ver a medio plazo un retroceso en el proceso de globalización de las últimas décadas. Por último, una novedad interesante es que el FMI estima por primera vez que la deuda global equivale al 225% del PIB mundial o, lo que es lo mismo, totalizaría 152 billones de dólares (más de 130 veces el PIB español). Son cifras que asustan y que no han dejado de crecer desde principios de la pasada década. De esa cantidad, dos tercios corresponderían al sector privado y un tercio al sector público.

En definitiva, la señal principal que se extrae de los informes del FMI es que, a estas alturas de la fase cíclica expansiva, no podemos depositar demasiadas esperanzas en una mejora de los ritmos de actividad a corto plazo. Por tanto, el objetivo debe ser alargar esta nueva normalidad lo máximo posible y aprovechar ese tiempo para realizar las reformas que necesitan las partes más anquilosadas de nuestra estructura económica.

2 comentarios

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

2 comentarios

14 de octubre de 2016 a las 15:02RAQUEL
MALOS TIEMPOS PARA TENER MALAS SENSACIONES. En EEUU, el 1% más rico de la población ha acaparado el 95% del crecimiento económico posterior a la crisis financiera entre 2009 y 2011, mientras que el 90% con menos recursos se ha empobrecido. El 10% de los estadounidenses más ricos concentran más de la mitad de la renta del país, el 50,4%, es el porcentaje más elevado desde la Primera Guerra Mundial. y un tercer dato: en 2012, los cinco grupos financieros más importantes de EEUU enviaron a 406 lobbistas para derogar la ley que pretende regular los mercados financieros y proteger la economía de una segunda gran crisis. ¿Tiene que decir algo el FMI a este respecto?
08 de octubre de 2016 a las 18:55Josep Ribes
En España poniendo palos en las ruedas los representantes de Podemos nos va a costar conseguir tasas más altas de crecimiento.
Cerrar menú