Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Crónica Macro Semanal: Analizando los desequilibrios macroeconómicos en Europa

Estudios y análisis

24/11/2017

La crisis económica puso de manifiesto la debilidad del marco de gobernanza europeo y la necesidad de una mayor coordinación de las políticas económicas en la Unión Europea.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bankia Crónica Macro Semanal

Bankia Crónica Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Dentro de la mejora del entramado institucional, se decidió crear un sistema de vigilancia que pretende alertar de la aparición de desequilibrios macroeconómicos en un país y, por tanto, evitar un posible contagio que termine afectando a la estabilidad económica de toda la zona euro. El sistema consta de un mecanismo de alerta que puede dar paso a medidas correctoras e, incluso, sanciones en caso de incumplimiento de las recomendaciones (depósito del 0,1% PIB). 

Para analizar la situación de cada país, la Comisión Europea utiliza catorce variables económicas, divididas en tres grandes grupos: desequilibrios externos y competitividad, desequilibrios internos e indicadores de empleo. Para cada indicador, la Comisión establece los umbrales de alerta y analiza la evolución en el último año. En el caso de algunos indicadores, como en el caso del saldo de la balanza por cuenta corriente, es tan negativo tener una necesidad de financiación superior al 6% del PIB (por ejemplo, Gran Bretaña), como tener un superávit que supere el 4% del PIB (Alemania, Holanda o Dinamarca). Es decir, tener un importante exceso de ahorro sobre inversión puede ser tan desequilibrante para el resto de socios comunitarios como depender en demasía de los flujos de ahorro del exterior; sobre todo, en un mundo como el actual, donde vuelven a mirarse con lupa los saldos comerciales y los comportamientos de los tipos de cambio.

Este año, el informe de la Comisión Europea destaca que la mejora económica en la región está permitiendo reducir los desequilibrios. En este sentido, se va reduciendo el número de países que superan los umbrales críticos establecidos para cada una de las variables. A destacar, el reducido número de países que incumplen los rangos de alerta en saldo por cuenta corriente, teniendo en cuenta que los desequilibrios de hace una década (incluido, el de España) estuvieron en el origen de la crisis. También los indicadores cíclicos de empleo experimentan una buena evolución en la mayoría de países, concentrándose los problemas en cuatro variables: posición inversora internacional neta (15 de 28 países), deuda pública (incumplen 16 países), deuda privada (incumplen 12 países) y, sorprendentemente, precios de la vivienda (10 países con subidas interanuales superiores al 6%).

Pese al elevado dinamismo alcanzado por la economía europea este año, la Comisión alerta del riesgo de complacencia y de cierta paralización en el ritmo de reformas que está frenando la corrección de los desequilibrios en una coyuntura netamente favorable. A la hora de establecer alertas, los países se dividen en: a) países con vulnerabilidades múltiples e interconectadas (Chipre, Grecia y Portugal), que presentan un sector privado y público muy endeudados, una posición deudora externa elevada y unos sistemas bancarios todavía frágiles; b) Italia, que merece una mención especial, ya que destaca negativamente por el elevado endeudamiento del sector público, en un contexto de bajo crecimiento potencial, baja productividad y fragilidad de su sistema bancario por el elevado peso de crédito moroso; c) países con persistencia de superávit por cuenta corriente muy abultados (Dinamarca, Suecia, Países Bajos y Alemania), donde la dinámica de acumulación de ahorro puede terminar afectando negativamente al crecimiento, al recortar la inversión; d) países con evidencias de sobrecalentamiento del mercado de la vivienda (Suecia, Austria, Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos y Reino Unido), en un contexto de elevado endeudamiento de las familias; y e) países donde los costes laborales siguen al alza, al tiempo que comienzan a perder competitividad (Estonia, Hungría, Letonia, Lituania y Rumanía).

En el caso de la economía española, la Comisión Europea destaca la mejora que se ha producido en los últimos años, aunque todavía superamos los umbrales en 4 indicadores: deuda externa neta (83,9% del PIB), deuda privada (146% del PIB), deuda pública (99% del PIB) y tasa de paro (16,4% según la última EPA). Por tanto, se incide en problemas conocidos por todos, como los elevados niveles de endeudamiento todavía existentes, pese a los avances registrados en el desapalancamiento privado, la vulnerabilidad que supone para la recuperación la elevada deuda externa y, finalmente, las elevadas tasas de paro, especialmente, entre los jóvenes, acompañadas de una elevada temporalidad en los contratos.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú