Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Consejos para que no te engañen en tus compras en Internet

Cultura de banca

26/11/2015

Llega el final de año y con ello, días en que muchos comercios aprovechan para rebajar diversos productos y el período con más volumen en las compras. En internet se adelanta la llegada de los Reyes Magos y Papá Noel, dado que los consumidores se anticipan para que los pajes lleguen a tiempo con sus regalos. Los compradores disfrutan de estas ofertas online y de la comodidad de no tener que ir físicamente a las tiendas, pero tanto durante estos días y el resto del año, los cibercriminales tratan de engañar a los usuarios con diversas estafas electrónicas.

Compras online

Compras online

Así que el objetivo aquí es desvelar algunas de las estafas más genéricas y tradicionales para que las tengáis en cuenta a la hora de realizar esas compras electrónicas. Sin embargo el resumen es sencillo: solo hace falta un poco de sentido común a la hora de realizar esas compras, porque la realidad es que a pesar de las rebajas, nadie da duros a cuatro pesetas.

Entre las estafas más comunes están las siguientes:

1. El anzuelo: la salida de productos llamativos como el iPhone 6s, por ejemplo, puede hacer que muchos vean promociones en las que se regalan estos teléfonos o productos igualmente atractivos. Para conseguirlos normalmente los estafadores nos piden que hagamos "Me gusta" ("Like") en su página de Facebook para entrar en el sorteo de la página, o que vayamos a una página distinta en la que a menudo nos obligarán a rellenar una encuesta para poder optar a ese premio. Un premio que no existe: el estafador gana dinero por esos clicks y esos datos que introducimos y que luego vende a otras empresas. Si eso de que regalan un iPhone 6s es demasiado bueno para ser verdad, es porque es demasiado bueno para ser verdad.

2. Cuidado con lo que tecleáis: algunos sitios web se aprovechan de cómo tecleamos en el ordenador y de los errores que cometemos por ejemplo al introducir la URL o dirección web de la tienda o sitio web en el que queremos encontrar el producto en oferta. Aquí los estafadores suelen crear sitios y páginas web que se parecen mucho a los que esperaríamos ver en la tienda real -ya hablamos de ello en el tema que dedicamos al phishing-, pero en ellos suele haber malware o de nuevo ofertas falsas que tratan de engañarnos para hacer clic. Suelen cambiar apenas una sola letra de la web, suficiente para apropiarse de nuestra confianza si entramos distraídos, y podemos acabar ‘picando' creyendo que compramos en una web original. Una buena forma de evitarlo es marcar como favoritos en el navegador aquellas tiendas que solemos visitar para luego no equivocarnos al escribir su dirección: la tendremos siempre disponible (la buena, claro) en nuestros favoritos.

3. Jugando con nuestro buen corazón: los desastres naturales y las tragedias que se producen en nuestro mundo a diario hacen que a menudo surjan esfuerzos legítimos para recaudar fondos de ayuda a los afectados por esos problemas. Sin embargo muchos estafadores aprovechan esos momentos para crear falsas campañas de recaudación de fondos, por ejemplo a través de falsos números de teléfono a los que enviar un SMS o donaciones a organismos que no conocíamos pero que por su aspecto parecen legítimos. Si vamos a ofrecer nuestra ayuda en esos casos, lo mejor es hacerlo a través de organismos y ONG ya conocidos y reputados en este ámbito.

4. Tienes un mensaje (o un paquete) esperando: algunos estafadores también aprovechan para enviar correos de spam de forma indiscriminada en los que nos pueden ofrecer algo tan simple como amistad y compañía -aquí nuestros mayores pueden caer en la tentación y ser engañados al sentirse solos- pero también productos que esperan para llegar a nuestro domicilio al ganarlos en sorteos de los que ni habíamos oído hablar. "Solo tienes que hacer clic en este enlace para llevarte tu premio", nos suelen indicar. Las consecuencias de esos clics pueden ser terribles, y esta es una forma habitual de que instalemos en nuestro ordenador ransomware, ese tipo de programas maliciosos que bloquean el acceso a todos los datos de nuestro ordenador cifrándolos y pidiéndonos un rescate económico para poder liberarlos de nuevo.

Los expertos en seguridad indican que este año las estafas tendrán además nuevos protagonistas de excepción: nuestros móviles y nuestras cuentas en redes sociales, a través de las cuales muchos compartimos ofertas y enlaces a productos con los que en realidad estamos ayudando a los estafadores a lograr más clics para sus campañas de instalación de malware que, a su vez, luego servirá para que formemos parte de una de esas (tristemente) famosas botnets. En ellas nuestro ordenador se convierte en un "zombie" más que contribuye sin que lo sepamos a tareas como el envío de spam a ordenadores de todo e mundo o del cual se nos extraen datos privados.

Aquí tendremos que tener de nuevo especial cuidado con los enlaces en los que hacemos clic y los servicios e incluso las aplicaciones que instalamos en nuestros móviles para esas compras. Como indican esos expertos en seguridad, deberíamos comprar siempre en sitios que ya conocemos por su reputación y trayectoria, y no fiarnos de ofertas que, como decíamos, son demasiado buenas para ser verdad. Recordad: ante todo, sentido común.

José Rincón Rodríguez, Director de Cobros y Pagos.

3

3 comentarios

26 de noviembre de 2015 a las 19:15Encarnacion Morato Hernandez
Gracias por los consejos que compartiré con las personas de mi entorno, sobre todo niños y personas mayores.j
26 de noviembre de 2015 a las 14:09marisa lleo
Es muy interesante el artículo, debemos ser conscientes del peligro que hay en la red y no ser tan confiados. Es importante, que nuestros hijos lo sepan de primera mano.
26 de noviembre de 2015 a las 09:26Eva Carmona de la Morena
Gracias por los consejos, habrá que tener cuidado en el Black Friday!!!

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú