Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Consejos para evitar el despilfarro de comida y garantizar la sostenibilidad

Cultura de banca

09/09/2019

El despilfarro de comida es un problema de repercusiones muy graves para la sostenibilidad y frenarlo es una de las metas que España se ha puesto de cara a 2030, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Consejos para evitar el despilfarro de comida y garantizar la sostenibilidad

Consejos para evitar el despilfarro de comida y garantizar la sostenibilidad

Pero una cosa es la teoría y otra la práctica, y en este sentido, parece que no vamos por muy buen camino. En 2018 los hogares españoles tiramos a la basura 1.339 millones de kilos/litros de comida y bebida, según recoge El País. Actualmente, nuestro país no cuenta con una legislación específica sobre despilfarro alimentario, pero dispone de la Estrategia nacional Más Alimento, Menos Desperdicio (2017-2020), que involucra de manera directa al consumidor. Se calcula que el 82,2% de la comida que se tira a la basura no está cocinada, generalmente son: frutas, verduras y lácteos. El resto, llegó al cubo de desperdicios después de cocinarse, según recoge el citado medio.

Una cosa parece clara, y es que si no optimizamos los recursos, no podremos garantizarnos el acceso a una alimentación saludable y suficiente para todos. Además, hay que tener en cuenta los efectos de la producción de alimentos en el medio ambiente: algunos de estos procesos generan elementos contaminantes, se esquilman recursos naturales como el agua, se destruyen ecosistemas o se diezman o extinguen especies. Por ello, es importante ser conscientes y responsables en lo que la alimentación se refiere y un primer paso es reducir el despilfarro.

La Unión Europea ya se ha puesto manos a la obra y ha puesto en marcha medidas para luchar contra el despilfarro alimentario como Fusions, que incluye algunas recomendaciones. A continuación, te traemos algunas:

      1. Planifica tus compras

Todos sabemos que si nos organizamos compramos mejor: sólo lo necesario y, con suerte, al mejor precio. No obstante, para ayudarnos con esta organización existen aplicaciones, skills y otros recursos que nos ayudarán a calcular cuánta comida necesitamos comprar según el menú o el número de comensales. Otras nos proponen menús semanales, con los que optimizarás al máximo tu compra, y consejos para congelar la comida sobrante.

Además, si quieres llevar un control exhaustivo de la caducidad de tus productos, puedes utilizar aplicaciones gratuitas como Expirado o Best Before.

     2. Guarda bien los alimentos

Mucha comida se va al cubo de la basura porque no se conserva en las condiciones óptimas. Todos creemos tener claros qué productos necesitan frío o deben estar congelados, pero te llevarías muchas sorpresas acerca de las particularidades de conservación de algunos productos. Aquí puedes consultar, uno por uno, los principales alimentos y cómo deben conservarse para que duren lo máximo.

Para una buena conservación también es importante aprender a organizar tu nevera: en la parte superior deben colocarse los platos ya cocinados; en las baldas centrales los lácteos y en las inferiores los productos en crudo.

     3. Recetas de reciclaje

Sé creativo y atrévete a improvisar para aprovechar aquellos ingredientes que están a punto de caducar. Hay muchas recetas que te proponen reciclar sobras (arroces, guisos, revueltos...). Por si acaso, te dejamos algunas propuestas para hacer una deliciosa pasta con esas verduras que aunque un poco "feas" aún están riquísimas, por ejemplo.

     4. Comparte o dona

Ni España, ni la Unión Europea disponen de una legislación sobre la donación de productos alimentarios. Sin embargo, Francia es pionera en la lucha contra el despilfarro: en 2015 prohibió que los supermercados con superficies superiores a los 400 metros cuadrados tirasen sus productos perecederos. La ley les obliga a donarlos, o destinarlos al compostaje.

A la espera de nuestras propias leyes o directivas en esta dirección, existen numerosas redes y aplicaciones para compartir los alimentos sobrantes. Good To Go permite a las empresas vender a precios reducidos aquellos alimentos que van a caducar. Yo No Desperdicio es una herramienta colaborativa que permite contactar a los consumidores para vender, comprar o intercambiar sus productos sobrantes.

Por último, si te interesa donar desinteresadamente, la Federación de Bancos de Alimentos de España le ha echado ingenio y a través de Wallapop recogen las donaciones de alimentos. Y en Olio, puedes donar directamente comida a aquellos que viven cerca de ti.

1

1 comentario

09 de septiembre de 2019 a las 09:42Isabel
Magnífico artículo para concienciarnos todos y así gestionar mejor nuestro consumo responsable y minimizar los desperdicios. Muy completo con todas las ideas y vínculos que incluye.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú