Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Consejos en la gestión de tu economía para la 'vuelta al cole'

03/09/2015

Las vacaciones han pasado tan rápido como siempre, pero llegamos con las pilas cargadas y casi con ganas de la vuelta a la rutina.
Vuelta al cole

Vuelta al cole

Una vuelta al cole que, eso sí, suele conllevar ciertos gastos típicos de retomarle el pulso al día a día. Pero claro, podemos ser previsores (y cucos) y seguir algunas pautas para que esa gestión de nuestra economía en este nuevo curso que se inicia sea más llevadera.

La verdadera vuelta al cole, la de los niños

Si tenemos niños, es evidente que uno de los gastos clave es el del material escolar. La OCU realizó una encuesta en 2013 en la que se desvelaba cómo el gasto medio por niño en edad escolar ronda los 1.900 euros, una cantidad que puede superar los 5.000 euros en centros privados. Y sin embargo, hay formas de minimizar el impacto económico.

Por ejemplo, comprar los libros en los sitios más baratos. Aquí manda el "busque, compare y si encuentra algo más barato (y no mejor, los libros los dicta el centro educativo), cómprelo". Los hipermercados suelen contar con la ventaja de unos precios más competitivos por volumen, pero hay librerías especializadas que precisamente gestionan este tipo de situaciones y que en ocasiones colaboran con colegios o asociaciones de padres de alumnos. Informarse bien y escudriñar las tiendas online -Amazon también está comenzando a competir muy fuerte en este terreno- es una tarea que nos puede llegar a suponer un ahorro importante.

Hay también plataformas de intercambio de libros de texto como Donaz o TruequeBook que son otro pequeño descubrimiento para ahorrar mucho en esa parte tan importante de cada curso lectivo para nuestros hijos; y lo mismo ocurre con el trueque de ropa y materiales. Si tenemos familiares, amigos o vecinos con los que aprovechar que sus hijos e hijas mayores están en el mismo colegio que los nuestros, tenemos mucho terreno ganado, y aquí de nuevo las asociaciones de padres de alumnos suelen ofrecer mucha ayuda. La alternativa, no obstante, vuelve a ser internet, con servicios como Creciclando que proponen este tipo de soluciones especialmente curiosas si por ejemplo en el colegio de nuestros hijos se hace uso de uniforme. Si no es el caso, y también en el caso del material escolar, cuidado con las modas y las marcas: el precio de ropa y materiales que llevan esos logos o dibujos tan llamativos -y que son la envidia de la clase- pueden suponer un sobrecoste importante. Y encima, los niños crecen tanto que se salen de la ropa...Es difícil resistirse al chantaje emocional, pero sed fuertes (con alguna que otra excepción) o vuestro bolsillo se resentirá.

Una última recomendación en tema de ropa, juguetes y complementos: padres prevenidos valen por dos, y ahora que acaba la temporada veraniega es un momento fantástico para aprovechar ofertas que nos permitan comprar esos objetos a precios especialmente reducidos. No para este año, claro, sino para el siguiente: basta con tener en cuenta la edad y lo grandes que estarán nuestros pequeños el año que viene, y comprar bañadores y conjuntos para dentro de un año. ¿Muy previsores? Puede ser, pero el bolsillo lo agradecerá también cuando llegue el próximo verano. Además, evitaremos rompernos la cabeza teniendo que buscar a toda prisa todos esos complementos.

Curso nuevo, gastos nuevos

Durante la vuelta de las vacaciones  muchas empresas nos plantean nuevos servicios y ofertas. No hablamos de los famosos coleccionables que aparecen como setas en septiembre -cuidado, porque los estudios indican que esas colecciones acaban saliendo caras y no todo el mundo las acaba - sino de ofertas en todo tipo de servicios que sí son importantes para nuestra rutina diaria.

Aquí es bueno que tratemos de hacer un estudio de los cargos que tenemos en nuestras facturas habituales: electricidad, gas, agua, seguros de casa y coche, teléfono fijo y móvil, televisión de pago, y por supuesto las compras. Muchas de las empresas que gestionan estos servicios tratan de captar nuevos clientes precisamente en esta época, así que es una buena idea repasar ofertas y hacer balance sobre lo que podemos llegar a ahorrar (o no) si cambiamos de proveedor de servicios.

Pero también es un buen momento para la reflexión: ¿de verdad te hace falta esa suscripción a ciertos canales de televisión? ¿Necesitamos tanta potencia contratada en nuestro suministro eléctrico? (aquí, una buena forma de averiguarlo) ¿Es necesario contratar más minutos y datos en el móvil de los que realmente estás usando (el consumo de datos en vacaciones suele ser mayor)? En este caso todo suma o, más bien, resta. Si podemos rascar en ciertos apartados, el ahorro puede llegar a ser importante.

Los gastos en alimentación también son cruciales y, aunque esta tarea es permanente durante todo el año de nuevo, la vuelta de vacaciones es un momento muy recomendable para hacer balance de lo que gastamos, qué necesitamos y, sobre todo, dónde podemos encontrarlo más barato. Hace años que servicios como Carritus y SoySuper tratan de ayudar a hacer una compra más eficiente y barata combinando precios de diversos establecimientos, pero la puntilla la pones tú: haz una compra racional y todo irá como la seda.

Y por supuesto la vuelta de vacaciones y la vuelta al cole también suele ser una época de cambios en la que dejamos de utilizar ciertas cosas y tenemos nuevas necesidades. Ocurre desde luego en el segmento de la electrónica y los electrodomésticos, pero también en temas como el deporte -¡el chiringuito ha hecho estragos, toca volver a ponerse en forma!-, la ropa o el mobiliario. Aquí de nuevo toca ser coherente y medir necesidades, pero atención porque las redes de compraventa funcionan mejor que nunca. A servicios tradicionales como SegundaMano y otros como eBay para subastas de nuestros objetos les han salido competidores como Wallapop en el móvil, en donde sacar partido de nuestras cosas usadas nos puede rentar más de lo que pensamos. Eso conlleva esfuerzo y cierto tiempo, pero es una buena idea aligerar la casa de objetos que no usamos y ahora que comienza la nueva temporada es cuando tenemos más fuerzas para ello.

Si has leído hasta aquí y sientes pereza de dar marcha atrás para revisar los capítulos en que puedes ahorrar, piensa en algo que te apetezca comprarte o en ese viaje que nunca haces. ¿Te sirve de estímulo? Pues ponte a ello y ahorra en lo que puedas y quieras, que así disfrutarás más de tu dinero y te alegrarás de haber puesto más racionalidad en el presupuesto de casa.

 

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú